5 de diciembre de 2009 07:52 AM
Imprimir

Mancha ojo de rana:  Sorpresa por una enfermedad en soja

En el sur de Santa Fe se registró la presencia temprana de mancha ojo de rana, una patología de fin de ciclo

Una ingrata sorpresa causó la aparición temprana de la enfermedad conocida como mancha ojo de rana (MOR) en lotes de soja en la provincia de Santa Fe, cuando promedia el desarrollo del cultivo y teniendo en cuenta que la eventual aparición debería ocurrir al final del ciclo. Desde hace 15 días en lotes ubicados en Las Petacas, Las Rosas y El Trébol, se encontraron plantas guachas y de cultivo que presentaron la enfermedad en sus primeras hojas, informaron los fitopatólogos Marcelo Carmona y Mercedes Scandiani, de la Facultad de Agronomía de la Univeridad de Buenos Aires (Fauba) y del Laboratorio Río Paraná, respectivamente. Señalan los investigadores que el contagio se produjo por haberse sembrado nuevamente soja sobre los rastrojos de un cultivo de 2008 que fue severamente infectado por la MOR en condiciones climáticas predisponentes (lluvias y calor) y el uso de variedades susceptibles. Las primeras muestras fueron remitidas por el ingeniero Pablo Ponzio (del equipo de trabajo del ingeniero Carlos Grosso) del campo Las Yerbas, ubicado en Las Petacas. En todos los casos los síntomas fueron confirmados bajo lupa y el patógeno se confirmó mediante la observación al microscopio. Cabe recordar que los primeros casos de MOR en el país de ocurrieron en el noroeste argentino (NOA) entre 1998 y 1999 y luego se introdujo, probablemente, por semilla en la región pampeana durante 2003 en adelante, registrándose infecciones y lotes con enfermedad. La concentración de inóculo (poca, pero constante) en la región pampeana, desde 2003 en adelante, sumado a que la mayoría de los genotipos allí sembrados son muy susceptibles, y a su combinación con el ambiente, han desencadenado una severa epidemia en 2009 que ha sorprendido con intensos ataques principalmente en la provincia de Córdoba y Santa Fe. "El patógeno sobrevive principalmente como micelio en los rastrojos y semillas y por ello las fuentes de inóculo primario son el rastrojo de la soja anterior y la semilla infectada. El rastrojo infestado es muy importante como proveedor de inóculo en cantidad", comentaron los técnicos. Recomendaciones Si bien en estado vegetativo aún quedan muchas hojas por aparecer y expandirse que podrían "diluir" la enfermedad, en consecuencia Carmona y Scandiani recomiendan "necesario estar atentos al monitoreo de las plantas, y del ambiente para planificar el uso de fungicidas foliares". Aunque no existe información sobre aplicaciones en estado vegetativo ni sobre el umbral económico y su impacto, el momento de la aplicación estará determinado por el seguimiento de la enfermedad mediante el monitoreo del lote y el análisis de las condiciones predisponentes sobre las variedades susceptibles, según los especialistas. En cuanto a las aplicaciones de fungicidas, usual y frecuentemente se recomienda hacerlo en estados reproductivos, luego de la caída de precipitaciones y presencia de síntomas. En ataques tardíos también se aconsejan aplicaciones para preservar la calidad sanitaria de las vainas y semillas. Las aplicaciones de productos químicos efectuadas para controlar el grupo general de las enfermedades de fin de ciclo (EFC) con estrobilurinas más triazoles, también son efectivas para estos casos. El carbendazim tiene un buen comportamiento frente este patógeno, sin embargo no se aconseja usarlo en forma individual por su riesgo a la generación de resistencia del patógeno. Muy buenos resultados se logran con la triple mezcla estrobilurina + triazol + carbendazim. La aplicación de fungicidas foliares puede disminuir la infección del patógeno en la semilla cosechada. Sin embargo la asociación entre fungicida foliar y sanidad de semilla no es lineal, sino por el contrario presenta variabilidad, ya que dependerá del momento de aplicación, lluvias durante llenado, tipo y dosis de fungicidas y severidad foliar del lote, según explicaron los técnicos Carmona y Scandiani.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *