14 de julio de 2021 16:40 PM
Imprimir

“La cuota social de langostino deberían tenerla los frigoríficos”

Oscar Poletti, presidente de CAFREXPORT, fijó la posición de la cámara que agrupa a los frigoríficos exportadores. El dirigente reconoció que sería difícil de lograr y subrayó la importancia que tendrá para generar valor y trabajo en Mar del Plata.

Oscar Poletti fue uno de los dirigentes que el lunes por la mañana fueron sorprendidos por el llamado de Carla Seain para que acuda a la Delegación de Pesca Provincia en Mar del Plata. La Subsecretaria de Agricultura, Ganadería y Pesca del Ministerio de Desarrollo Agrario venía en ruta y convocaba a una reunión con carácter de urgencia.

La funcionaria planteó a la mayoría de los actores pesqueros de la ciudad la posibilidad de impulsar el pedido de cuota social de 2500 toneladas de langostino para que sean reprocesadas en la Provincia de Buenos Aires. Mayoría porque no hubo representantes del SOIP, el Sindicato de Obreros de la Industria del Pescado, los principales beneficiarios en caso de que la medida se cristalice.

“Nosotros planteamos que la cuota sea para los frigoríficos como ocurre en la Patagonia de modo de hacer acuerdos con armadores para que salgan a pescar esa cuota y tener garantizado el acceso a la materia prima. Igual creo que es difícil que prospere porque los armadores no quieren saber nada con eso”, dice Poletti en el despacho de Pampa Fish.

REVISTA PUERTO: ¿Y qué cree que terminará sucediendo?

OSCAR POLETTI: Lo que creo que sucederá es que habrá un listado de frigoríficos habilitados para reprocesar esa cuota. Acá hacemos hincapié en esto, deben ser lugares apropiados, con instalaciones y trabajadores capaces de hacerlo. Personal calificado y registrado. Después tenemos que enfrentar ese debate, cooperativa si, cooperativa no, pero mínimamente tiene que haber cierto respaldo. Creo que irá por ese lugar; que habrá un listado de barcos y de frigoríficos.

RP: ¿Cuánto trabajo se puede generar con 2500 toneladas de langostino?

O: Depende lo que hagas. Si haces valor agregado como pelado y desvenado, 15 operarios en un día de trabajo hacen 100 cajones de langostino fresco. Con peladoras, planillera, peones en la primera etapa del descabezado y pelado. Después en frigorífico se lo calibra y congela en el giro freezer. Si haces cola bloque serán un poco menos.

RP: ¿Hay alguna otra diferencia con los armadores más allá de quien tendrá la propiedad de la cuota?

OP: Otro planteo que hicimos y se debatió en la reunión es quién puede pescar esa cuota. Los armadores quieren que se les dé solamente a barcos que tienen permiso de langostino y nosotros decimos que no, que podamos hacer alianzas con cualquier barco, siempre dentro de los parámetros que rigen la pesquería, aun los que no tienen permiso para langostino. Existe la jurisprudencia en Santa Cruz, con algún barco que entiendo que no tiene historia ni antecedentes y sin embargo lo pescan.

RP: ¿Pero eso no resentiría aún más la provisión de merluza en Mar del Plata?

OP: Es que ya está totalmente resentida. Es como cuando enfrentás a un enemigo poderoso al que no podés vencer, solo te queda aliarte. Eso pasa con los barcos que se fueron al langostino: al principio, como cámara, queríamos que se queden a pescar merluza. Eso es un hecho, al armador le conviene el langostino y la merluza seguirá faltando. Lo que hay que hacer es que venga langostino a Mar del Plata y generar el trabajo que se perdió con la caída en el reproceso de merluza. Es una gran oportunidad el langostino y el calamar para el reproceso. Mar del Plata debería aprovechar para hacer ese reproceso de pescado que hoy lo hace Perú, Ecuador, Tailandia.

RP: ¿Qué cantidad de frigoríficos cree que están dispuestos a reprocesar langostino?

Hay que ver el interés de cada uno, aunque con una cuota semejante creo que serían muchos los interesados en participar. Nosotros en Pampa Fish ya estamos metidos en el negocio, haciendo una parte para Iberconsa y otra parte por nuestra cuenta, en alianza con un par de barcos. A nosotros esta temporada nos costó mucho aprovisionarnos de langostino fresco. Hablé con la mayoría de los armadores que van a pescar al sur, pero nunca pudimos acordar… todos terminaron haciendo acuerdos con frigoríficos en Patagonia, aun cuando podíamos aplicar el mismo esquema, es decir, les damos los cajones, el hielo, los camiones para el flete, el mismo servicio que le dan allá. Pero por distintas cuestiones tienen alianzas con ellos y nos cuesta conseguir materia prima fresca. Esa incertidumbre genera que muchos socios teman ingresar en un negocio cuando no ven un langostino. No ven la merluza y tampoco langostino. Nosotros terminamos acordando con el armador del buque María Rita, cuyo puerto de asiento es Comodoro Rivadavia.

RP-Lo saco de la coyuntura de la cuota social. ¿Cómo vienen con la temporada?

OP: Es una temporada irregular. Iberconsa está muy bien organizada y tienen una continuidad todo el año. Lo que deberíamos copiar acá para tener trabajo continuo, fresco y congelado, como puede también generar el calamar, que suple la falta de materia prima como la merluza. El reproceso es la oportunidad para Mar del Plata y no deberíamos desaprovecharla.

Las expectativas de la zafra eran muy altas, todos coincidían en que sería mayoritariamente de talla L1, L2, y la verdad es que no vimos ni abundancia ni gran tamaño. En general es mediano tirando a chico y no ha habido continuidad en la provisión. El langostino llega fresco. Los camiones esperan al barco, descargan y vienen para Mar del Plata. Tenemos 22 horas de viaje. La diferencia descargando en Camarones para reprocesar en Madryn o en Mar del Plata, son entre 10 y 12 horas arriba de un camión refrigerado. La calidad termina siendo la misma.

RP: ¿Qué respuesta están teniendo del mercado?

OP: Al no haber tanta captura, los mercados de valor agregado como Estados Unidos y Europa están dinámicos, con demanda. Con Brasil estamos empezando de a poquito. Nuestros clientes habituales de merluza en bolsitas comienzan a pedir langostino, particularmente pelado y devenado. Entre un 20 y 30 por ciento del próximo camión iría con langostino.

Publicidad