15 de junio de 2021 19:33 PM
Imprimir

Alberto Samid: “Hoy un obrero trabaja toda una jornada por un kilo y medio de carne”

Alberto Samid, reconocido empresario y productor de carne, advirtió que no se produjo el cierre de exportaciones sino que solamente se bloqueó la exportación a China sin que esto disminuya la venta de ganado a los mercados. “El sector de la carne está mal pero va a mejorar si se toman las medidas que se […]

Alberto Samid, reconocido empresario y productor de carne, advirtió que no se produjo el cierre de exportaciones sino que solamente se bloqueó la exportación a China sin que esto disminuya la venta de ganado a los mercados.

“El sector de la carne está mal pero va a mejorar si se toman las medidas que se deben tomar”, dijo en diálogo con Cadena Tiempo.

“No se mandó hacienda a Liniers, pero eso solamente concentra el 20%; el resto se comercializó normalmente. Se exportó cuatro veces más que lo de siempre pero al país entraban 2.500 millones de dólares que es lo que ingresaba habitualmente”.

Irregularidades

Samid reconoció irregularidades en la venta a China que el propio Gobierno nacional está investigando.

“La segunda medida para solucionar esto es poner un cupo de exportación. En veinte años exportamos el 6 o 7 por ciento ya que si exportamos más de eso le sacamos la carne a los argentinos” agregando que hace dos décadas se mantiene la misma cantidad de ganado a pesar del crecimiento de exportación y también poblacional.

“El kilo de carne que acá vale mil pesos afuera vale tres mil y si no se toman medidas va a seguir aumentando. Por eso hay que poner cupos de importación y no preguntar cuánto se deja para el consumo interno. Los cortes populares son una porquería, es lo que no quieren afuera porque se llevan lo mejor”.

El empresario indicó que hay dos posturas enfrentadas entre quienes producen carne en el país. “Estamos los que defendemos el mercado interno y pensamos que hay que exportar lo que sobra. Y están los que piensan que la ecuación es al revés. Con la llegada de Macri se consideró un logro cuadruplicar la venta exterior de carne”, cuestionó Samid. “Al exportar más la presión exterior que tiene margen, le quita el consumo a los argentinos que tienen un límite para pagar”.

“En el mundo hay poca carne vacuna, por los tiempos que implican a diferencia del cerdo y el pollo que tienen pariciones de millones. Cuando sube la carne arrastra el resto de los precios”.

Y respecto al comportamiento del mercado y al consumo indicó que se pasó de consumir cien kilógramos per cápita a solamente cuarenta kilos.

“En los últimos diez años nos ha ido muy bien, el país se enriqueció. Dicen que cuando cierra la exportación perdieron frigoríficos y ganado, pero en realidad cuando Kirchner lo hizo fue muy bueno porque vinieron los chinos y le metieron dólares a la soja. Los ganaderos vendimos las vacas y pusimos a sembrar soja, perdimos siete millones de cabeza de ganado que se trasladó a las provincias de norte que no producían nada”.

“Nuestras pasturas –dijo Samid en el programa “Fase Cero”- necesitaban cerca de mil milímetros de agua al año, pero trajimos de la India una pastura que requiere mucho menos y se pudo trasladar al norte para recuperar la ganadería. Al sacar las vacas de cría de la zona aumentó la cantidad de producción cerealera” a lo que agregó como productos alternativos al maiz, el trigo y la alfalfa. “Perón decía que un obrero debe ganar un kilo de carne por cada hora que trabaja, hoy un obrero trabaja toda una jornada por un kilo y medio de carne”, cerró el productor.

Publicidad