12 de julio de 2021 12:17 PM
Imprimir

Quejas de los ganaderos de porcino alemanes ante los bajos precios del cerdo vivo y las exigencias en materia de bienestar animal

Aseguran que tiene pérdidas de 30 euros por animal

Con el precio medio a 1,48 euros/kg por el cerdo vivo a la entrada en matadero, junto al incremento de los costes de producción animal tanto en materia alimentación como en salarios y energía, los ganaderos alemanes están perdiendo más de 30 euros por cada animal que crían, según la organización ISN. Ante esto, según aseguran, “con precios tan bajos es imposible satisfacer las crecientes demandas de bienestar que demandan las cadenas de supermercados.

La cotización del cerdo de matanza alemán se ha mantenido sin cambios, por cuarta semana consecutiva, en 1,48 euros el kilogramo. Según ISN, estos precios persistentemente bajos acarrean enormes pérdidas tanto a los criadores de cerdas como a los de engorde.

Según ISN, los precios habrían caído esta semana si la Vereinigung der Erzeugergemeinschaften für Vieh und Fleisch (VEZG) no hubiera frenado la intención de los mataderos de bajar aún más los precios.

Según ISN, cualquier margen de maniobra al alza está siendo cortado de raíz por las presiones actuales sobre los precios. “Dado que los criadores de cerdos han estado en números rojos durante meses, se necesita con urgencia un aumento significativo de precios”, dijo ISN.

ISN apunta a la gran oferta de carne en el mercado europeo como una de las causas de los bajos precios actuales. Dado que China importa menos carne, los países orientados a la exportación como España, los Países Bajos y Dinamarca están intentando vender sus excedentes en el mercado de la UE. La mayor demanda por la relajación de las medidas frente a la covid-19 y la mejora de las condiciones climáticas no logra compensar esta mayor oferta de carne.

ISN también cuestiona el precio en el que incurren los criadores de cerdos alemanes en comparación con colegas de otros países de la UE. Con sus precios de cerdo ajustados, Alemania se encuentra en la parte inferior de la escala de precios. Por ejemplo, la diferencia con España es de 50 céntimos, con Dinamarca de 20 céntimos, con Francia de 18 céntimos y con Holanda de 11 céntimos. A los ojos de ISN, estos son mundos de diferencia.

ISN subraya que los precios persistentemente bajos de los cerdos de matadero están afectando especialmente a los productores alemanes. Esto se debe a que los costos de criar cerdos han aumentado drásticamente en los últimos meses. Los costos de los piensos, por ejemplo, han aumentado casi un 25% desde el otoño pasado. Además, ISN también apunta al aumento constante de los costes energéticos y de personal.

ISN ha calculado que los criadores de cerdos de engorde sufren actualmente una pérdida de más de 30 euros por cada cerdo. Los productores de cerdas también son absorbidos por este precio mínimo. Debido a la difícil situación del mercado, los cebaderos compran menos lechones. Esto repercute en la cotización de los lechones, que ha caído a 42,00 euros. La producción rentable de lechones tampoco es posible a este nivel de precios, dice ISN.

Además, ISN estima que cada vez hay más exigencias en materia de bienestar animal y para cumplir con los requisitos, los ganaderos tienen que invertir mucho en sus explotaciones ganaderas. Inversiones realizadas a precios corrientes no rentables. Además, la situación actual no inspira confianza entre los criadores de cerdos en que la carne de los cerdos de engorde con un mayor nivel de bienestar pueda eventualmente venderse a un precio razonable.

“Solo cuando los criadores de cerdos obtengan un buen precio por la carne de los cerdos de un establo común en la actualidad, podrán hablar sobre el futuro de los animales de los establos con un mayor nivel de bienestar animal”, según ISN.

Fuente: Eurocarne

Publicidad