20 de julio de 2021 12:32 PM
Imprimir

La bajante del río Paraná afectó gravemente al complejo agroexportador

La bajante del Río Paraná afectó el nivel de embarques de maíz y derivados de soja del complejo agroexportador, de acuerdo a un relevamiento de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR). Si bien los niveles de molienda se encuentran en niveles récord, el actual estado de la vía navegable impactó de lleno en los despachos, situación que […]

La bajante del Río Paraná afectó el nivel de embarques de maíz y derivados de soja del complejo agroexportador, de acuerdo a un relevamiento de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR). Si bien los niveles de molienda se encuentran en niveles récord, el actual estado de la vía navegable impactó de lleno en los despachos, situación que tendrá un correlato en el ingreso de divisas, que cerró el primer semestre del año en 16.600 millones de dólares.

La industria emplazada en el up river rosarino procesó durante 2021 unas 18 millones de toneladas de soja, unas 2,5 millones más en relación al mismo período del año pasado. Pero a la hora de contabilizar los embarques de junio, entre harina y pellets de soja se enviaron 2,49 millones de toneladas, una caída de 2% con respecto a mayo y un 12% menos en la comparación interanual. “Además, es el volumen más bajo para igual mes desde la campaña 2017/18”, advirtieron desde la entidad bursátil.

El aceite de soja también sintió el impacto de este escenario. De acuerdo a la BCR, el volumen despachado durante el último mes alcanzó 553.000 litros, una merma superior al 10% en comparación interanual. Este retroceso en los envíos se conoce mientras la cotización de los subproductos del complejo sojero transita un período bajista. En la última rueda comercial en Chicago, el aceite cayó 11,2 dólares y cerró en 1.416,4dólares la tonelada, mientras que la harina cedió 2 dólares y cotizó en 391,6 dólares la tonelada.

En maíz, el panorama es diferente, porque los despachos crecieron en relación al mes pasado, aunque cayeron en relación al mismo período de 2020. Durante junio, el volumen despachado del cereal desde todas las terminales portuarias del país totalizó 4 millones de toneladas, un 20% más que durante el mes de mayo, aunque un 11% menos respecto de junio de 2020.

En este punto, el dato a tener en cuenta es la logística portuaria al momento de realizar los embarques. En Rosario se concentran la gran mayoría de plantas de molienda de oleaginosas que posee el país y cuando baja el nivel del río, los buques no pueden completar la carga en otros puertos. En la vereda opuesta, cuando deben salir desde el Gran Rosario con una carga en bodega inferior a la total disponible como ocurre actualmente, pueden completar la carga en los puertos del sur bonaerense, como Quequén y Bahía Blanca.

En la recta final de la campaña gruesa 2020/21, quedan por cosechar unas 2,7 millones de hectáreas, que de mantenerse el actual nivel de rindes representan cerca de 20 millones de toneladas. Esta situación abre dos interrogantes, vinculados a la logística para movilizar esa producción y la volatilidad de los precios en el mercado de Chicago.

De esta superficie que queda por levantar, unas 2,1 millones de hectáreas se encuentran en el área de influencia de las terminales portuarias rosarinas. De mantenerse la bajante del Paraná, los buques deberán completar su carga en los puertos bonaerenses, con el consiguiente incremento en costos de logística para el sector.

En Estados Unidos, la producción de soja y maíz se encuentra por debajo de las estimaciones iniciales del mercado, situación que imprime una tónica alcista a los precios, aunque las lluvias hacen oscilar la aguja y genera bajas bruscas, en donde un cultivo puede caer en las pizarras bursátiles hasta más de 30 dólares en un día, como ocurrió con la soja.

FUENTE: BAENegocios

Fuente:

Publicidad