10 de julio de 2021 16:36 PM
Imprimir

Da Silva sobre fideicomiso del INC: “Hay que asumir que la plata generada en el campo queda en el campo”

Uruguay : En el proyecto de Rendición de Cuentas entregado la semana pasada al Parlamento Nacional, el gobierno dispuso, entre otras cuestiones, la creación de un fideicomiso que se nutrirá de las tasas afectadas a la compra de predios del Instituto de Colonización, por valores de entre 15 y 20 millones de dólares, que se destinarán a programas de vivienda

El senador nacionalista Sebastián Da Silva aseguró la rendición de cuentas trajo consigo el debate sobre la vigencia de la políticas de acceso a la tierra por parte del Estado y el rol del Instituto de Colonización.

El proyecto prevé la creación de un fideicomiso que se nutrirá con las dos tasas afectadas en la actualidad a la compra de predios por parte del Instituto Nacional de Colonización (INC). Por este concepto, el Estado recauda por año entre US$ 15 y US$ 20 millones, según la ministra de Economía Azucena Arbeleche. El objetivo es, con ese flujo de recaudación, emitir títulos para financiar el programa y duplicar los fondos destinados a relocalizar asentamientos.

Según Da Silva, el INC administra un patrimonio de casi 400 mil hectáreas, siendo quizás el latifundista más grande que tiene el país. Las tierras se adjudican a personas que quieran vivir en el campo produciendo. Para ello se adjudican campos con rentas subsidiadas a productores. El senador explicó que si se asume como un dato de la realidad, la creación del fondo para regularizar los asentamientos, el INC deberá contar a partir del año que viene con lo producido por el cobro de esas rentas , aproximadamente unos US$ 15 millones.

Siendo el presupuesto de Colonización cercano a los US$ 10 millones, quedarían US$ 5 millones para cumplir su cometido de permitir el acceso a las tierras de productores familiares. Estos US$ 5 millones equivalen hoy a un poco más de 1.500 hectáreas ganaderas Coneat 100. “Con esta superficie y aplicando el sentido común se podrían adjudicar unas 200 has a 7 familias. Adjudicar menos es condenarlos a que se fundan deslomándose trabajando”, escribió Da Silva en su cuenta de Twitter.

A través de un hilo, el senador transmitió que esas 200 has por familia tienen un acceso más barato y que hay un subsidio promedio de US$ 20 por hectárea por año, quizás alguno más de lo que hoy es el mercado de arrendamiento.

“Si en vez de comprar campos se genera un fondo de arrendamientos este subsidio podría impactar en 250 mil hectáreas. Ayudar con 20 dólares la renta a un promedio de 200 hectáreas, ayudaría a 1250 familias, jóvenes, personas, grupo de emprendedores que por su perfil necesitan esta ayuda para producir 1250 beneficiarios, produciendo, generando riqueza, y radicándo su actividad en distintos parajes, terminarían con esa angustiante espera de uruguayos que lo que tienen es la ilusión de poder ser patrones de si mismos trabajando”, agregó.

Da Silva explicó que de esta manera el cometido de Colonización se seguiría cumpliendo, habiendo también otros mecanismos, como hacer un fideicomiso para garantías de rentas, para subsidiar tasas de intereses bancarios, o concursos para ideas innovadoras en los campos.

“Pero cumpliendo nuestro sueño: más gente viviendo del campo, interactuando, aprendiendo y produciendo, pero sin depender del asesor de turno, del político de turno o de la moda de turno. Sino del esfuerzo de sí mismo, virtud señera del ser oriental. Hay que asumir que la plata generada en el campo queda en el campo, en inversiones, en liquidez de los pueblos y multiplicando por seis todo lo que sale porteras afuera de lo que el país más campero del mundo produce”, concluyó.

Fuente: El Pais

Publicidad