18 de junio de 2021 10:49 AM
Imprimir

Con la vitamina B12 no se juega

Una amable lectora, entiendo que vegana, hizo un comentario en uno de mis posts anteriores sobre la vitamina B12, indicando literalmente: “Decir que la carne contiene B12 es una gran falacia. La vitamina B12 no es sintetizada por los animales, sino por las bacterias y por cierto tipo de microorganismos que están en todas partes: en […]

Una amable lectora, entiendo que vegana, hizo un comentario en uno de mis posts anteriores sobre la vitamina B12, indicando literalmente: “Decir que la carne contiene B12 es una gran falacia. La vitamina B12 no es sintetizada por los animales, sino por las bacterias y por cierto tipo de microorganismos que están en todas partes: en el agua, en la tierra y en las plantas. Los animales se tienen que suplementar, porque actualmente ni la tierra ni las aguas la contienen”.

Como este tema es crucial para la salud de todas las personas y, muy especialmente, para quienes deciden seguir una dieta sin carne y sin los demás productos de origen animal, voy a contestar aquí para poder hacerlo con el detalle y la información que requiere.

Vitamina B12 y la importancia que le dan las organizaciones veganas

Es un juego extremadamente peligroso minimizar el problema de la vitamina B12 para quienes llevan una dieta sin productos de origen animal. La literatura científica respecto de la deficiencia clínica y subclínica de vitamina B12 en personas vegetarianas y veganas es tan abrumadora como la propia relevancia que se le otorga desde las propias entidades que defienden ese tipo de alimentación.

Como se puede ver fácilmente, el texto de mi post al que se refiere el comentario de la lectora dice literalmente que:

“La carne también aporta numerosos micronutrientes como vitamina B12, hierro, potasio, fósforo y zinc, que ejercen múltiples funciones fisiológicas muy importantes. Es especialmente relevante el caso de la vitamina B12, que es fundamental para el mantenimiento del sistema nervioso central y la formación de glóbulos rojos en la sangre, y que se encuentra exclusivamente en alimentos de origen animal como la carne“.

Esto es tan evidente que no necesita mayor explicación. La vitamina B12 se encuentra en la carne y demás productos de origen animal, porque el ganado la obtiene en su alimentación y en su entorno (tierra, agua, etc.) de las bacterias y levaduras que la sintetizan. Y los alimentos de origen vegetal no la tienen en prácticamente ningún caso, en la forma viable y activa para el organismo humano.

Lo que dicen los dietistas-nutricionistas

Esto es tan fácil de saber y entender y de encontrar detallado y explicado con meridiana claridad por investigadores y profesionales de la salud y la nutrición de todo el mundo y de todas las orientaciones dietéticas, que no hay que acudir a fuentes críticas. Puede encontrarlo claramente explicitado por varios de los dietistas-nutricionistas de referencia para los veganos:

  • “Es bien sabido que la vitamina B12 no está presente en alimentos vegetales -o lo está en cantidades despreciables-” (Julio Basulto).
  • “Hay alimentos de origen vegetal que se citan con frecuencia como fuente de B12: las algas, especialmente la espirulina, la levadura de cerveza, los fermentados, etc. Es muy importante saber que estos productos no contienen la forma de B12 activa apta para el organismo humano, sino que contienen corrinoides o análogos de B12, que son suficientes para el crecimiento bacteriano pero no para las funciones de nuestro metabolismo. Además de no ser activos, estos análogos de B12 puede entorpecer la absorción de la B12 activa y falsear una analítica” (Miriam Martínez)
  • “El nutriente verdaderamente limitante en este tipo de planteamientos es la vitamina B12. La razón es que esta vitamina solo se encuentra en cantidades apreciables en los productos de origen animal” (Juan Revenga).

Este último detalla además la deficiencia de B12 entre vegetarianos, citando el conocido estudio que publicó Nutrition Reviews :

“El principal hallazgo obtenido en este estudio (How prevalent is vitamin B(12) deficiency among vegetarians?) fue que los vegetarianos, con independencia de su estilo de vegetarianismo, todos ellos, pueden presentar pérdidas o deficiencias de vitamina B12 independientemente de las características demográficas, de su lugar de residencia y de la edad.

Vitamina B12 - 2
La vitamina B12 que no se toma con la carne debe tomarse por otros medios.

Vitamina B12 por grupos

En cuanto a los datos obtenidos de esta deficiencia en B12 por grupo de edad y población, se encontró que:

  1. Niños: entre el 25 y el 86 % presentaban deficiencia.
  2. Adolescentes: entre el 21 y 41 %.
  3. Personas de edad avanzada: entre el 11 y el 90 %.
  4. Mujeres embarazadas: cerca del 62 %”.

Es un asunto de tanta importancia para la salud que la propia web de la Unión Vegetariana Española (UVE) -y las de la gran mayoría de sus entidades homólogas internacionales o de otros países- lo tienen destacado en su propia homepage como una sección específica. Ahí puede leer:

“La B12 es la única vitamina que se reconoce que no la proporciona de forma fiable una dieta variada integral de origen vegetal”.

“En una dieta vegana, las únicas fuentes fiables son los alimentos enriquecidos con este nutriente (algunas leches vegetales, algunos productos derivados de la soja…) y los suplementos de B12. La mayoría de vegetarianos y veganos, a largo plazo, pueden manifestar un déficit de esta vitamina si confían únicamente en el aporte a través de su alimentación, pudiendo no obtener la suficiente cantidad para minimizar el riesgo potencial de enfermedades cardíacas o complicaciones durante el embarazo”.

¿Cuáles son los problemas clínicos que produce la deficiencia de esta vitamina en el organismo?

La propia web de la UVE los detalla de forma clara:

“En los adultos, los síntomas típicos de deficiencia de B12 son la pérdida de energía, los hormigueos, el entumecimiento, una sensibilidad reducida al dolor o a la presión, la vista nublada, una forma de andar anormal, la lengua irritada, mala memoria, confusión, alucinaciones y cambios en la personalidad. A menudo estos síntomas se desarrollan gradualmente a lo largo de varios meses o hasta un año antes de ser identificados como provocados por deficiencia de B12 y generalmente son reversibles mediante la administración de B12. No existe sin embargo ningún conjunto uniforme y fiable de síntomas y existen casos de deterioro permanente en adultos a causa de una deficiencia de B12. Si se sospecha algún problema, hay que someterse al diagnóstico cualificado de un médico pues todos aquellos síntomas pueden ser causados también por otros problemas distintos a la deficiencia de B12.

Los bebés muestran típicamente una aparición de los síntomas más rápida que los adultos. La deficiencia de B12 puede conducir a una pérdida de energía y de apetito y a irregularidades en el crecimiento. Si no se corrige pronto puede evolucionar hasta el coma o la muerte. Una vez más, no existe ningún patrón de síntomas completamente uniforme. Los bebés son más vulnerables al deterioro permanente que los adultos. Algunos consiguen una recuperación completa, pero otros muestran retrasos en el desarrollo”.

Vitamina B12 - 3
Los veganos deben suplementarse con vitamina B12 para suplir las carencias de esta vitamina en su dieta.

Y, según indica esa misma información, de nuevo mucho cuidado con los ‘alimentos mágicos’ que se promocionan como supuestas fuentes de B12: “La medición del nivel de B12 en sangre constituye un test muy poco fiable para los veganos, especialmente para los veganos que consumen algas de cualquier tipo. Las algas y algunos otros alimentos vegetales contienen análogos de B12 (falsa B12) que pueden suplantar a la verdadera B12 en los análisis de sangre mientras realmente interfieren el metabolismo de B12”.

Por qué los veganos deben tomar B12

Para terminar, le recuerdo a nuestra amable lectora y a todo el mundo, en detalle, los síntomas de la deficiencia de vitamina B12. Según recogió la ponencia “¿Por qué los veganos hemos de tomar B12?”, en el Primer Congreso Vegetariano de la Unión Vegetariana Española (2004):

Anemia megaloblástica

  • Debilidad y fatiga
  • Irritabilidad, depresión
  • Dificultades respiratorias y palpitaciones

Daños en el sistema nervioso

  • Entumecimiento y parestesia de las extremidades
  • Problemas en la visión
  • Dificultades al caminar
  • Dificultades para concentrarse, confusión, pérdida de memoria
  • Paranoia

Desórdenes gastrointestinales

  • Lengua dolorida
  • Menos apetito
  • Indigestión
  • Diarrea
  • Pérdida de control de vejiga e intestino

Elevación de homocisteína

  • Riesgo cardiovascular
  • Defectos en neonatos
  • Complicaciones en embarazo
  • Alzeimer, demencia, depresión
  • ¿Ciertos cánceres?

Con esto creo que está todo bastante claro.

Fuente:

Publicidad