2 de julio de 2021 14:51 PM
Imprimir

Carbunclo: ¿Por qué hay que seguir tomando conciencia con la vacunación?

“La inmunización no fue realizada a todos los animales susceptibles que constituían los rodeos”, señala el informe del Dr. Ramón Noseda.

Guillermo D. Rueda

   En una muestra de su endemicidad, durante 2020 continuaron los aislamientos de Bacillus anthracis a nivel nacional. Así se concluye que, si bien ha aumentado el cumplimiento del programa de vacunación obligatorio por ley, aún no es eficiente en el control del stock en cada establecimiento ganadero.

   “La inmunización no fue realizada a todos los animales susceptibles que constituían los rodeos”, señala el informe del Dr. Ramón Noseda, del laboratorio Azul, que presenta —a través de la Cámara Argentina de la Industria de Productos Veterinarios (Caprove)— la situación en el país del carbunclo, una zoonosis que debe prevenirse y controlarse a través de la vacunación.

Desde la entidad se insiste en que, para encontrar una solución a esta situación, es importante que tanto los productores ganaderos como las autoridades sanitarias relacionadas con la salud animal tomen conciencia al respecto.

   “Una vez más, luego de 42 años de permanente evaluación de esta zoonosis, desde Caprove reiteramos que sólo la constancia de vacunar los bovinos anualmente, y eliminar en forma eficiente sus cadáveres, facilitará la disminución de la carga de esporas del Bacillus anthracis en los suelos y controlará esta zoonosis”, destacan.

   Los distintos indicadores evaluados demuestran avances significativos en sus logros, pero no los suficientes para su control.

   Algunos de los escenarios de evaluación epidemiológica de esta zoonosis son los siguientes:Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo

   —Área de Evaluación de Carbunclo rural en la provincia de Buenos Aires: constituida por 30 partidos, que involucra una población bovina de más de 12 millones de ejemplares, la mayoría en la Cuenca del Río Salado. Se detectaron brotes en Pehuajó y en Adolfo Alsina, manifestando casos esporádicos de carbunclo bovino. Se mantuvo el 10 % de la distribución porcentual para el período 1977-2020.

   —Azul: En el año 2004 se creó en el distrito la Zona de Alerta y Respuesta ante epidemia de ocurrencia natural, accidental o deliberada de B. anthracis. El último brote de carbunclo bovino se produjo en 2013 y, desde esa fecha, tampoco ocurren casos humanos. Por otra parte, desde su inicio hasta 2020 se vacunaron simultáneamente 3.604.169 bovinos contra aftosa y carbunclo.

   —Aislamientos en otros laboratorios de diagnóstico veterinario: cinco laboratorios de diagnóstico veterinario (4 de la provincia de Buenos Aires y uno de La Pampa), con similar metodología diagnóstica, procesaron —en este período— un total de 103 muestras aislando 13 cepas de Bacillus anthracis. Los datos demostraron una distribución porcentual del 13 %, lo que implica un incremento de 6 % respecto al anterior período. Específicamente en La Pampa, el Laboratorio Santa Rosa procesó 49 muestras en el período (2006-19), logrando aislar e identificar 50 cepas de Bacillus anthracis,

   —Partidos de la provincia de Buenos Aires involucrados con brotes de carbunclo: durante 2020 se relevaron dos brotes esporádicos de carbunclo bovino en los partidos de Pehuajó (1), y Adolfo Alsina-Carhué (1). “Esto demuestra la endemicidad de esta zoonosis; aunque se puede observar una evolución favorable cuando se compara con los 31 brotes ocurridos en 2013”.

   En el año 2020, Senasa aprobó para su uso y comercialización 29.495.040 dosis de vacuna anticarbunclosa de uso veterinario, unas 3.430.240 dosis más que en 2019.

   Por otra parte, en el relevamiento se evaluaron dos áreas de vacunación anticarbunclosa, a manera de seguimiento de las acciones del programa de vacunación obligatoria según la Ley 6703/61, Resolución 115/2014.

   La primera, área de Alerta y Respuesta (partido de Azul), en la que en 2020 se vacunó el 92 % de la población susceptible.

Fuente: lanueva.com

Publicidad