29 de diciembre de 2010 12:45 PM
Imprimir

2010: un año marcado por las tensiones en la cadena alimentaria y los bajos precios

ESPAÑA : El sector agrario coincide en señalar las bajas cotizaciones en origen como el principal hito de un año en el que la guerra de precios ha llevado tensiones a una cadena en la que el eslabón productor, muy atomizado, ha sido el que más ha sufrido.

BALANCE 2010.– El año 2010 ha estado marcado por malas noticias para la economía del sector, ya que la fuerte guerra de precios de la distribución ha provocado un estrechamiento de márgenes a lo largo de la cadena que ha mermado fuertemente los ingresos de unos productores que piden que se fijen precios mínimos. Realizamos un balance de lo que ha dado de sí el año para el campo español de la mano de los dirigentes de las principales organizaciones agrarias: Miguel López (COAG), Pedro Barato (ASAJA), Lorenzo Ramos (UPA) y Eduardo Baamonde (Cooperativas Agro-alimentarias).

BAJOS PRECIOS

Aunque la bajada de los precios ya se arrastraba desde hace tiempo, tras un año 2009 que fue catastrófico, las cosas se han agravado aún más en este 2010 para los agricultores y ganaderos, que se sienten víctimas de una guerra en la que son la parte más damnificada. Como explica el director general de Cooperativas Agro-alimentarias, en esta crisis económica "los consumidores se mueven por precios y esto ha llevado mucha tensión al inicio de la cadena", ya que la fijación de precios de arriba hacia abajo hace que los productores tengan que vender en muchos casos por debajo de sus costes. El secretario general de COAG, Miguel López, se lamenta de "la incapacidad de las administraciones para acabar con los abusos de la distribución y dotar al sector de herramientas para negociar", y considera que en la situación actual los agricultores representan simplemente "mano de obra barata".

En la misma línea, el secretario general de UPA, Lorenzo Ramos, se lamenta de que "nosotros entregamos un producto, el resto de la cadena pone sus márgenes y luego nos pagan con lo que quede; esto es una barbaridad". Y además, esto no redunda tampoco en beneficio del cliente final, como añade el presidente de ASAJA, Pedro Barato, que señala que "los precios que percibimos los agricultores y los que paga el consumidor no tienen nada que ver", y se lamenta de que a pesar de todo la Comisión Nacional de Competencia (CNC) "arremeta continuamente contra los productores" por intentar tener unos precios mínimamente dignos. LAS REGLAS DE COMPETENCIA Precisamente las reglas de la competencia están en el punto de mira del sector agrario. Es cierto que la drástica caída de precios y la situación límite que vive el sector a nivel europeo ha hecho reaccionar a las administraciones, tanto en España como en el resto de la Unión Europea. De hecho, políticamente se trabaja para buscar fórmulas que eviten que la gran distribución –fuertemente concentrada- imponga precios irrisorios a unos productores excesivamente atomizados, ya que se pone en riesgo la propia permanencia del tejido productivo comunitario. Pero las intenciones políticas, que buscan que se apliquen precios mínimos en algunos productos, como la leche, que puede ser la que abra la puerta a otros sectores, como vino o frutas y hortalizas, chocan con las normativas de competencia.  En esta tesitura, Lorenzo Ramos lo tiene claro: "si estamos todos de acuerdo en que hay que evitar estos abusos pero no se legisla por las normativas de Competencia, hay que cambiarlas. Las normas no pueden ir en contra de todos", expone, a la vez que confía en que "al menos los dos grandes partidos, PP y PSOE, sean valientes para acabar con esta situación". No entiende "por qué en un convenio colectivo se detalla el sueldo de los trabajadores y en cambio a nosotros se nos prohíba fijar un precio mínimo, porque al fin y al cabo lo que vendemos es lo que configura nuestro salario". En este punto hay consenso. Para Baamonde "Competencia debe tener en cuenta la especificidad del sector agroalimentario", a lo que López añade que "materias sensibles como los alimentos deben quedar fuera de las normativas de competencia".  BUEN RECIBIMIENTO A ROSA AGUILAR En la esfera política nacional, el año 2010 es el de la despedida de Elena Espinosa como ministra de Medio Ambiente y Medios Rural y Marino después de seis años y medio en el cargo –como ministra de Agricultura en su primera etapa-. Para Baamonde "la fusión entre Agricultura y medio Ambiente marcó la gestión" de la gallega, con unos "años nada fáciles y con muchas tensiones".

Pedro Barato califica su labor de desigual: "empezó mal, luego pasó una etapa de tranquilidad y tuvo una buena interlocución con el sector, pero eso no se concretó en políticas activas, por lo que no se han puesto soluciones a los problemas". De manera parecida se posiciona Miguel López, que cree que el cambio era "imprescindible porque Espinosa había agotado su capacidad de mandato, y no era capaz de resolver los asuntos importantes". La elección de su sustituta ha caído de buen grado en el sector, que la considera "una mujer con mucho peso político, lo que va a venir muy bien", señala Ramos, que se felicita porque "se ha sabido poner rápidamente al día y está haciendo suyas nuestras preocupaciones". López destaca que "la interlocución ha mejorado y los compromisos se están cumpliendo". En todo caso, habrá que ver cómo se maneja a lo largo del año 2011. LA FUTURA PAC  También en 2010 ha habido relevo en el área de Agricultura a nivel europeo. La danesa Mariann Fischer, poco querida por el sector agrario español, daba el relevo al rumano Dacian Ciolos. Para Ramos "no tiene nada que ver con su antecesora: es mucho más cercano al sector agrario y a sus problemas, el problema es que no sabemos la fuerza que tendrá dentro de la Comisión Europea para llevar adelante su trabajo". De manera radicalmente distinta lo percibe barato, que aplica el refrán de "otro vendrá que bueno te hará", y lamenta que "la cuestión medioambiental está ganando la batalla a la parte agrícola". En lo que respecta a la Comunicación sobre la PAC más allá de 2013 que ha sacado el comisario gustan en general las líneas, aunque eso puede ser porque, como sostiene Baamonde, "no es más que una declaración de intenciones con buenas palabras para contentar a todos; dice más bien poco. Habrá que esperar a la propuesta legislativa que presentará en 2011, donde se tendrá que retratar".  Ramos y López apoyan que las ayudas prioricen a los agricultores en activo y que haya un techo máximo por perceptor, pero el primero lamenta que el documento no aborde los auténticos problemas del sector y echa en falta mecanismos de mercado; mientras que el segundo incide en que el presupuesto no es suficiente para 27 países. En ese punto, Barato insiste en que "queremos un PAC activa, con agricultores activos y presupuesto suficiente". ACUERDOS COMERCIALES  En clave de comercio internacional en 2010 se ha firmado un nuevo acuerdo con Marruecos en materia hortofrutícola que sigue la misma línea liberalizadora de los anteriores y gusta muy poco al sector español. A la vez se han reabierto conversaciones con MERCOSUR, que lleva a los productores a temer que "se vuelva a utilizar la agricultura como moneda de cambio para poder exportar tecnología", dice Ramos.

Por su parte Baamonde no comprende "que se abra las puertas a productos a los que no se les exigen los requisitos que nos imponen a nosotros en materia social, medioambiental, de bienestar animal, etc".2011: EL AÑO DE LAS DECISIONES Para el director general de Cooperativas el año 2011 debe ser "el de la toma de decisiones. La crisis nos ha enseñado que los sectores más vertebrados e internacionalizados han aguantado mejor". Por ello, cree necesario medidas que incentiven la concentración de la oferta a través de fusiones o alianzas.  Entre esas decisiones Lorenzo Ramos quiere que se encuentre "la de las garantías precios dignos" para evitar que haya un abandono masivo de la profesión. También Pedro Barato confía en que "en 2011 podamos seguir trabajando con unos precios y unos plazos de cobro razonables". Por su parte, Miguel López se muestra algo más escéptico, y al nuevo año le pide "salud, ya que me temo que dinero va a ser más complicado".   AGROMEAT

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *