5 de diciembre de 2009 08:02 AM
Imprimir

Parece irreversible la escasez de gordo

De no mediar las 8753 cabezas ingresadas anteayer para remates especiales, hubiera resultado francamente reducida la oferta disponible esta semana en el Mercado de Liniers.

Con sólo 20.520 vacunos encerrados entre el lunes y el miércoles, prevaleció sin excepción una tónica de creciente firmeza para las diferentes categorías, particularmente las denominadas del tipo consumo liviano que, a causa de la severa sequía que todavía afecta amplias zonas de producción y compromete el sistema pastoril, deben ser racionadas o directamente alimentadas en confinamiento para alcanzar el grado de preparación mínimo que amerite su faena. Con creciente presión de los titulares de matrículas que operan con destino al abasto local y del sector frigorífico, la plaza funcionó a plena firmeza y los precios acentuaron la recuperación citada en esta columna el sábado precedente. La tónica de firmeza comprendió casi sin distinciones a los novillitos, las vaquillonas y los terneros. Cabe apuntar que se exhibieron remesas de calidad racial inobjetable y terminación sobresaliente, cualidades que tuvieron fiel reflejo en los valores asignados. Los promedios corrientes del miércoles oscilaron de la siguiente forma: en novillitos, $ 3,95/4,30 en livianos, de 300/350 kilos; $ 3,88/4,19 los de 351/390 kg, y $ 3,86/4,15 en pesados, de 391/439 kg. Se pagó por vaquillonas de 300/340 kg, $ 3,80/4,20; con 341/380 kg, $ 3,50/3,94, y por pesadas, de 381/420 kg, $ 3,25/3,70. Los terneros especiales a buenos se cotizaron a $ 3,95/4,35 y los regulares a $ 3,50/3,80. Pocos novillos Se negociaron sólo 1375 novillos, equivalentes al 4,71% del total general, cuyo peso promedio fue de 477,61 kilos; el precio general de $ 3,716, y el Indice Liniers resultó de $ 3,720. En cuanto a los precios corrientes, en el rango de 431/460 kg se obtuvo $ 3,85/4; con 461/490 kg, $ 3,85/3,95; con 491/520 kg, $ 3,78/3,90, y con más de 520 kilos, $ 3,70/3,84. En operaciones directas, el novillo con certificado se pactaba en $ 7,70/7,75 por kilo de carne, con algunas excepciones de hasta $ 7,80 por varias jaulas de procedencia acreditada. Las vacas para cortes y buen consumo se vendieron en $ 2,90/3,35 y las regulares, en $ 2,58/2,89, mientras que en el tipo conserva, se pagó $ 2,35/2,57 por la buena y $ 2,05/2,35 por la inferior.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *