5 de diciembre de 2009 07:47 AM
Imprimir

De la 125 a los 125 millones de toneladas

Distintos estudios consideran factible, después del conflicto por las retenciones móviles, volver a la etapa de crecimiento y alcanzar, en cinco campañas más, los 125 millones de toneladas. Se requiere un fuerte cambio de políticas

Que la Argentina se salió de la ruta que la conducía todos los años a una mayor producción, de eso no hay dudas. Con la cosecha de 63 millones de toneladas en la última campaña, el país descendió varios casilleros frente a los 97,1 millones de toneladas del ciclo 2007/2008, cuando se marcó un récord. Por la sequía, pero también por la política de intervención en los mercados, se fue alejando de la carrera por quebrar la barrera de los 100 millones de toneladas. En el tobogán, salvo la soja, el trigo, el maíz y el girasol, tres de los que integran el "club" de los cuatro principales cultivos, vienen perdiendo superficie. Además de los 100 millones de toneladas, se alejó también la chance de un crecimiento sustentable desde el punto de vista ambiental. En el medio, el último año el campo quedó en la línea de fuego por el conflicto de la resolución 125 de retenciones móviles, que hizo sacar del centro de la escena la carrera por una mayor producción. El agro bajó un cambió. Pero no todo parece perdido. Hay varias proyecciones al respecto que afirman que hacia 2015 la Argentina puede estar produciendo más de 125 millones de toneladas. Hace unos días, en Saladillo, en la XX Reunión Tranqueras Abiertas organizada en el Establecimiento San Miguel por el CREA Roque Pérez-Saladillo y la Regional Saladillo de Aapresid, Guillermo Bernaudo, un reconocido técnico CREA, presentó ante 1300 personas un trabajo del área de Investigación y Desarrollo de Aacrea que tenía en uno de sus capítulos un subtítulo sugestivo. "De la 125 a los 125 millones de toneladas", decía. La 125 es la difunta resolución de retenciones móviles y los 125 son los millones de toneladas. En materia de estimaciones, para la Fundación Producir Conservando ya son factibles 122 millones de toneladas a 2015; en tanto, la FAO prevé 125 millones de toneladas para 2018. Más acá o más allá en el tiempo, parece haber un mensaje claro: salir del conflicto y volver a crecer. Aacrea hizo un ejercicio sobre lo que implicaría una cosecha de más de 125 millones de toneladas. Entre otras cosas, se señala que la facturación extra de producir más de 125 millones de toneladas brindaría al sector $ 45.012.576.218,79. Esto podría implicar 145.271 fletes más; 45.012,08 km de ruta pavimentada; 390.531 casas prefabricadas (3,2 veces el Plan Federal de Viviendas de 2009) o 18.005 escuelas. Pero la facturación extra también significa 1,4 veces lo que se espera recaudar por Ganancias. Además, a nivel población implicaría un aumento del ingreso per cápita de 1120 pesos. Pero, más allá de los números, unas cuantas preguntas se imponen: ¿qué cosas tienen que cambiar a nivel político, económico y social para que se logre una producción de 125 millones de toneladas?; ¿qué deben hacer mientras tanto las empresas agropecuarias? Una decena de especialistas del sector abordaron estas cuestiones rubro por rubro, consultados por LA NACION, sobre qué hace falta para que sean posibles los 125 millones de toneladas. Nivel político. Para Rafael Llorente, presidente de Aacrea, las políticas de Estado tienen que brindar reglas claras y perdurables. "Que se respeten las reglas establecidas y no se generen cambios sorpresivos en las condiciones que afecten la dirección de las variables productivas", opinó. Según Ernesto Ambrosetti, economista en jefe de la Sociedad Rural Argentina (SRA), se requiere crear "un ambiente amigable para invertir con certidumbre y previsibilidad". Gustavo Oliverio, de la Fundación Producir Conservando (FPC), lo resumió en una sola palabra: confianza. "Tiene que haber un marco macroeconómico, político e institucional que genere confianza y estabilidad", afirmó Oliverio. Teo Zorraquín, de Zorraquín + Meneses y Asociados, consideró que hace falta "un mensaje claro y alentador respecto de lo que se espera del sector agroalimentario y de la producción de granos en particular". "Hay que buscar transparentar nuevamente los mercados, eliminar trabas y redefinir la política de reintegros, buscando que sean pocos y muy enfocados hacia un fin social", dijo. Llorente también criticó la intervención en los mercados. Marcos Rodrigué, un productor devenido intendente de la localidad cordobesa de Inriville, consideró necesario un cambio de políticas. "Hay que entender que hay que cambiar la política de recaudación por la teoría de la producción, entendiendo que el aumento de la producción trae de la mano un aumento de la recaudación", señaló. Mientras tanto, Oscar Alvarado, presidente de El Tejar, sostuvo que las políticas de Estado se deben generar con la sociedad civil. "Queremos desarrollo social para todos los argentinos", remarcó. Nivel económico. Según Zorraquín, hay que replantear el actual esquema de presión tributaria. "En algún momento habrá que reemplazar el actual esquema a de derechos de exportar y evitar que el agro pague impuestos distintos por un mismo concepto. No significa no pagar impuestos, sino que éstos no se lleven la mayor parte de la renta del negocio", afirmó. Rodrigué pidió rebajar las retenciones, que sean a cuenta de Ganancias y que se retorne a un normal funcionamiento de los mercados. Por su parte, Oliverio señaló: "Falta infraestructura básica, mejores caminos, autopistas, mejores accesos a puertos y fábricas y mejores transportes", precisó. Nivel social. Zorraquín sostuvo que hay que ayudar a reforzar la cultura de que la producción de alimentos es en general una buena forma de generar inversiones, riqueza y empleo en el interior. "Habrá que promover el trabajo en redes, buscando armonía entre los distintos actores de la cadena de valor." Llorente apuntó a otro costado de lo social: la generación de empleo. "Por cada empleo directo que se genera en la producción primaria se generan 3,5 empleos en el resto de la cadena de valor de cada uno de nuestros productos", destacó. Según Ambrosetti, "125 millones de toneladas generarán más de 400.000 empleos". Nivel empresario. En este punto, Zorraquín dijo que habrá que "tener un liderazgo claro, capacitar a la gente, profesionalizar la gestión, mantener escala a través de alianzas, aprender a trabajar en red, dar alta participación a la gente". En la XX reunión Tranqueras Abiertas, Germán Weiss, productor y ex presidente de Aacrea, habló de la necesidad de tener una actitud "proactiva". Pero también rescató el valor del conocimiento para las empresas y la vinculación con su personal. "Antes la ventaja estaba en el capital que se tenía; hoy, en el conocimiento". Luego añadió: "Las personas son el centro de la empresa; por eso, las empresas deben buscar buenos impactos en el medio (donde se desarrollan)". Diego Galetti, productor y contratista, hizo justamente hincapié en este punto. "Buscamos apostar al desarrollo tecnológico para no quedarnos, pero también buscamos que la gente que trabaja siga creciendo de la mano de nosotros". Cristian Porticcelli, productor, se expresó en la misma línea. "Incorporamos tecnología y buscamos que las personas que trabajan con nosotros entiendan los objetivos", remarcó. Por último, Llorente consideró imprescindible que el crecimiento productivo se logre con sustentabilidad. Por Fernando Bertello
Enviado especial
Más exportaciones. En 2007, las ventas al exterior alcanzaron los 55.779 millones de dólares. El 56% fue por productos agropecuarios. Con el crecimiento de la producción ahora proyectada se llegaría a 67.372 millones de dólares.  Ingresos adicionales. Se estima que la facturación extra de producir más de 125 millones de toneladas brindaría al sector más de 45.000 millones de pesos. Por otra parte, a nivel de la población implicaría un aumento del ingreso per cápita en torno de 1120 pesos.  Impacto social. La facturación extra derivada de la cosecha de 125 millones de toneladas implica, según un trabajo de Aacrea, 145.271 fletes más. También significan 45.012,58 km de ruta pavimentada, lo que equivale a casi el 75 por ciento de las redes primarias pavimentadas en la Argentina. Además, representa 390.531 casas prefabricadas, 3,2 veces más el Plan Federal de Viviendas de 2009.  Mejor educación. El salto de ingresos equivale a 18.005 escuelas, como las que ya existen en 15 provincias

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *