30 de diciembre de 2010 10:04 AM
Imprimir

Mattievich sigue con dos plantas paralizadas y sin indicios de reactivacion

La crisis del sector cárnico sigue causando dificultades a los frigoríficos.  La empresa Mattievich mantiene cerradas sus plantas de Puerto San Martín y Carcarañá.  El gremio está preocupado por las fuentes de trabajo.

A aquellos que concentran su actividad en la exportación, y no se vislumbran signos de reactivación, al menos en lo que respecta a la provincia de Santa Fe. Casi como reflejo de ese malestar, Mattievich continúa con sus dos plantas de exportación cerradas (Puerto General San Martín y Carcarañá) y todo indicaría que seguirá en esa situación por más tiempo del previsto en julio cuando tomó la decisión de paralizarlas.

Al menos así lo entiende José Fantini, secretario General de la Federación de la Carne. “La planta de Puerto no va a abrir en lo inmediato. La decisión del empresario fue cerrarla porque está dedicada a la exportación pero si acá el gobierno no interviene no podemos hacer todo nosotros solos, quienes defendemos a los trabajadores", apuntó Fantini.

El Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas ABC, entidad que agrupa a las principales empresas de exportaciones cárnicas del país, afirmó ayer en un informe que 2010 fue el peor año de trabajo de los últimos tiempos. Asimismo la entidad afirma que se está dando una tendencia a la baja de los precios de la hacienda en pie después del peor año registrado en mucho tiempo.

En ese marco, la planta de Puerto General San Martín fue paralizada en el mes de junio de este año, sólo mantenida por una decena de trabajadores, debido a una crisis profunda de un sector golpeado por la falta de hacienda y por las restricciones impuestas por el secretario de Comercio de la Nación Guillermo Moreno, a las exportaciones de la carne, medidas que impactaron sobre el frigorífico, el cual debió cerrar la fábrica de Carcarañá en agosto.

“Esto no es problema de Mattievich, ocurre en todo el país que no hay materia prima”, indicó Fantini. De hecho, en los últimos meses casi 500 trabajadores del frigorífico acordaron con el gremio y la empresa el retiro voluntario, mientras otro grupo cobra un subsidio nacional.

“Mattievich nos dijo que si no hay hacienda, no se puede abrir la fábrica, lo que aduce él es que el gobierno nacional hizo gastar $5 millones para indemnizar a la gente y después quieren hacer una cooperativa de trabajo en su frigorífico”, analizó Fantini y metió al gobierno provincial en el asunto: “Debe hacer frente a la situación y dialogar con Moreno”, opinó.

Fantini agregó que de los 70 frigoríficos que pidieron subsidios, sólo 5 lo están cobrando porque las mismas empresas no presentan los balances correspondientes: “No todos los cobran porque las empresas no presentan la documentación donde certifican que perdieron plata en los últimos 4 o 5 años y por eso no se les da subsidios. Mattievich por ejemplo, no presentó el balance de todas las plantas por eso sólo cobra la mitad", dijo.

El grupo Mattievich cuenta en total con ocho unidades industriales en la provincia de Santa Fe y es uno de los principales exportadores argentinos de cortes y subproductos bovinos. Sólo están funcionando aquellas destinadas a consumo interno, aunque desde el gremio alertaron que la caída del 50% de la actividad está perjudicando a todas las plantas.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *