19 de julio de 2021 19:46 PM
Imprimir

Misiones produce biofertilizantes rumbo la agricultura sustentable

Estudios muestran excelentes resultados en zonas productivas del interior. Con este novedoso producto se busca desplazar a los agroquímicos, cuidar el medio ambiente y lograr la soberanía alimentaria con calidad y salud.

El Gobierno de Misiones trabaja en un programa que busca profundizar la elaboración, distribución y utilización de fertilizantes orgánicos en las chacras y unidades productivas, para favorecer el crecimiento y aumentar la productividad de las plantaciones de la agricultura familiar, cuidando el medio ambiente y buscando lograr la soberanía alimentaria, sin descuidar la calidad y salud para los misioneros.

Los primeros ensayos mostraron grandes resultados en el interior provincial. Hace pocas semanas se realizó la primera evaluación, donde se pudo observar un gran desempeño de las producciones a las que se aplicó este biofertilizante.

En las mismas condiciones de producción y cosecha, mostraron crecimiento, robustez y productividad superior a aquellos casos donde no se aplicó el producto.

El bioinsumo es desarrollado y distribuido por el Ministerio del Agro y la Producción, en conjunto con la empresa Agro sustentable, que se dedica a los insumos orgánicos.

La gestión de Oscar Herrera Ahuad pretende llegar con este producto a todas las chacras misioneras, fomentando la disminución del uso de agroquímicos y fertilizantes de síntesis química y apalancando el liderazgo provincial en el cuidado del medio ambiente.

Según explicaron desde el Ministerio del Agro, el producto es denominado “fertilizante foliar orgánico” o GTG. El mismo es en gran parte de origen animal y ayuda a contrarrestar diferentes problemáticas en el proceso de crecimiento de la planta como las altas temperaturas, la humedad o sequía en exceso, entre otras.

Al fertilizante se suma también un insecticida de similares características orgánicas, que evita que las plagas dañen el cultivo. Por ahora, se analizan los beneficios productivos y económicos de la aplicación del bioestimulante y el bioinsecticida.

Las primeras evaluaciones son muy optimistas y apuntan a que, en un período de tiempo, se pueda reemplazar el uso de agroquímicos nocivos para la salud y el ambiente. Este proyecto cuenta con profesionales calificados a los que se les asignó un área de trabajo con los cultivos predominantes de la zona para el seguimiento y estudio de los mismos.

En Gobernador Roca, las plantaciones de lechuga, acelga, perejil y espinaca mostraron muy buenos resultados. Los números arrojaron que, en el caso de la lechuga, el crecimiento por invernadero fue de casi 20 kilos más que en situaciones normales. En cuanto a las demás hortalizas mencionadas, el incremento ronda el 35%.

El resultado es visible en cuanto al tamaño y contextura de la planta, ya que presenta mayor cantidad de hojas lo que permite armar mayor cantidad de mazos sin utilizar la totalidad de la planta.

En Cerro Azul la plantación de pepino aumentó un 10% y el banano mostró mayor desarrollo de la planta, mayor tamaño de hojas y de un color verde más intenso, lo que de- muestra un mayor rendimiento y rentabilidad.

Los buenos resultados se trasladaron a Oberá, Campo Viera y Alberdi, con el tratamiento en plantaciones de té y yerba. La producción de té mostró un aumento del 45% donde el cultivo tratado registró 26 kilos contra 18 kilos del no trata- do. En cuanto a la yerba, se logró aumentar la producción hasta un 17% más que en condiciones normales.

Todos estos resultados se comparan y se extraen de un sistema que cuenta con una parte de la plantación que es tratada y otra que no lo es. Los mismos pueden variar en función de la zona en donde se realiza la plantación y sobre todo del clima.

Otro factor influyente es el número de ocasiones en que se aplica el fertilizante y en qué período de tiempo. Un último factor, pero no menor, es el método de plantación que se utiliza, ya que los plantines muestran mejores resultados que en el sistema de siembra directa, debido a que la distribución espacial de las plantas es mejor y existe menor competencia por recursos, esto permite mejorar la respuesta al fertilizante.

El rol del Gobierno provincial

Además del sustento económico y las gestiones, las diferentes áreas de gobierno programan charlas y jornadas de capacitación. En distintos puntos de la provincia se llevan a cabo jornadas para difundir los beneficios y manejo de estos productos. Con ello se busca un adecuado uso y aprovechamiento de los mismos con el apoyo de los técnicos que llevan adelante este proyecto.

“Este programa de desempeño sustentable se suma a los ya impulsados por el Estado provincial, como la iniciativa en la utilización de paneles fotovoltaicos a lo largo y ancho de la provincia. Que el misionero tenga a su alcance frutas y verduras, yerba y té cultivados de forma sustentable con bioinsumos proporcionados por el Estado provincial, al cuidado de productores misioneros, supervisados y acompañados por profesionales locales demuestra los avances claros en la soberanía alimentaria que enorgullece y alienta a todo el entramado social a continuar por este camino”, indicaron desde el Ministerio del Agro.

Publicidad