18 de junio de 2021 01:01 AM
Imprimir

Tribunal de la UE pide a rabinos que cambien normas del sacrificio kosher

Los líderes judíos de Europa afirman que la Unión Europea no sólo prohíbe algunos métodos de sacrificio kosher y halal, sino que dice a judíos y musulmanes cómo practicar sus religiones. Eso es lo que dicen muchos de los que han leído una reciente sentencia del más alto tribunal de la UE. En ella se confirma la prohibición de […]

Los líderes judíos de Europa afirman que la Unión Europea no sólo prohíbe algunos métodos de sacrificio kosher y halal, sino que dice a judíos y musulmanes cómo practicar sus religiones.

Eso es lo que dicen muchos de los que han leído una reciente sentencia del más alto tribunal de la UE. En ella se confirma la prohibición de producir carne kosher y halal en Bélgica, que prohíbe la práctica de sacrificar el ganado sin aturdirlo previamente hasta dejarlo inconsciente.

Las autoridades judías y musulmanas renuncian al aturdimiento en virtud de leyes religiosas similares que exigen que los animales estén conscientes cuando se les mata para obtener carne. El tribunal y los activistas de los derechos de los animales dicen que eso es cruel.

Pero la decisión del 17 de diciembre del Tribunal de la Unión Europea va un paso más allá: Sorprendentemente, el documento de 11.000 palabras sugiere que los judíos y los musulmanes deberían y podrían encontrar una forma de permitir que los animales sean aturdidos usando electricidad.

Este aspecto de la sentencia ya está reavivando los debates comunitarios internos en las comunidades musulmanas y judías, en medio de acusaciones de que el tribunal está erosionando la separación de la Iglesia y el Estado.

“Esa parte es sorprendente”, dijo Shimon Cohen, director de la campaña de Shejitá UK, una organización con sede en Londres que ejerce presión contra los intentos de prohibir la shejitá, o sacrificio kosher. Un tribunal laico no tiene “autoridad para decir a la gente si puede practicar elementos de su fe. Puedo estar en desacuerdo con algunas de las restricciones, pero no con el mandato. Pero un tribunal laico no tiene derecho a decirme cómo practicar. Es una extralimitación flagrante”.

Pinchas Goldschmidt, presidente de la Conferencia Europea de Rabinos, dijo a la Agencia Telegráfica Judía que que el tribunal “pretenda definir la shejitá es absurdo”.

Goldschmidt rechazó la aparente interpretación del tribunal de que el aturdimiento eléctrico es compatible con el judaísmo. La carne de animales que han sido aturdidos por cualquier medio, incluida la electricidad, antes de su sacrificio no puede considerarse kosher, dijo.

El tribunal declinó la solicitud de JTA para hacer comentarios.

Las prohibiciones en Bélgica forman parte de una lucha en toda Europa entre los activistas del bienestar animal y los representantes de las comunidades musulmana y judía sobre los métodos de sacrificio halal y kosher.

En los últimos años, activistas y políticos contrarios a la inmigración se han sumado al debate en un aparente esfuerzo por minimizar la huella de la presencia musulmana en Europa, y en algunos casos también la judía. Una lucha similar se está desarrollando en torno a la circuncisión no médica de los niños, o milah, que algunos activistas de los derechos de los niños dicen que es cruel.

La sentencia sobre el sacrificio, que rechaza una petición presentada por grupos musulmanes y judíos en Bélgica, sugiere que, dado que la “electronarcosis” es en sí misma no letal, las autoridades religiosas deberían poder adaptarla dentro de sus rituales religiosos.

Además, la sentencia dice que, dado que la prohibición se limita a algunas partes de Bélgica, los judíos y los musulmanes pueden seguir obteniendo un suministro de carne kosher y halal, mitigando la intromisión en su libertad de culto.

Cohen se opone a estos argumentos. La ciencia sobre lo que hace que un animal sufra menos -una descarga eléctrica o un rápido corte con un cuchillo- está lejos de estar establecida, argumentó Cohen, y está sujeta a interpretaciones religiosas que están más allá de la competencia del tribunal. En cuanto al argumento del suministro, señaló que la escasez de carne kosher ya es habitual en la Europa actual.

El tribunal pareció basarse en la autoridad de un veterinario musulmán que testificó ante una comisión parlamentaria belga sobre el medio ambiente. Jamal Zahri, representante del Ejecutivo de los musulmanes belgas, pareció respaldar el aturdimiento eléctrico.

“No estamos cerrados, no es que no lo queramos”, dijo Zahri sobre el aturdimiento eléctrico. “Sólo buscamos preservar dos requisitos musulmanes: Que el animal esté vivo [cuando se le corta el cuello] y que se desangre”. Y añadió: “Esta es mi posición como médico que representa al Ejecutivo de los musulmanes belgas”.

La posición de Zahri se basaba en algunos edictos religiosos musulmanes que permiten la electronarcosis si no hay otra opción. El judaísmo no tiene tales edictos, dijo Goldschmidt.

Zahri también es partidario de un procedimiento en el que se aturde al animal muy poco después de cortarle el cuello, lo que limita las convulsiones y, según algunos, el sufrimiento. Algunas comunidades y rabinos judíos han aceptado este método, al igual que algunos musulmanes. Pero no está ampliamente aceptado en ninguna de las dos religiones.

Sin embargo, durante el debate parlamentario, en el que no estaban presentes representantes de la comunidad judía, Zahri dijo que tanto el aturdimiento posterior al corte como la electronarcosis son compromisos aceptables para los musulmanes belgas.

Sus declaraciones provocaron un gran revuelo en su comunidad. El Ejecutivo de los musulmanes belgas desautorizó a Zahri, publicando una declaración en la que califica su postura de “mera opinión personal” y de representar un punto de vista minoritario.

Además de meterse en terrenos religiosos en los que no tiene nada que hacer, dijo Cohen, el tribunal “metió en el mismo saco las costumbres musulmanas y judías”. Las dos religiones tienen métodos distintos para el sacrificio ritual

“La decisión del tribunal tiene tanto sentido como trasladar el Shabat al domingo porque a los cristianos les parece bien”, dijo Cohen.

Irónicamente o no, la sentencia del tribunal es citada por los defensores judíos del aturdimiento posterior al sacrificio. Dicen que el método satisface las consideraciones de bienestar animal y modernizaría la halajá, la ley judía, sin sacrificar sus valores fundamentales.

“El aturdimiento posterior al corte se produce después de que se hayan cumplido todas las exigencias de la shejitá kosher”, dijo una de esas defensoras, Lilianne Vana, profesora asociada especializada en estudios judíos en la Universidad Libre de Bruselas. “Satisface todos los requisitos de las partes. Y ya está ocurriendo”.

En toda la Unión Europea, la carne kosher tiene una cuota de mercado insignificante, ya que representa menos del 1% de los 2,5 millones de reses que se sacrifican anualmente en el Reino Unido, dijo Cohen. La industria de la carne halal, mucho mayor, representaba en 2012 el 6% del mercado total, según un documento del Parlamento Europeo.

La técnica de aturdimiento posterior al corte se utilizó en su día en algunos mataderos de Austria, según declaró a JTA el anterior rabino jefe de ese país, Arie Folger, pero ya no se lleva a cabo. En Austria no existe hoy el sacrificio kosher de bovinos.

En la actualidad, Europa cuenta con una mezcolanza de leyes sobre el sacrificio ritual. En los Países Bajos, un acuerdo permite un retraso de 40 segundos entre el corte del cuello del animal y la aplicación de la carga eléctrica. Ese fue el compromiso que permitió restablecer el sacrificio ritual después de que se prohibiera temporalmente en 2011.

En 2011, Holanda se unió brevemente a varios países de la UE en los que el sacrificio ritual es ilegal, como Dinamarca, Suecia, Finlandia, Estonia y Eslovenia. El Senado holandés revocó la prohibición en 2012, alegando la libertad de culto. Polonia también prohibió la práctica en 2013, pero desde entonces ha reducido la prohibición para incluir solo la carne para la exportación.

La sentencia del Tribunal de la UE, con sede en Luxemburgo, “no ayuda a la lucha por mantener la legalidad de la shejitá”, dijo Cohen, añadiendo sin embargo que hasta ahora su grupo no está perdiendo la lucha.

En Europa, el sacrificio kosher del ganado vacuno y ovino lo realizan los shochtim, o matarifes kosher, en mataderos normales. Las comunidades y organizaciones judías de Europa no poseen mataderos para animales grandes y sólo un puñado de fábricas avícolas, dijo Cohen.

Para Vana, la sentencia pone de manifiesto los interrogantes sobre cómo puede adaptarse el judaísmo ortodoxo, dijo.

“Lamentablemente, los líderes comunales judíos se han atrincherado en su oposición” incluso cuando la halajá permitiría cambios, dijo al periódico La Libre Belgique.

El rabino Mencahem Margolin, presidente de la Asociación Judía Europea, con sede en Bruselas, rebate esta premisa.

“En un continente en el que los deportes de caza son tradiciones muy apreciadas y el comercio de pieles prospera, este debate no tiene que ver con el bienestar animal”, dijo. Los argumentos sobre el bienestar de los animales en la shejitá y los debates sobre los derechos de los niños en la milá “están encubriendo un choque ideológico más amplio entre los jueces y gobiernos seculares que consideran la religión esencialmente como algo tonto, y las personas de todas las creencias que deben permanecer juntas e insistir en sus libertades”, dijo a JTA.

A pesar de las repetidas declaraciones de los funcionarios sobre que Europa no será Europa sin los judíos, Margolin dijo que “la implicación práctica de la sentencia y la inacción al respecto por parte de los líderes de la UE dice claramente a los judíos que no tienen lugar en el continente”.

Publicidad