4 de julio de 2021 12:05 PM
Imprimir

Con presencia del ruralismo correntino, el campo organiza protesta nacional

Está prevista para el 9 de julio. Cri­tican las medidas del gobierno. Los ganaderos locales se concentrarán en las Cuatro Bocas de Saladas.

La Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias Regional Corrientes emitió un comunicado en el que anunció su adhesión a la movilización prevista para el 9 de julio en San Nicolás “en defensa de la producción, el trabajo y la educación”.

Se trata de una protesta que nació impulsada por productores autoconvoca­dos a través de las redes so­ciales y que ha tomado gran dimensión, de la mano de mensajes que llaman a re­clamar contra las políticas del Gobierno que perjudican al sector, como la interven­ción del mercado de la carne bovina.

Según explicaron produc­tores, la movilización del 9 de julio incluirá reclamos más allá de lo específico al sector como el cepo a las exportaciones de carne va­cuna o lo que los producto­res consideran como nuevos ataques a la propiedad pri­vada con los últimos casos de usurpaciones de tierras rurales en Santa Fe y Cha­co. “Además de los planteos productivos ya conocidos, vamos por la República, la libertad, la Justicia”, señala­ron.

Carlos Berecochea, in­tegrante de la Asociación de Sociedades Rurales de Corrientes, dijo que será el viernes desde las 10 y espe­ran que se extienda hasta el mediodía. “Será una jornada de protesta y rechazo a las medidas de suspensión a las exportaciones y el estableci­miento del cupo restrictivo del Decreto 408/21” de la Nación. 

“Se convoca y acompaña a las bases y autoconvoca­dos a la movilización que se va a realizar en las 4 Bocas de la localidad de Saladas”, comenzó contando Bereco­chea y detalló que “un grupo importante de ruralistas de la provincia irán a la loca­lidad de San Nicolás de los Arroyos”.

Es una medida que se re­plica a nivel nacional y Co­rrientes no quedó afuera. “Estas medidas afectan en general a la producción, la industrialización y sobre todo a la economía provin­cial y nacional con los cierres de frigoríficos que significan pérdida de miles de puestos de trabajo. Los productores no saben qué hacer con su hacienda de hibernadero”, agregó.

“A los correntinos nos afectan enormemente por­que tenemos la tercera pro­ducción de ganado bovino en el país”, cerró.

“En más de un año y me­dio de gestión del gobierno de Alberto Fernández, se ob­serva una política nacional con claro sesgo anticampo, con escaladas intervencio­nistas que ponen en riesgo distintas producciones, y por eso es plenamente en­tendible el creciente ma­lestar de los productores”, consideró la Mesa de Enlace provincial.

Asimismo, añaden: “En­tendemos también que hay problemas que trascienden al campo y son motivos de preocupación en toda la so­ciedad, lo cual convierte a esta movilización en un re­clamo multisectorial”.

“Por eso, nos adherimos a la movilización del 9 de julio en San Nicolás en defensa de la producción, el trabajo, la educación, el respeto a la propiedad privada, en un marco de libertad y federa­lismo, con pleno respeto a las leyes y la Constitución”, insistieron las entidades del campo.

En un comunicado, seña­laron que no es una marcha por el campo “sino por to­dos los argentinos honestos y trabajadores que aspiran a algo más que vivir de la li­mosna del Estado”. Dijeron que “si el Gobierno no da un giro de 180 grados en su polí­tica fiscal y económica, miles de pequeñas y medianas em­presas se sumarán a las que ya cerraron y millones de argentinos engrosarán el nú­mero de desempleados”.

En este sentido, los pro­ductores señalaron: “Sería un error creernos las úni­cas víctimas de la política antiproducción del Go­bierno”.

“Todos los argentinos trabajadores y producti­vos resultaron perjudica­dos por diversas medidas que obstaculizan o impiden su actividad, impuestas para obtener un rédito político, sostener un relato o frenar las consecuencias de una pésima gestión económica y sanitaria”, indicaron.

“Desde el cierre indiscri­minado de muchísimas ac­tividades, los controles de precios o la excesiva carga impositiva, hasta un discur­so que tolera y alienta los avances contra la propiedad privada, el Gobierno parece haber declarado la guerra a los trabajadores y las pymes desde el primer día”, añadie­ron.

Asimismo, recordaron cómo en diciembre de 2019, a pocos días de asumir, “el Gobierno inició su campaña contra el campo con un au­mento repentino de reten­ciones”. Y precisaron: “En el 2020 nos demostró que no son sólo enemigos del cam­po, sino de cualquiera que quiera vivir sin depender del Estado”.

“En aquella ocasión, los productores empezamos la lucha para defender el fru­to de nuestro trabajo. Pero, pocos meses después, la pandemia golpeó a nuestro país y decidimos postergar la pelea para aportar a la Patria haciendo lo que mejor sabe­mos hacer: producir”.s

EN EL DÍA DE LA INDEPENDENCIA HABRÁ UNA “GRAN MOVILIZACIÓN FEDERAL” DE PROTESTA.

Productores de la región advierten efectos ne­gativos con las nuevas medidas de exportación de la carne bovina. 

Gestión ante las provincias

En el transcurso de la semana, la dirigencia ru­ral puso en marcha el plan para destrabar la totalidad de las exportaciones de carne, que se mantienen limitadas tras la decisión del Gobierno nacional de restringir las ventas al ex­terior para lograr una baja del producto en el mercado interno. Por eso, distintos representantes el sector productivo mantuvieron reuniones con dos gober­nadores: el de Corrientes, Gustavo Valdés, y el de Chaco, Jorge Capitanich, y diez ministros de la Pro­ducción del Norte Grande.

El plan de la Mesa de En­lace para torcer la decisión del Gobierno ya comenzó. Nicolás Pino, presidente de la Sociedad Rural Argenti­na; Jorge Chemes, titular de Confederaciones Rurales Argentinas; Elvio Laucirica, vicepresidente de Conina­gro, y Martín Spada, vocal de la Federación Agraria Argentina, fueron recibi­dos por el gobernador de la provincia de Corrientes, Gustavo Valdés. Analizaron el impacto económico y la­boral de las limitaciones a las exportaciones de carne, y al finalizar el encuentro Valdés aseguró: “El cam­po es pilar del desarrollo y en ese horizonte debemos apoyarlo siempre”.

Pino destacó que el re­clamo del campo no es sólo sectorial, sino que “el cierre de exportaciones va a afec­tar a todos los eslabones de la carne y eso genera una situación de angustia y preocupación en toda la sociedad”.

La agenda de encuentros con los gobernadores con­tinuará con los mandata­rios de Mendoza, San Luis y La Pampa, y ya hay pedidos con los jefes provinciales de Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos.

Publicidad