24 de junio de 2021 12:12 PM
Imprimir

Drones, inteligencia artificial y nuevos servicios: la frontera de cinco startups

Una agencia de Córdoba convocó a empresas del sector para darles visibilidad en el marco de las buenas prácticas agrícolas

En el marco de las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) que impulsa el Ministerio de Agricultura de Córdoba, la Agencia Córdoba Innovar y Emprender lanzó una convocatoria a las empresas del ecosistema AgTech a nivel nacional. El objetivo es dinamizar a ese sector, generar las condiciones para el fomento de la innovación y su adopción en el sector.

El programa de Buenas Prácticas otorga un aporte económico anual no reintegrable sujeto a la disponibilidad de recursos, correspondiente a la cantidad de puntaje obtenido por las buenas prácticas agropecuarias acreditadas. En este contexto, la Agencia Córdoba Innovar y Emprender lleva adelante las BPAs Agtech para darles visibilidad a emprendimientos Agtech para los más de 3000 productores que participan del plan.

LA NACION conversó con algunas de esas firmas que ya tienen una trayectoria en las áreas en las que se especializan.

Vistaguay

Vistaguay nació en 2014 como un desprendimiento tecnológico de la empresa madre de producción (Taguay), de origen familiar y radicada en Monte Buey, en el sudeste cordobés. Es una plataforma que combina satélites, drones e inspecciones presenciales, todas certificadas.

Nicolás Bergmann cuenta que empleando tecnologías ayudan a controlar la evolución de los cultivos e instalaciones, con precisión y en tiempo real. Como los fundadores son agrónomos, cuentan con un equipo de programadores y desarrolladores. Sus principales clientes -que fueron aumentando en estos siete años- son las semilleras y las empresas de agroquímicos, además de los productores.

Vistaguay controla la evolución de los cultivos e instalaciones, con precisión y en tiempo real
Vistaguay controla la evolución de los cultivos e instalaciones, con precisión y en tiempo real

Quienes tienen sus propios drones los pueden utilizar, cargan las imágenes en la plataforma que las procesa con inteligencia artificial. Desarrollan productos específicos para cultivos y el sistema permite, por ejemplo, prescripciones precisas de malezas, estimaciones de daño por siniestros agroclimático, generaciones de ambiente a partir de imágenes de alta resolución. Se integra con otras plataformas. Cuentan con un proyecto con una de las grandes semilleras del país, por el que capacitaron a 200 personas y le dan soporte técnico diario con una plataforma customizada para ellos.

Están desarrollando también drones pulverizadores. “Se gana en calidad y la eficacia muy buena, da versatilidad y baja el efecto de la deriva, incluso si las condiciones durante el día no son buenas se puede volar de noche con permiso de la Anac”, comenta Bergmann.

Siembro

Siembro nació en 2017. Nicolás Simonassi, actual CEO y uno de los fundadores, dice que surgió porque el financiamiento para los productores era un problema. Proviene de una familia ligada al negocio de la maquinaria agrícola por lo que allí detectó y profundizó el conocimiento.

La plataforma es utilizada por fabricantes, distribuidores y concesionarios de maquinaria quienes son contactados con bancos y financieras que acuerdan que sus líneas estarán disponibles para los clientes del sector. Simonassi grafica que funcionan como una “Despegar del crédito al agro, ya que se va refinando la búsqueda hasta dar con el mejor producto para la necesidad”. Operan con una docena de entidades financieras.

Nicolás Simonassi, CEO de Siembro, la empresa que desembarcó también en México
Nicolás Simonassi, CEO de Siembro, la empresa que desembarcó también en México

La empresa desembarcó en México el año pasado, para lo que consiguieron un fondo de inversión para empezar a trabajar: “En este tiempo hemos logrado validar que la necesidad ahí es similar a la que existe en la Argentina y ya hemos empezado a crecer”.

La plataforma cobra comisión “por éxito”; es decir que sólo se paga si la operación se cierra. El monto de divide entre el prestador y el tomador del préstamo.

Hi-Terra y NPKS

Diego Righi, fundador y director de Hi Terra y cofundador de NPKS, señala que trabajó durante una década en una multinacional ligada al campo, lo que lo puso en contacto con los desarrollos tecnológicos de productos y de aplicaciones. En los últimos dos años, avanzaron en una plataforma para bajar el error y determinar el funcionamiento de productos a campo. “Así empecé a interiorizarme y a ver que quedaba mucho por hacer”, dice.

Diego Righi es un rastreador de tecnologías aplicables al campo
Diego Righi es un rastreador de tecnologías aplicables al campo

En 2016, Hi Terra nace como una suerte de retail o bróker de tecnología ya que Righi analizó que había mercado para ofrecerla directamente a los productores sin que lo hicieron las grandes empresas: “Me fui nutriendo de estas aplicaciones y de drones y abrimos cuatro áreas de servicios para cultivos, riegos, telemetría y también drones multiespectrales”. La empresa no tiene tecnología propia, el aporte de valor se hace en la instrumentación, “bajarles customizado el servicio a los clientes”.

Después, Righi tomó la representación de una firma israelí de nutrición vegetal que tenía un software especial de medición. Había problemas con esa herramienta y se unió a Miguel y Gerardo Pilatti, quien tenía desarrollado NPKS. “Es un producto muy escalable, tiene vida propia. Hoy conviven las dos soluciones, hago scouting de tecnología para Hi Terra y mercadeo para NPKS”, apunta. Righi es también consultor externo de Deep Agro, que se dedica a la aplicación selectiva de maleza con inteligencia artificial, lo que permite un ahorro de 70% del producto.

Acronex

Acronex es una empresa joven “en pleno desarrollo” dedicada a la investigación y desarrollo tecnológico cuyo producto es Unimap. Ofrece herramientas para aumentar la productividad de los procesos, reducir el impacto ambiental y garantizar la correcta aplicación de fitosanitarios. Cuentan con sistemas de monitoreo y control en tiempo real, para que se pueda interpretar lo que sucede en el campo y tomar decisiones inmediatas, explica Julián Baldunciel.

Ya tienen 1500 clientes en todo el país. Comercializan el producto en Uruguay, Chile, Brasil y Paraguay. Están en gestiones para Estados Unidos y Australia. Baldunciel se sumó hace cuatro años cuando le ofrecieron el producto y, en cambio, a él le interesó asociarse y cerró el acuerdo.

“Hardware y software transforman información en conocimiento para todos los actores; eso permite reducir el impacto ambiental y mejoran la relación entre las personas. Unimap permite ver el resultado de su trabajo metro a metro, en tiempo real”, apunta Baldunciel.

Gabriela Origlia

Fuente: La Nacion

Publicidad