30 de junio de 2021 09:05 AM
Imprimir

“Tragicómico”: el Gobierno le otorgó un sello de calidad para exportar carne el mismo día en que se oficializaron las nuevas trabas a las ventas al exterior

Leonardo Lequio, presidente del Grupo Lequio, fue autorizado para usar el beneficio que otorga el sello “Alimentos Argentinos”, en la misma edición del Boletín Oficial donde se anunciaban nuevas restricciones para la exportación de carne vacuna. El impacto de la medida oficial

A principios de este año el Grupo Lequio, la empresa que preside Leonardo Lequio, concretó la adquisición de la planta de Carnes Pampeanas a la empresa Cresud, un frigorífico instalado en la ciudad pampeana de Santa Rosa, que está habilitado para exportar a Europa, Estados Unidos, Israel y Chile, como una apuesta a la inversión nacional.

El consorcio, que también es dueño del Frigorífico Alberdi, recibió una buena noticia la semana pasada, que se vio empañada con una publicación en la misma edición del Boletín Oficial. Como una paradoja de la vida, fueron habilitados para usar el sello “Alimentos Argentinos” para los envíos al exterior, el mismo día en que se implementaron las nuevas restricciones para comercializar al mundo.

“Fue una casualidad tragicómica. Con la empresa veníamos desde hace bastantes meses intentando conseguir la documentación y la posibilidad de colocar el sello de ´Alimentos Argentinos´ en nuestros productos, con el beneficio del reintegro para que el producto se luzca en el exterior; en cada una de las ferias y eventos que participa con ese sello siempre es bienvenido”, dijo Leonardo Lequio presidente del consorcio empresarial en entrevista con CNN Radio.“Fue una casualidad tragicómica. Con la empresa veníamos desde hace bastantes meses intentando conseguir la documentación y la posibilidad de colocar el sello de ´Alimentos Argentinos´ en nuestros productos” (Lequia)

El beneficio de llevar el sello “Alimentos Argentinos, una elección natural”, cuya traducción también debe estar en inglés, implica un reintegro del 0,5% adicional para los productos enviados con esta distinción. Casualmente, este “derecho de exclusividad” coincidió en el Boletín Oficial con las medidas restrictivas que “complican todo”, para el consorcio empresarial.

El Grupo Lequio es dueño de los frigoríficos mencionados, pero también maneja puntos de venta minoristas, carnicerías y restaurantes. Con la autorización del Gobierno buscaban generar un plus para los envíos al exterior, sin embargo, en medio de la buena noticia deberán analizar si el cepo cárnico puede tener consecuencias severas en las fuentes de trabajo de las plantas, transcurridos los 60 días que indica el decreto presidencial.

“Las plantas exportadoras están preparadas para producir de cierta manera con una cantidad de gente determinada. Por cada animal que se faena por día se tiene un empleado. Si se faenan 500 animales por día, son 500 empleados que hay que tener en la planta para trabajar para la exportación. Si trabajás para el mercado interno, podés trabajar la misma faena con 60 empleados. Es completamente impensado e impracticable que una planta exportadora pueda cubrir sus costos trabajando para el mercado interno. No se puede reconvertir. Lo que nos queda es aguantar un poco estos 60 días sobre la imposición del Gobierno sobre los cupos”, agregó.Los ministros Luis Basterra y Matías Kulfas, durante los anuncios de la semana pasada sobre las nuevas restricciones para exportar carne vacuna. Los ministros Luis Basterra y Matías Kulfas, durante los anuncios de la semana pasada sobre las nuevas restricciones para exportar carne vacuna.

El viernes de la semana pasada, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca y el de Desarrollo Productivo, reglamentaron el nuevo esquema para distribuir el cupo del 50% fijado por el Gobierno que rige hasta el 31 de agosto de este año. El volumen a exportar se calculará conforme al total de toneladas posicionadas durante el período comprendido entre los meses de julio a diciembre del año 2020. Así, los frigoríficos del grupo que lidera Lequio van a poder enviar entre un 40% y 50% del volumen promedio mensual que tuvieron en la segunda mitad del año pasado. Es decir que Carnes Pampeanas lo hará en 450 toneladas y Alberdi 700 toneladas.

Las consecuencias

“Las consecuencias son muy graves desde todo punto de vista. Pero lo más grave es que nos bloquearon cargas producidas que teníamos, incluso, con anterioridad al 14 de mayo (suspensión original de las exportaciones, por 30 días). Nos tomaron con muchísima carne en los puertos y en los depósitos. Carne que no tiene otro destino, por la forma en que está preparada y que el argentino no consume. No nos queda otra que esperar turno y embarcar a medida que nos permite el cupo. Ese es el principal daño financiero y económico a las compañías”, indicó el empresario.

En ese sentido aclaró que la carne “bloqueada” no se pierde, pero estas medidas del Gobierno “sin dudas” generan malestar en los clientes que ya tienen pagado un contrato o anticipo para recibir cierto volumen de mercadería. “Se sienten defraudados por la situación. Esto genera un problema complejo de credibilidad sobre las empresas y el país hacia el futuro. Si mañana los clientes tienen que volver a elegir por precio y calidad sobre un producto que va principalmente al mercado chino, el cliente siempre va a preferir la seguridad y no una situación de estas características”, explicó.

Frente a este panorama, desde la empresa sostienen que hay que esperar a que se pueda cargar y embarcar la mercadería pautada. “Entiendo que la medida es en torno a favorecer a la mesa de los argentinos y a controlar un poco el mercado interno, pero desde hace muchos meses se viene aportando carne barata a los supermercados. No logramos entender una medida restrictiva sobre la producción realizada con anterioridad al decreto porque es un derecho adquirido, es una mercadería que se pagó que se produjo cuando no existía una normativa de estas características”, apuntó el empresario.

Por último, indicó que había formas “menos agresivas” de resolver esta situación sin “incurrir en costos”, como la pérdida de confianza de los clientes, algo invaluable para el sector. “Es lo que nos toca, lo que decidió el presidente (Alberto Fernández). Tendremos que transitarlo lo mejor posible”, cerró el empresario y deslizó que la esperanza que tienen es que aparezca “el famoso Plan Ganadero” y que las entidades agro-ganaderas e industriales lleguen pronto a un acuerdo con el Gobierno.

Fuente: Infobae

Publicidad