20 de julio de 2021 11:06 AM
Imprimir

Potencian el manejo productivo de la ganadería ovina familiar

Técnicos y productores se reunieron en la capacitación llevada adelante por el Ministerio de Desarrollo Agrario bonaerense, Ley Ovina UEP BA, el INTA y el Senasa para potenciar la producción de esta cadena.

A nivel nacional, el sector ovino tiene un alto potencial de desarrollo. Según indicó el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), la exportación de Carne Ovina creció un 38% de enero a octubre de 2020, certificando envíos por 3.892 toneladas a China, Omán, Israel, Brasil y España, entre otros destinos.

La provincia de Buenos Aires, por sus condiciones agroecológicas, económicas y climáticas, sumadas a la disposición de biotecnologías, tecnologías de procesos y capital humano capacitado, tiene un enorme potencial para incrementar la producción y calidad de su carne.

En este favorable contexto el Senasa, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), y el Ministerio de Desarrollo Agrario de la provincia de Buenos Aires (MDA) – Ley Ovina BA llevaron a cabo la capacitación  “Manejo integral de la ganadería ovina familiar en áreas periurbanas y rurales” de la que participaron 150 personas.

Durante nueve encuentros, con una duración de un poco más de dos meses,  se reunió a técnicos, productores y más actores del sector ovino que intercambiaron conocimientos y experiencias sobre el manejo, las buenas prácticas y el potencial de este tipo de producciones con una mirada especial en cuanto a proximidad a las ciudades.

La propuesta -abierta y gratuita- estuvo dirigida principalmente a productores y productoras de ovinos a escala familiar que habitan en zonas periurbanas de grandes ciudades así como pequeñas poblaciones rurales de la Provincia de Buenos Aires. Asimismo, cabe destacar que se sumaron al curso asistentes que  pertenecían a todas las regiones del país, e incluso se conectaron interesados de México, Colombia, Paraguay, Uruguay, entre otros países de América Latina, y España.

El interés y diversidad de participantes de la cadena ovina muestran que es un tema que es necesario profundizar.Compartir

Entre las temáticas abordadas se destacó el manejo nutricional y sanitario de las majadas; su ciclo reproductivo; la comercialización y promoción de la producción; el proceso de faena y de la esquila y los usos de la lana. A pedido de los participantes, se agregó un capítulo especial de control de predadores.
Los asistentes tuvieron la posibilidad de plantear además sus dudas y comentarios en el chat en vivo de cada clase, para después recibir la devolución de los disertantes en el final de cada sesión.

El equipo organizador destacó la impronta de contar en cada encuentro con una programación que incorporó disertaciones técnicas y experiencias de las familias o grupos, que con mucha generosidad compartieron sus trayectorias en la ganadería ovina.  De esta forma, los asistentes tuvieron la posibilidad de plantear además sus dudas y comentarios en el chat en vivo de cada clase, para después recibir la devolución de los disertantes en el final de cada sesión.

La capacitación consistió en un trabajo articulado interinstitucional. Al respecto, Lucía González Espinoza, coordinadora de Agricultura Familiar del Senasa destacó los resultados y el atractivo de la iniciativa.  “El interés y diversidad de participantes de la cadena ovina muestran que es un tema que es necesario profundizar. Apostamos a eso”.

Por su parte, Marcos Hall, director de Institutos de Investigación y Desarrollo para la Agricultura Familiar (IPAF) Región Pampeana, sostuvo: “Nos llevamos de este curso nuevos aprendizajes, nuevas herramientas y también nuevos desafíos que claramente fueron de utilidad para todos los asistentes”.

Andrés Polack, director de INTA AMBA, señaló la riqueza del material técnico proporcionado en las jornadas y la importancia de los testimonios y las experiencias de los productores y productoras. “En este contexto de pandemia pudimos aprovechar las ventajas de las herramientas digitales que permitieron no sólo la participación sincrónica desde diferentes regiones sino también la distribución de un material didáctico que ahora queda disponible para todo el mundo”, resaltó el funcionario.

Cada uno de los encuentros se propuso desarrollar las principales temáticas que forman parte de la agenda de trabajo de los productores y productoras, con el foco puesto en dar a conocer y fomentar la incorporación de innovaciones tecnológicas en las majadas ovinas familiares. Se privilegió la mirada agroecológica de estas propuestas técnicas, así como la presentación y evaluación de las distintas herramientas de promoción y visibilización del sector ovino familiar de la provincia.

“Se han tocado casi todos los temas del quehacer de la producción ovina”, afirmó Ismael Faverio, coordinador Ley Ovina UEP Buenos Aires. “Este curso demuestra la importancia de trabajar en equipo y de forma interinstitucional”, añadió y destacó que “cada vez más, los productores se van asociando y van armando mesas provinciales, regionales y también locales; cada una de ellas con su propia identidad. La actividad ovina nos une”.

Entre otros de los organismos e instituciones públicos y privados que intervinieron se destacan: Secretaría de Agricultura Familia, Campesina e Indígena (SAFCI), PROLANA BA, Laboratorio de Biotecnología Ovina INTECH de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM); la Facultad de Ciencias Veterinarias (FCV) de la UBA, la Universidad del Centro (UNICEN), el Centro Educativo para la Producción Total (CEPT) Nº 32, el Movimiento Campesino de Córdoba y Wildlife Conservation Society Argentina – Alianza Gato Andino.

Publicidad