10 de junio de 2021 11:47 AM
Imprimir

Con más carne para las góndolas locales, buscan destrabar el conflicto

La industria frigorífica exportadora ofreció aumentar el actual volumen de carne volcado a Precios Populares, pero a cambio pide que no les frenen las exportaciones.

El dato a tener en cuenta es que en diez días finaliza la restricción a las ventas externas y las autoridades se encuentran ante una encrucijada: la medida no surtió efecto en los mostradores y el precio de la hacienda en el Mercado de Liniers apenas cedió.El punto que frena el acuerdo es el rubro de comercio exterior.

De acuerdo a la nota de Andrés Lobato para BAE negocios, los exportadores están dispuestos a ofrecer más carne para volcar en los supermercados a precios económicos, pero el Gobierno buscaría apuntar a un esquema de cuotas mensuales de exportaciones, en complemento con un mayor control fiscal de las ventas externas, tal como viene implementando AFIP en los últimos días.

En este contexto, el Consejo Agroindustrial Argentino (CAA) mantuvo una reunión con el presidente Alberto Fernández, en donde buscaron bajar el tono del conflicto y acordaron generar una mesa de trabajo para seguir de cerca el tema.

Por su parte, la Mesa de Enlace pidió una reunión con el presidente Fernández y resta ver cuál será el efecto que tendrá en las negociaciones el posible ingreso de la Sociedad Rural Argentina al CAA.En paralelo, trascendieron rumores sobre un incremento en los derechos de exportación de carne vacuna, que son de 9% y aumentarían a 13%.

Con este mar de fondo, aparecen en escena nuevos actores que buscan llevar cortes vacunos a los mostradores a precios por debajo de los actuales. Es el caso de los frigoríficos recuperados, que manejan entre el 5% y el 7% de la faena nacional y mantuvieron reuniones con el ministro de Agricultura, Luis Basterra.

Durante el cese de comercialización, que se extendió por casi dos semanas, el eslabón abastecedor advirtió posibles aumentos en las carnicerías, a partir del incremento de las categorías de consumo en los remates que se llevaron a cabo en el tramo final de la protesta. Durante la reapertura de Liniers ingresaron 14.000 cabezas en dos días y se registraron bajas leves en los precios.En el otro extremo de la cadena, algunos números productivos generan preocupación, como es el caso de los establecimientos de engorde a corral.

De acuerdo con el último informe de la Cámara Argentina de Feedlot (CAF), el nivel de encierre de mayo fue de 61%, un 2% menor en relación con el mes anterior y un 9% por debajo respecto del mismo mes de 2020.Más allá de los efectos de la medida de fuerza del campo, la entidad remarcó que el principal problema que afectó el negocio fue el incremento de la cotización del maíz, insumo que representa un 60% de los costos de alimentación.

Ante esta situación, los feedlots analizaron con lupa el ingreso de bovinos, con números que no terminan de cerrar.

Fuente: BAE

Fuente:

Publicidad