15 de junio de 2021 13:28 PM
Imprimir

Luego del cierre de las exportaciones de carne, aseguran que perdieron el productor y el consumidor

Según un análisis del Rosgan, la decisión del Gobierno Nacional y las medidas de fuerza de la Mesa de Enlace sólo consiguieron complicar más el escenario.

El cierre temporal de las exportaciones de carne vacuna implementado por el Gobierno Nacional, sumado a la medida de fuerza de la Mesa de Enlace donde no se efectuaron operaciones por casi dos semanas en el Mercado de Liniers, tuvieron como consecuencia problemas para el productor y el consumidor, complicando la actualidad de las dos puntas de la cadena cárnica.

Según detalla María Julia Aiassa, analista del Rosgan, “durante mayo el precio al público de la carne subió 6,1% respecto del mes anterior“, y a pesar de las bajas registradas en los últimos días, “la media res de novillito y vaquillona para consumo se sigue descargando a los mismos valores en las carnicerías“.×

Es decir que “las bajas aún no están lo suficientemente consolidadas como para ser trasladadas a los mostradores“.

De acuerdo al último informe económico de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA), si se mira de cerca el Mercado de Liniers, uno de los principales apuntados por al suba de los precios, se puede observar que ingresaron sólo 68.703 animales al círculo ganadero (34,2% cabezas menos que en abril), y el precio promedio de los mismos experimentó una baja de 0,7% con relación a abril.

Respecto del cese de comercialización, Aiassa explica que “el mayor esfuerzo lo terminó haciendo el productor mientas que en el resto de los eslabones se percibió una mayor laxitud”.

¿Por qué? Si se miran los números de la faena, la categoría que más cayó fue la vaca que, con una faena de apenas 183 mil cabezas, resultó un 22% inferior a lo faenado en abril, y “esto no solo es producto de la falta de demanda de los frigoríficos exportadores sino también del mayor acatamiento de la media, a nivel productor”, aclara la analista.

Entonces, por este motivo, la categoría que básicamente proviene del descarte de hacienda que en esta época el productor necesariamente debe realizarse para limpiar todo lo no productivo y aliviar los campos para transitar el invierno, no pudo despacharla normalmente.

Esta es una venta casi obligada para el productor, que se vio truncada por dos medidas contrapuestas, de las cuales, hasta el momento, ninguna de ellas logó su objetivo“, afirma Aiassa.

Fuente: Infocampo

Publicidad