18 de junio de 2021 12:02 PM
Imprimir

Carne: por el “cepo light”, se perderían US$400 millones

El recorte al 50% de los embarques, exceptuando las cuotas, dejaría las ventas al exterior de 2021 en US$2300 millones

Las nuevas restricciones, un “cepo light”, que se formalizarían para las exportaciones de carne vacuna implicarían este año una pérdida de negocios para el sector de US$400 millones contra el año pasado.

Anteanoche, si bien falta la oficialización e instrumentación, se conoció un consenso de la industria tras una exigencia del Gobierno para fijar un 50% de embarques en junio y julio, exceptuando cuotas y la faena kosher. Considerando lo que no quedaría limitado, el volumen a vender terminaría siendo mayor y se diluiría ese 50% prefijado.

Esto sobreviene luego que en el 20 de mayo pasado se cerraran las ventas al exterior con la excusa de bajar el precio de la carne. Según el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna (Ipcva), en mayo último la carne de un conjunto de cortes igual subió 6,1%. Ayer, por su parte, el Indec señaló que, entre otros productos, el asado en mayo pasado tuvo un alza del 4,7%. En la otra punta, la carne picada común se incrementó un 9,3%, de acuerdo al relevamiento.

Para el consultor ganadero Víctor Tonelli, en función de lo que exportaría la industria tras la reapertura del cepo, 50% más cuotas (a Europa con el cupo Hilton y 481, y a Estados Unidos) y la carne kosher, esto implicaría al año un total neto disponible de 610.000 toneladas, un 33% menos que en 2020. Eso significaría que las ventas al exterior caerían al nivel de 2009, cuando el país colocó en el mundo 658.083 toneladas res con hueso.

El año pasado, la Argentina exportó por casi 900.000 toneladas y unos US$2700 millones. Ahora, con unas 610.000 toneladas estimadas para 2021, a pesar de que tendrían un mayor peso los productos más caros, con las nuevas restricciones, los ingresos se ubicarían, de acuerdo a fuentes del mercado, en unos US$2300 millones. Se trata de un recorte del 15% en valor o unos US$400 millones.

Desde 2010 y hasta 2015, el gobierno de Cristina Kirchner mantuvo cuotificadas en unas 200.000 toneladas las ventas al exterior. Luego, a partir de diciembre de 2015, Mauricio Macri removió las trabas para vender al exterior. Se inició una recuperación que se mantuvo hasta el año pasado. Fueron casi 234.000 toneladas vendidas en 2016, 311.000 en 2017, 552.656 toneladas en 2018, 843.646 toneladas en 2019 y 897.500 toneladas en 2020, según el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva).

Impacto

“Hay que esperar la letra chica de cómo quedará la resolución vigente a hoy y que vence el domingo 20 vinculada al cierre parcial de exportaciones”, dijo Tonelli, que señaló: “El 50% de lo exportado el año pasado implicaría, en volúmenes equivalente res con hueso de 900.000 toneladas, un total de 450.000 toneladas por año. El volumen anual de las cuotas Hilton, 481, EE.UU, más el agregado de las faenas kosher, que incluyen como destino a Israel y un volumen adicional con destino a EE.UU. bajo ese rito, estaría en torno de los 160.000 toneladas equivalente res/año”.

Para Tonelli, sobre la base de ese criterio “el total neto disponible alcanzaría las 610.000 toneladas, lo que representaría una reducción neta del orden el 33% sobre el volumen del año pasado”.

“Habrá que esperar el texto final de la resolución que confirme a las faena con rito kosher fuera de la restricción y el criterio de la forma de cálculo”, indicó.

“Si los números fueran los estimados y el período predefinido ( junio y julio), el impacto bajaría del anuncio inicial del 50% a un tercio, es decir un 33%”, estimó.

Según indicó, “nada justifica esta decisión que resulta perjudicial a los intereses de todos los integrantes de la cadena, particularmente en el impacto que generará en los trabajadores que verán un fuerte quebranto por eventuales pérdidas de puestos de trabajo y, seguro, en la reducción del componente salarial vinculado a la producción”.

“Este efecto será mayor en las plantas que carezcan o tengan bajo volumen de su producción y exportación vinculada a las cuotas o faena kosher que son la mayoría”, remarcó.

Seguir los precios

En este contexto, para el consultor ganadero un tema no menor será seguir la evolución de los precios de las vacas de conserva y manufactura, que ya bajaron por el cepo.

“Habrá que seguir con atención qué impacto tendrá fundamentalmente en los precios de las vacas conserva y manufactura inferior, que desde el cierre son las principales afectadas por la pésima resolución gubernamental”, evaluó el consultor.

“Para el novillo, en virtud del contingente no afectado y a su bajo nivel de oferta el efecto negativo en precios recibidos por el productor no debería resultar significativo”, evaluó.

Fuente: La Nacion

Publicidad