15 de junio de 2021 03:00 AM
Imprimir

No llegaría a las carnicerías la fuerte baja en los precios de la hacienda en Liniers

incógnitas. La caída osciló entre 15% y 20% en los últimos días, según la categoría, pero el cepo a la exportación no surtiría efecto

En el Mercado de Hacienda de Liniers se viven tiempos de incertidumbre. Tras la baja de los precios del ganado en pie de los últimos días, productores, consignatarios y matarifes esperan que los valores encuentren su piso de calma. Las mermas en los precios de la hacienda en los últimos días oscilan entre un 15 y un 20%, con hasta un 30% en vacas, y también bajó, en este caso entre 20 y 30 pesos el kilo, la carne que llega a las carnicerías. No obstante, en estos comercios alertan que solo habría reducciones de precios al público en algunos cortes.

Para Leonardo Rafael, presidente de la Cámara Argentina de Matarifes y Abastecedores (Camya), a los mercados hay que dejarlos libres para que oscilen y encuentren su nivel. En este sentido, espera que tras el aumento anterior al paro de comercialización de hacienda los valores se estabilicen entre $200 y $220 el kilo.

“La hacienda retrocedió por el impacto que tuvo en los mostradores la falta de demanda por el bajo poder adquisitivo de la gente. Esta semana [por la pasada], la media res en la calle bajó entre 20 y 30 pesos con respecto a la semana anterior”, dijo.

En este contexto, Rafael señaló que el precio irá tomando posición en el mostrador, pero no habrá grandes cambios. “A futuro, puede seguir bajando en las carnicerías, pero no en todos los cortes, solo serán algunas ofertas. Según la estación del año, el corte que más se atrase en ventas lo van a poner en oferta para poder sacarlo”, afirmó.

En coincidencia, Miguel Schiaritti, presidente de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes (Ciccra), no cree que la caída de la hacienda se traslade al mostrador, a no ser que los precios sigan en descenso de manera significativa. Comentó que la hacienda especial se sigue vendiendo a los mismos valores que antes del paro de la comercialización.

“Si bien es cierto que la demanda de consumo está muy deprimida y que cuesta mucho vender, no da la sensación de que esto se traslade de manera inmediata al consumidor”, afirmó Schiaritti.

Para Carlos Colombo, de la firma consignataria Colombo y Magliano SA, es una incógnita lo que puede pasar con los valores de la hacienda.

Sin certezas

“No hay certezas. Hasta que el Gobierno no revele a los frigoríficos cómo va a continuar la exportación de carne vacuna, no se sabe qué va a pasar. A priori, lo que buscaba el presidente Alberto Fernández se logró, es decir, la hacienda en pie bajó considerablemente, entre un 15% y un 20%”, afirmó.

“Pero ninguno de los frigoríficos tiene noción de cómo sigue el baile. Es muy difícil planificar para quien integra la media res, porque si te cortan la mitad de las bocas de expendio, se torna muy complicada la actividad”, añadió.

El valor de la vaca cayó hasta un 30%, mientras las categorías de novillos y vaquillonas pesadas cuesta colocarlas y solo el consumo liviano mantuvo los valores previos a la medida. Con tres semanas cumplidas del cierre de exportaciones de carne vacuna, y luego de la finalización del paro del campo, los frigoríficos ya terminaron de abastecerse y ahora se encuentran con las cámaras abarrotadas de carne.

No tienen más lugar para almacenar, y seguir comprando se convierte en un cuello de botella complejo. “Nos pasaron precios para cargar recién para el 22 de junio próximo. Eso da la pauta y el indicio de que hay mucha oferta”, indicó Colombo.

Para el consignatario Andrés Mendizábal (h.), la plaza está buscando el equilibrio, organizándose. “La semana que viene [por la que está comenzando] estarán sostenidos los valores, no veo una tendencia a la baja”, afirmó.

Fuente: La Nacion

Publicidad