9 de junio de 2021 20:48 PM
Imprimir

Un nuevo insecticida de Gleba para la protección total de granos ensilados

Celphos Max está elaborado en base a fosfuro de aluminio. La multinacional completa así una paleta de productos para la protección de cultivos que cubre toda la cadena productiva.

El laboratorio Gleba acaba de lanzar comercialmente el insecticida Celphos Max, diseñado especialmente para el control de las plagas que afectan a los granos almacenados.

“Es un producto ideal para aplicar en el almacenado de girasol, maíz, sorgo, maní, algodón, trigo y cebada, en silos de chapa y silosbolsa, ya que funciona a partir de la hermeticidad total del contenedor eliminando el oxígeno del ambiente”, destacó Agustín Wright, gerente comercial de Gleba, línea Agro de Gleba.

Está formulado a base de fosfuro de aluminio (AIP) y viene en pastillas. El AIP está dentro de los los principios activos aprobados por el Senasa para su uso en granos almacenados.

Se recomienda su empleo en el ingreso del grano al silo. La dosificación aconsejada es- para productos a granel- de 2 pastillas (6 grs.)/1m3; y para productos envasados de 2 a 3 pastillas /1m3. El espectro de control más relevante son los ácaros, gorgojos, carcomas, escarabajo aplastado, escarabajo del grano, escarabajo de la harina o taladro del grano.

Desde la empresa, destacaron que el Celphos Max puede aplicarse también para la protección de los alimentos ya envasados, que se almacenen en depósitos.

Y tiene una característica importante: no posee poder residual ni persiste en el ambiente, degradándose rápidamente entre 5 y 28 horas, por lo que no afecta el poder germinativo de las semillas.

“Con este producto, Gleba completa todo el circuito de la protección del cultivo, desde el tratamiento de la semilla, fungicidas, insecticidas y herbicidas, hasta el cuidado del grano en la poscosecha. Estamos presentes en todo el proceso, condición que es muy interesante para un productor y también para un distribuidor”, sostuvo Wright.

El directivo remarcó que la empresa “está bien muy bien catalogada por su nivel de calidad. Entonces un fosfuro de aluminio lanzado bajo nuestra marca va a tener un impacto muy bueno”, confió.

Gleba pertenece al Holding Anasac, con base en Chile, que cuenta con más de 1.500 empleados, 7 plantas de producción y tiene fuerte presencia en América Latina, principalmente México, Colombia y Perú.

En octubre del año pasado, la empresa cumplió 70 años en actividad. Su principal planta industrial está en Melchor Romero, en el Gran La Plata, con una capacidad instalada de 5.000.000 litros/año, dividida en sus 8 líneas de producción: insecticidas, fungicidas, herbicidas, rodenticidas y geles insecticidas.

Wright, Gerente Comercial en Gleba, remarcó que la firma “está presente con productos para todos los cultivos intensivos y extensivos, y tiene presencia en Pampa Húmeda, en en el Cinturón Hortícola de La Plata, , en Cuyo, en el cultivo de maní, el algodón y la papa, con formulaciones de distintos tamaños, desde bidones de 20 litros hasta presentaciones por litro”.

Y anticipó que la aparición de Celphos Max” está en línea con un plan de 5 años de lanzamientos apostando a renovar sus ofertas con productos nuevos”.

Fuente: NAP

Publicidad