24 de junio de 2021 23:02 PM
Imprimir

Uruguay : Edil duraznense advierte sobre caída de la actividad de BPU

El edil Carlos Carrica advirtió sobre la delicada situación de BPU que está reduciendo la faena y las horas de trabajo, lo que repercute en el salario de los trabajadores y en toda la economía del departamento y la región.

El edil duraznense (Frente Amplio) plateó ante la Junta Departamental local la situación que está afectando al frigorífico BPU que genera 800 puestos de trabajo directos y “mínimamente” otros 3.500 indirectos de Durazno, Flores y otras zonas cercanas.

Señaló que a diario se faenan “unas 900 cabezas” y cada mes “se vuelcan en salarios unos 40 millones de pesos. Dinero que entra y gira directamente en la economía del departamento”.

A eso hay que sumarle los “aportes económicos de la empresa” que por ejemplo “paga 150.000 dólares por mes a UTE” por el suministro de energía eléctrica, pero también debe pagar a productores, fleteros, intermediarios de todo tipo y proveedores de todo tipo”.

Sin embargo, ese vigor que caracteriza a BPU se ha resentido por un error que se cometió desde el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca. Ocurre que “hace casi tres meses” y “por un hecho totalmente ajeno” a la empresa, ésta “fue suspendida en “el mercado chino, que significa entre un 60% y un 70% de su producción”.

El edil recordó que el error consistió en etiquetar “por orden del Ministerio” de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) un embarque a China de forma que no correspondía según los contratos, “debiendo decir ‘recortes’ en lugar de ‘trimming’”.

Aunque no se afectó “en absoluto la calidad y la condición del producto”, esa falla fue lo que “aparentemente desencadenó el enorme perjuicio” que están sufriendo BPU y sus trabajadores, “siendo totalmente responsable de esta situación el Ministerio de Ganadería, quien fue el que impartió la orden del cambio del etiquetado fuera de forma y de fecha, tanto es así que tres o cuatro jerarcas fueron removidos de su cargo”, señaló Carrica.

Más allá de los responsables, “lo que verdaderamente importa es la solución del problema” que pasa por “habilitar nuevamente la exportación al mercado chino o alguna otra alternativa, ya que la responsabilidad le cabe pura y exclusivamente al Ministerio”, insistió.

El tiempo trascurrido con la suspensión generó una caída de la faena, “pasando de 900 cabezas diarias a 600” y esta semana “se comenzará a faenar solo 600 cabezas tres días a la semana”.

Con la reducción del trabajo los ingresos de los trabajadores han caído en aproximadamente un 50%, “ya que el salario va atado a producción”, y aunque hay “seguros parciales, éstos no se acercan a los ganados trabajando normalmente”, lo que “repercutirá en la economía de los trabajadores y de todo el departamento”, concluyó.

La suspensión rige desde abril

A comienzos de abril los servicios sanitarios y Aduana (GACC) de China informaron sobre la suspensión temporal del frigorífico BPU. El MGAP explicó en un comunicado que la medida de China consistió en una “suspensión temporaria de la habilitación de exportación”.

La resolución fue tomada porque “en puerto chino” se constató la presencia de “mercadería cuya denominación del etiquetado no se encuentra incluida en el listado de productos autorizados por el protocolo”, firmado entre ambos países.

Desde el Ministerio de Ganadería se dijo entonces que se confiaba en una pronta aclaración y reparación, pero ello no ha sucedido al momento y a pocos días de cumplirse 3 meses de suspensión, lo que ha perjudicado fuertemente el funcionamiento de la planta frigorífica, a sus operarios y la cadena económica que se vincula directa e indirectamente a la empresa.

Publicidad