30 de junio de 2021 09:18 AM
Imprimir

Informe Rabobank: Los productos que imitan a la carne seguirán siendo un nicho de mercado pequeño en 2035

Un informe elaborado por Rabobank destaca que el mercado de proteínas alternativas, incluido el de productos que imitan a la carne, seguirá creciendo, pero su dimensión en 2035 contunuará siendo de pequeño nicho de mercado. En esa fecha, se espera que los productos que imitan a la carne y a los lácteos hayan captado alrededor de un 4 % y un 9 […]

Un informe elaborado por Rabobank destaca que el mercado de proteínas alternativas, incluido el de productos que imitan a la carne, seguirá creciendo, pero su dimensión en 2035 contunuará siendo de pequeño nicho de mercado. En esa fecha, se espera que los productos que imitan a la carne y a los lácteos hayan captado alrededor de un 4 % y un 9 % del consumo en los 27 países de la Unión Europea y en el Reino Unido respectivamente.

El documento destaca que la atención que les prestan los medios a esos productos podría sugerir una subida mayor, pero en comparación con el consumo total de carne y lácteos, el tamaño del mercado para esas alternativas es limitado.

Como ejemplo, en Holanda, el porcentaje de consumo de imitadores de la carne y lácteos fue del 2,5 y el 4 %, respectivamente, el año pasado. Eso sí, las ventas de estos productos en los supermercados holandeses se han duplicado desde 2017 a casi 200 millones de euros, lo que convierte a los Holanda en uno de los líderes de Europa en lo que respecta a estos productos.

Bélgica, España, Suecia y el Reino Unido también puntúan por encima de la media cuando se trata de sustitutos de proteínas. Pero en la mayoría de los países europeos, la cuota de mercado de estos productos de origen vegetal está muy por detrás. La cuota de consumo medio en Europa es actualmente del 0,5 % para los imitadores de la carne y del 3 % para las alternativas lácteas.

Previsión de Rabobank para 2035

Rabobank espera que el mercado europeo de productos que imitan a la carne se multiplique por ocho en 2035. Con un crecimiento de volumen anual promedio del 15 %, se espera que este grupo de productos crezca más rápido que cualquier otra categoría de alimentos.

El crecimiento esperado del mercado no se debe a un factor específico. Hay varias razones por las que los consumidores comen más carne y sustitutos lácteos. En primer lugar, buscan alternativas a la carne animal o los lácteos. En general, una mayor oferta también genera más demanda.

La salud también juega un papel en la elección de los sustitutos de la carne por parte de los consumidores, pero de manera ligeramente menos prominente. Los baby boomers en particular han comenzado conscientemente a comer menos carne por razones de salud y están optando por sustitutos de la carne, entre otras cosas.

¿Por qué aumenta la demanda de productos que imitan a la carne?

El clima y el bienestar animal son motivos importantes. Los consumidores están preocupados, por ejemplo, por las emisiones de gases de efecto invernadero, la deforestación o el bienestar de los animales en la ganadería. No importa si eso es correcto o incorrecto: es la forma de pensar la que guía el comportamiento del consumidor.

El rápido crecimiento del número de personas que renuncian deliberadamente a la carne de animales o el pescado unos días a la semana (también conocidos como flexitarianos) aumentará aún más la demanda de estos productos. Además, los consumidores sienten curiosidad por los nuevos sabores y la demanda de productos fáciles de preparar sigue creciendo.

Además, en los últimos años se ha producido un gran salto de calidad en los productos lácteos y sustitutos de la carne. Tanto en el campo de los ingredientes como en el proceso de producción, se ha innovado mucho y nos esperan muchas novedades. Las alternativas han mejorado mucho en cuanto al sabor. Especialmente en comparación con hace una década. Gracias a un mercado más grande, también se puede invertir más dinero en investigación y desarrollo. Además, los productos más sabrosos conducen a más compras repetidas, por lo que esto funciona como un incentivo.

Todo eso conduce a un espacio mayor en las estanterías del supermercado Los consumidores también encontrarán cada vez más alternativas proteicas. Las grandes multinacionales alimentarias activas en el mercado de alternativas de proteínas como Nestlé, General Mills y Unilever dejarán que su presupuesto de marketing haga el trabajo. A esto se suma el hecho de que el segmento está creciendo rápidamente y ofrece buenos márgenes para los supermercados.

En contra

Por supuesto, también hay factores que actúan en su contra. A corto plazo, el sabor y la textura de muchos productos sustitutos merecen rechazo. Además, el precio al consumidor relativamente alto sigue siendo un desafío. Algunos productos alternativos definitivamente caerán por debajo de los precios normales de la carne y los lácteos en los próximos años, pero en promedio se espera que el nivel de precios se mantenga en o por encima de los productos de proteína animal. Con estos precios más altos se pueden recuperar las inversiones en marketing, ingredientes, investigación, desarrollo y nueva maquinaria. Además, habrá más discusión sobre los valores nutricionales de los productos sustitutos y el hecho de que los ingredientes deben procesarse considerablemente.

Perspectivas de las alternativas europeas a la carne

En 2020, se consumieron aproximadamente 42.000 kilotoneladas de carne y pescado animal en Europa. Las expectativas en torno al mercado de sustitutos de la carne siguen siendo altas. Por lo tanto, no es de extrañar que este segmento atraiga mucha atención, incluidos los productores de carne. Gran parte del crecimiento futuro esperado debe provenir de productos, tecnologías y procesos de producción que solo se introducirán en el mercado en los próximos años. El crecimiento del volumen anual esperado del 15 % hasta 2035 es, por lo tanto, una estimación muy aproximada.

El mercado todavía está algo claro para los próximos cuatro años. El crecimiento proviene principalmente de imitaciones de carne vegetal. La oferta se dividirá en grupos destinatarios específicos y el dominio de servicio de comidas y servicio rápido en particular mostrará un crecimiento significativo. Se espera que los sustitutos de la carne, como las alternativas a la pechuga de pollo o el bistec, se vuelvan más populares en el futuro.

Mirar hacia el futuro es más difícil después de 2026. Tecnológicamente, técnicas como la fermentación de proteínas, otras fuentes de proteínas (insectos) y la carne cultivada pueden ser posibles, pero la aceptación del consumidor también sigue siendo un factor a considerar. A fin de cuentas, se espera que los sustitutos de la carne en Europa se multipliquen aproximadamente ocho veces en promedio hasta una participación de consumo del 4 % para 2035.

En términos absolutos, el crecimiento de los productos que imitan a la carne se limita a unos 1.500 kilotones en 2035. Gracias a un ligero aumento de la población y al crecimiento económico, la demanda de carne animal, pescado y huevos en Europa puede crecer en 2.000 kilotones (medidos en peso canal) en el mismo período.

Dentro de las proteínas animales, se espera un cambio de carnes rojas a carnes blancas y huevos. El crecimiento esperado de los sustitutos de la carne requiere 600 kilotoneladas de cereales, oleaginosas y legumbres, según un artículo anterior de Rabobank. El suministro de materias primas para los ingredientes más utilizados generalmente no presentará ningún problema, al igual que para los sucedáneos lácteos. Se requieren inversiones en capacidad de procesamiento para ingredientes específicos.

Efectos en la industria cárnica

El avance de los sustitutos de la carne y los lácteos ciertamente ‘costará’ a los sectores de la proteína animal una parte del crecimiento esperado de la facturación en los próximos años. Pero no se prevé que los volúmenes de ventas se vean presionados.

Lo mismo ocurre con las materias primas. Los proveedores de materias primas existentes se benefician de las ventas adicionales de sustitutos de carne y lácteos, pero los volúmenes esperados aún no ofrecen grandes oportunidades tangibles para los productores y procesadores de granos, semillas oleaginosas y leguminosas. Por supuesto, todo eso podría cambiar si la curva de crecimiento de los sustitutos de la carne y los lácteos se vuelve más pronunciada de lo que se espera actualmente. Sin embargo, el comportamiento del consumidor está cambiando lentamente, especialmente porque la carne y los lácteos han estado en el menú durante siglos.

Si miramos la historia, hay pocos ejemplos en el mercado de alimentos bastante conservador de productos innovadores que se hayan transformado por completo en dos o tres décadas. A pesar de los fuertes esfuerzos de marketing, un producto relativamente más saludable, un nivel de precios equivalente y un indicio de intervención gubernamental, por ejemplo, los refrescos dietéticos han tardado casi medio siglo en crecer hasta alcanzar una cuota de mercado del 32 % en Europa. La cerveza sin alcohol es de una fecha un poco más reciente, pero se necesitaron veinte años para duplicar la cuota de mercado hasta el 4 % actual. Los consumidores no cambian tan fácilmente.

Para alcanzar una cuota de consumo del 25 % en Europa, los sustitutos de la carne tendrán que crecer una media del 30 % anual hasta alcanzar los 11.000 kilotones en 2035. El impacto esperado para el sector cárnico europeo en el escenario del 25 % es aproximadamente el mismo que el impacto para el sector lácteo: una disminución de alrededor del 20 % o 13.000 kilotones.

En el escenario del 25 %, el impacto no se limita a la carne procesada, sino que también se reemplaza parcialmente la carne de músculo. En ese contexto, el sector porcino sería el más vulnerable. Las aves de corral son más baratas, de suministro flexible y están estrechamente alineadas con las tendencias de consumo esperadas. Finalmente, la carne de vacuno tiene una base relativamente estable debido a la producción lechera y los usos alternativos limitados de los pastizales.

El fuerte crecimiento de proteínas vegetales alternativas en el escenario del 25 % significa una mala noticia para los agricultores. En contraste con una demanda creciente de materias primas, se espera una demanda decreciente de alimento para animales debido a la reducción en el número de animales. Esto liberará muchos de los 60 millones de hectáreas de acres de granos y semillas oleaginosas en Europa. El efecto neto esperado de los dos movimientos opuestos sería de al menos 7,6 millones de hectáreas en el escenario del 25 %.

La mayor demanda de legumbres, oleaginosas, avena y cereales como materias primas para alternativas proteicas solo cubre parte de la pérdida de ventas en piensos para el ganado. La caída de la demanda de piensos, productos lácteos y cárnicos en el escenario del 25 % tendrá un impacto negativo en la economía rural de Europa. Algunos de los ganaderos y las tierras agrícolas se volverán superfluos. Algunos productores de granos y semillas oleaginosas tienen que buscar nuevos cultivos o un nuevo modelo de negocio. Ese es también el dilema para los gobiernos nacionales y europeos; que pueden contribuir a los objetivos climáticos y poblaciones más saludables, pueden crear el malestar social y social necesario a nivel local.

Fuente:

Publicidad