20 de julio de 2021 12:05 PM
Imprimir

España es uno de los mayores exportadores de tiburones del mundo

Es el país que más importa y exporta tiburones de todo el Mediterráneo y uno de los mayores comercializadores del mundo, solo superado por Corea del Sur

Más de 200 países importan y exportan carne de tiburón y raya. Un negocio millonario que facturó más de 2.200 millones de euros entre 2012 y 2019. Y, aunque nos pueda parecer sorprendente, España es uno de los principales países que participa de este negocio.

Así lo alerta un nuevo informe de WWF, presentado con motivo del Día Internacional de los Tiburones. Esta organización ha desvelado que España es uno de los mayores comercializadores de tiburón y rayas del mundo.

“tiburones en Baleares, tintoteraras, fundación Marilles Otras Fuentes

El estudio titulado ‘Tiburones en el Mediterráneo: una llamada a la acción’, WWF recuerda que más de la mitad de las 80 especies de tiburones y rayas del Mediterráneo están amenazadas y casi un tercio en peligro de extinción. La sobrepesca es la principal causa de esta situación, según el informe.

Es un comercio global, donde España tiene un papel protagonista, que requiere mejorar la gestión, una mayor fiscalización y transparencia para hacer frente al rápido declive sufrido en años recientes por las poblaciones de los tiburones y las rayas

WWF

Un triste dato que también corroboró un estudio de la Universidad de Barcelona publicado la semana, del cual os informamos en La Vanguardia, que evidenciaba que algunas especies de tiburones, como el peregrino y la mielga, están en declive poblacional en la Costa Brava, e incluso puede que las musolas hayan desaparecido debido a la presión pesquera en esta región marina del litoral de Catalunya.Lee también

Comemos más tiburón de lo que nos imaginamos

Aunque las aletas de tiburón suelen ser mucho más caras que la carne de tiburón, el comercio mundial de carne de tiburón y raya es mayor que el de aletas, tanto en volumen como en valor.

Este mercado mundial está dominado por España que exporta carne de tiburón a 85 países y territorios diferentes, siendo los puentes comerciales más importantes entre Japón y España, Reino Unido y España, Portugal y España, Japón y Panamá; y China y Japón.

El informe expone que la carne de tiburón y raya cruza más de 200 fronteras, y España desempeña un papel clave como comercializador, además de consumidor.

Seguramente muchas personas que estén leyendo este artículo piensan que nunca han comido carne de tiburón, pero seguramente lo han hecho cientos de veces sin saberlo.

El cazón, una tapa muy típica en Andalucía, es un pescado de la familia de los tiburones.
El cazón, una tapa muy típica en Andalucía, es un pescado de la familia de los tiburones. Alfonso de Tomas / iStock

En España la carne de estos animales se vende con nombres regionales que puede disfrazar la especie del pescado. Por ejemplo, el cazón, que se prepara en adobo y que es una tapa muy típica en Andalucía, es un pescado de la familia de los tiburones.

Estamos comiendo más carne de tiburón y raya de lo que creemos, y esto está sucediendo en todas partes, incluso en Europa, con graves consecuencias para algunas especies que ya están en peligro de extinción

Simon NiedermuellerIniciativa Marina Mediterránea de WWF

“Estamos comiendo más carne de tiburón y raya de lo que creemos, y esto está sucediendo en todas partes, incluso en Europa, con graves consecuencias para algunas especies que ya están en peligro de extinción”, dice Simon Niedermueller de la Iniciativa Marina Mediterránea de WWF.

España tiene un papel clave

La WWF considera que España tiene un “papel clave” en su conservación porque “es un comercio global, donde España tiene un papel protagonista, que requiere mejorar la gestión, una mayor fiscalización y transparencia para hacer frente al rápido declive sufrido en años recientes por las poblaciones de los tiburones y las rayas”, alerta la organización en un comunicado.

Además, la Unión Europea se ha consolidado como el principal suministrador de los mercados del sudeste y el este de Asia. Concretamente, según el informe, sus propias exportaciones e importaciones representan alrededor del 22% del comercio mundial total de carne de tiburón.

WWF reclama más transparencia y trazabilidad en el comercio de la carne de tiburón y medidas más decididas de conservación. También pide a los consumidores que eviten comprar o comer carne de tiburón y raya a menos que provengan de fuentes sostenibles y rastreables, por eso recomienda preguntar qué tipo de especie es un pez, cómo fue capturado y de dónde proviene antes de comprarlo. Además, reitera su petición a los organismos regionales de pesca para que promuevan acciones ambiciosas para detener el declive de estas especies.

Publicidad