5 de diciembre de 2009 07:52 AM
Imprimir

La colza hace un buen dúo con la soja

Con este esquema de rotación se logra un mayor aporte de carbono que cultivando sólo soja, según las experiencias de El Tejar

Como viene sucediendo todos los años, la tradicional reunión de Tranqueras Abiertas, organizada por el CREA Roque Pérez-Saladillo y la Regional Saladillo de Aapresid, tuvo un fuerte trasfondo técnico. Esta vez, el foco estuvo sobre nuevos cultivos para la rotación, con eje en aquellos que como la colza y la cebada pueden hacer dupla con la soja. Opciones distintas de la combinación trigo/soja. Pablo Calviño, director técnico de El Tejar, explicó que para esa empresa la colza ocupa un rol importante dentro de la rotación. "Necesitábamos cultivos que permitieran aumentar el carbono generado por año. En ese sentido, el cultivo colza/soja genera más aporte de carbono que el de soja sola", señaló Calviño. En números, se trata entre un 15 y 40% más por año, según la región y rindes relativos de ambos cultivos. Además, las variedades primaverales liberan el lote entre 7 y 25 días antes que el trigo, lo que permite ir antes a la soja de segunda. "Hacia el Sur la diferencia es mayor", comentó Calviño. En la jornada, una de las paradas técnicas fue sobre colza. Y allí estaba Calviño junto a Dabel Valsecchi, también de El Tejar. Para los técnicos, el cultivo requiere tener en cuenta un par de puntos clave: -Lograr el stand de plantas buscado, que a medida que las siembras se van haciendo con temperaturas mas frías es más difícil, ya que hay que llegar a las 6 u 8 hojas antes de las heladas fuertes. "El otro problema es cuando hay mucho rastrojo. Por este motivo, nosotros en muchos casos sólo sembramos con barrerrastrojos, aunque tengamos que sembrar a 52 cm entre hileras, sabiendo que dejamos rendimiento por lograr pero aseguramos un piso de rinde", indicaron. En el campo, la variedad que mostró era CL alto oleico. Además del plus de bonificación que puede tener un material alto oleico, al ser CL son fáciles de manejar y se pueden sembrar sobre girasoles CL. -En materia de plagas, la más relevante es la polilla de las coles (Plutella), que es mucho más importante hacia el Oeste. "Aprendimos que hay que correrla de adelante y no dejar que se instale en los cultivos", afirmó Calviño. En cuanto a enfermedades, según los técnicos "todas las luces" tienen que estar en el uso de variedades de excelente comportamiento frente a Phoma. Además, elegir lotes de colza que no hayan tenido colza en los últimos 3 años y que los vecinos no hayan tenido en el año anterior. "Aún teniendo todo esto en cuenta, realizamos una aplicación de fungicida en cuatro hojas a modo de preventivo", precisó Valsecchi. La cosecha Otro de los puntos clave del cultivo es la cosecha. En este caso, hay dos alternativas: a) con corte e hilerado; b) cosecha directa. En la empresa realizan la cosecha directa. "La cosecha directa empezó a ganar importancia cuando se pudo cosechar colza húmeda (por ejemplo, 17 % humedad) y secarla", subrayó Calviño. Para la cosecha directa hay que tener una muy buena planificación previa desde lo operativo (maquinaria). "Es un cultivo dehiscente, en donde hay que respetar mucho los rangos de humedad de cosecha si no queremos tener malas sorpresas. La caída de humedad es muy fuerte; por ejemplo, entramos a cosechar con 17% y terminamos el día con 14%. Al día siguiente terminamos con 11%; baja tres puntos por día, llega a 8% y se desgrana", comentaron. Hay una frase que, para los técnicos resume el tema de la cosecha. "Es un cultivo donde llegada la cosecha, la máquina espera al lote y no el lote a la máquina", explicaron.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *