9 de julio de 2021 19:41 PM
Imprimir

Un estudio de la Universidad de Duke señala diferencias nutricionales entre la carne de vacuno y los productos que buscan imitar la carne

Un equipo de investigadores de la Universidad de Duke (Carolina del Norte, EE.UU.), han hecho un estudio en el que han comparado 18 muestras de carne de vacuno procedente de animales alimentados a base de hierba con otras 18 muestras de productos alternativos a la carne hechos a base de vegetales. En las etiquetas sobre […]

Un equipo de investigadores de la Universidad de Duke (Carolina del Norte, EE.UU.), han hecho un estudio en el que han comparado 18 muestras de carne de vacuno procedente de animales alimentados a base de hierba con otras 18 muestras de productos alternativos a la carne hechos a base de vegetales. En las etiquetas sobre la información nutricional de estos últimos se enumeraban 13 elementos como proteínas, grasas y vitaminas, que también están presentes en la carne.

Los investigadores estaban observando específicamente el tipo y la cantidad de metabolitos que estaban presentes en cada muestra. Los metabolitos son sustancias producidas a través de los procesos reguladores en las células de un organismo, y el consumo de algunos de ellos se ha relacionado con varios beneficios para la salud.

Se prepararon 36 muestras en forma de hamburguesas: 18 hechas de carne de vacuno y 18 de productos sustitutivos. De los 190 metabolitos medidos, las concentraciones de 171 diferían considerablemente entre los dos alimentos. De hecho, las hamburguesas de ternera contenían 22 metabolitos que el sustituto no contenía, mientras que las hamburguesas sustitutivas contenían 31 metabolitos que no estaban presentes en la ternera.

Según los investigadores, “es importante que los consumidores comprendan que estos productos no deben considerarse nutricionalmente intercambiables”.

Entre los metabolitos encontrados en la carne de vacuno se encuentran nutrientes como creatina, espermina, anserina, cisteamina, glucosamina, escualeno y el ácido graso omega-3 DHA. Según los científicos, estos “tienen funciones fisiológicas, antiinflamatorias o inmunomoduladoras potencialmente importantes”.

“Descubrimos que existen grandes diferencias entre la carne y una alternativa a la carne de origen vegetal”, dice el científico principal, investigador postdoctoral Stephan van Vliet. “Es importante que los consumidores comprendan que estos productos no deben considerarse nutricionalmente intercambiables, pero eso no quiere decir que uno sea mejor que el otro”.

El estudio se describe en un artículo que se publicó recientemente en la revista Scientific Reports.

Fuente: Eurocarne

Publicidad