30 de diciembre de 2010 20:14 PM
Imprimir

Balance de Fin de Año de Mario Llambías

Transcribimos a continuación una reflexión del titular del movimiento rural confederado, Mario Llambías

Hace unos días, un periodista me preguntó si consideraba que la mejora del sector agropecuario era consecuencia de la política de los K. Sin duda era un dardo envenenado que se dirigió a los aumentos de precios que se han producido en varios productos del campo.Mi respuesta fue contundente: "La mejora de los precios de algunos productos se dio A PESAR del gobierno de los Kirchner". Hoy soy titular de CRA, pero ante todo, soy un hombre de campo, y por esa razón puedo explicar fácilmente el porqué del incremento en los valores.Hablemos de GANADERÍA. En enero, concurrí como Presidente de CRA y en representación de mis colegas de la Comisión de Enlace a una reunión en el Salón Auditorio del Banco Nación, donde la Presidente de la Nación , señora Cristina Fernández de Kirchner, festejaba los volúmenes récord de producción de carne vacuna durante el 2009.Quince días después, el mercado se convulsionaba ante la falta de cabezas de ganado en condiciones para ser faenadas. Desde entonces, la falta de oferta generó una recuperación en el precio de la carne que promete quedarse bastante tiempo.La Presidente, una vez más, estuvo mal asesorada. Inmersa en la felicidad de su discurso, mostró un profundo desconocimiento. Ignoraba que la elevada producción cárnica no era más y nada menos que producto de la matanza de un gran número de vientres. Y, como consecuencia inmediata, una menor producción de terneros, menos carne en la Argentina.Las políticas en contra de la producción que iniciara Néstor Kirchner habían producido sus efectos.Un trabajo técnico de CRA estima que a los precios actuales, los ganaderos sufren una pérdida de 21.000 millones de pesos, equivalentes a las 9.700.000 cabezas DE MENOS que tiene el rodeo nacional.
Los productores más perjudicados son los de las zonas afectadas por la sequía, los rodeos de cría, la industria y los trabajadores de los frigoríficos, pero los efectos se propagaron en el país en su conjunto.Por tanto, muchos ganaderos no serán beneficiados por la mejora que significa el aumento de precios, por haber liquidado parte o todo su rodeo como consecuencia de la política llevada adelante por los Kirchner.Esto me permite decir que con una política de carnes distinta a la implementada por el gobierno del ex Presidente Néstor Kirchner en un primer momento, y por el actual:
No se hubieran perdido 9.700.000 cabezas de ganado;
Los precios de la carne seguirían los valores de los otros productos;
Los consumidores no hubiesen tenido bruscos aumentos en los precios;
La inversión en el sector nos permitiría tener hoy más de 65.000.000 millones de cabezas de ganado vacuno;
Tendríamos, además, una producción de carnes alternativas afianzada y en crecimiento.
Nada de lo anteriormente dicho se ha logrado como consecuencia de las decisiones del Gobierno producto de la información equivocada que tiene  en relación a la realidad del campo argentino.Ahora analicemos la PRODUCCIÓN DE GRANOS. De acuerdo a la inversión en al agro, a la superficie sembrada y a la tecnología disponible de aplicar, era posible pronosticar una cosecha superior a 112 millones de toneladas.
 Según datos oficiales se van superar los 103 millones de toneladas.
Si consideramos los problemas de sequía esta cifra va a ser bastante menor. Ya se pueden contabilizar importantes pérdidas en la cosecha 2010/2011.
    Un trabajo hecho con recursos del Fondo Federal Agropecuario prevé para esta campaña, una inversión de más de 71.000.000 pesos, de parte de los productores. El mayor porcentaje de este monto proviene de los ingresos de la cosecha anterior.Como es bien sabido las retenciones, llamadas derechos de exportación por el Gobierno, limitan el capital disponible en manos del productor para reinvertir en la producción, y de esa manera generar mayor progreso y desarrollo en todo el país.
La única realidad es que dejamos de producir de acuerdo a los cálculos optimistas del gobierno 9.000.000 de toneladas de granos.Entonces, la política de los k frena el desarrollo y las oportunidades no sólo del hombre de campo, productores y trabajadores, sino que paraliza el crecimiento de nuestros pueblos y de la economía en su conjunto.En cuanto a la FIJACION DE PRECIOS, la situación no es diferente a lo anteriormente relatado.
En su afán de hacer dirigismo, desde el Gobierno no se escatimaron medidas para destruir la formación natural de precios. Esto no es intervencionismo del Estado, en este caso lo que denuncio son actitudes oficiales para destruir el mercado, y por medio del clientelismo económico generar sumisión política.El caso del trigo es emblemático. Desde hace 5 años se le viene quitando al productor un promedio u$s 50 por Tn. además de las retenciones, en beneficio de molineros, industriales y exportadores de granos con la convivencia del Gobierno. El resultado de ello es una menor siembra del cereal, situaciones críticas en muchos productores, menores recursos en los pueblos e indignación en aquellos que sufrimos estos saqueos.Una de las enseñanzas que dejó el Conflicto entre el campo y el Gobierno en 2008,  fue la necesidad de FORTALECER LAS INSTITUCIONES,  respetar la Constitución y las leyes, afianzar la República y la Justicia  y, practicar el Federalismo.Por el contrario, el 2010 no fue un año del que podamos sentirnos reconfortados por avances en estos temas.Desde el gobierno de los K, se paralizó el Congreso de la Nación.
Para ello contaron con la complicidad de algunos legisladores de la oposición, que dieron un pésimo ejemplo de irresponsabilidad ante la ciudadanía al priorizar sus conveniencias personales, y no cumpliendo con los compromisos asumidos.La Justicia ha sido ignorada por el Gobierno Nacional y algunos de los gobiernos provinciales desoyeron sus fallos.Prácticamente nada se ha avanzado para revalorar el federalismo. Las necesidades económicas de las provincias son manejadas mediante trampas del presupuesto armado por el Poder Ejecutivo Nacional, con la complicidad de gobernadores y legisladores.Decía Juan Bautista Alberdi: "Un contrato es una Ley con más fuerza que la Ley misma"; Los  hombres de campo: "La palabra empeñada vale más que un contrato. La libertad sin Justicia no es Libertad".Podría agregar muchos más ejemplos de situaciones similares en otras producciones agropecuarias para que se entienda el freno que han sido y son los K en el desarrollo del país y cómo han sometido a las instituciones.
Por eso, por medio de este texto pretendo mostrar la política anti producción que se ha implementado.A pocos días de terminar el año, no podemos dejar de hacer este análisis.
Quizás la historia defina este período que nos toca vivir como el de las oportunidades pérdidas. En nosotros esta volver a empezar y solucionar los problemas que tiene nuestra Patria. Como el Cristianismo lo hace en cada Navidad, debemos renovar nuestra fe. Espero un 2011 muy difícil pero con mucha esperanza.
Esperanza que encarna el compromiso de modificar la realidad. Trabajemos para solucionar los problemas de todos los argentinos, empezando por los más necesitados. Trabajemos, también, para que podamos dar muestras de la unidad del campo. Pero fundamentalmente, unamos nuestros esfuerzos para conseguir a partir de ahora, la paz , la dignidad y la libertad que todos los argentinos merecemos.
PAZ Y ESPERANZA  DE CAMBIO PARA EL 2011….DE TODOS NOSOTROS DEPENDE…

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *