21 de julio de 2021 12:09 PM
Imprimir

La lombricultura, desde lo profundo de la Tierra

No es común especular sobre una lombriz; se puede experimentar asco o impresión al tenerlas en la mano o en el jardín, por su desagradable aspecto; empero, hay hamburguesas que se ofrecen preparadas de lombrices californianas; de donde se derivan el compostaje y la lombricultura, o vermicultura ; dos de los cinco más conocidos sistemas […]

No es común especular sobre una lombriz; se puede experimentar asco o impresión al tenerlas en la mano o en el jardín, por su desagradable aspecto; empero, hay hamburguesas que se ofrecen preparadas de lombrices californianas; de donde se derivan el compostaje y la lombricultura, o vermicultura ; dos de los cinco más conocidos sistemas de aprovechamiento de residuos; consistente ésta en criar lombrices para fertilizantes agrícolas de óptima calidad y carne fresca o harina, como opción de consumo hacia lo orgánico.

La lombricultura, consiste en la elaboración de abono orgánico de pulpa de café o estiércol de ganado, utilizando la lombriz californiana.(FAO). Las lombrices son como de color amarillo, color rojo púrpura, miden entre 8 y 10 cms, son ciegas, y así cavan, cavan en la tierra; participando de esta manera “ en la aireación, fertilización y formación del suelo,” no les gusta la luz, se les encuentra en los primeros 15 cms del suelo; no tienen pulmones; tienen cerebro, músculos e intestino, 5 corazones y 6 pares de riñones; es muy prolífera, produce 13000 lombrices en un año, así viven 15 años; sin importarles el clima, tragan, comen con voracidad todo tipo de desechos agropecuarios, algunos con olor desagradable, consumen aproximadamente su propio peso diario de materia orgánica. La dieta de las lombrices incluye ordenes de basuras, desperdicios de mataderos, estiércol de especies domésticas, frutas y tubérculos no aptos para el consumo humano. Las lombrices excrementan el 60% de lo que consumen, transformándolo en abonos. “El alimento que se les proporcionará será materia orgánica parcial o totalmente descompuesta. Si no es así las elevadas temperaturas generadas durante el proceso de fermentación (hasta 75º C), matarán a las lombrices.” (infoagro). Es uno de los animales más interesantes que existen (Janire Manzanas); otros se preguntan, si es el animal perfecto. (Maritza Padilla Valdés).


Sale a la luz, la participación de la academia y la gastronomía en la lombricultura latinoamericana y nacional. “Una sencilla investigación sobre el compostaje, y específicamente la lombricomposta”, realizada por varios alumnos de primer semestre de Ingeniería Civil de la Universidad autónoma del Estado de Hidalgo, con base en el modelo de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, 2009, determina que se necesitan nueve productos o elementos para en la casa, edificio, en el jardín o en la terraza, incurrir en este oficio, tan echado de menos en Colombia, y punto clave para el impulso de ese oficio.

Se necesita un huacal de madera; que se recubre con hule negro, al que se le hacen unos orificios en la parte de abajo. El guacal se va llenando sucesivamente con una capa de tierra negra, una capa de cascarones de huevo y residuos de verdura (pedazos de limón, calabaza, jitomate, cebolla, etc.); sobre las cuales se colocan las lombrices rojas californiana y una capa de estiércol, después agua. Los guacales deben estar a salvo de aves, roedores y hormigas que puedan malograr el cultivo.

“Cada semana, la lombricomposta se volteó y humedeció, para lograr una humedad recomendada de 70%. Así procedimos durante 4 a 8 semanas, hasta que nuestra lombricomposta maduró para poder utilizarla como abono de las áreas verdes del instituto”. Durante ese tiempo el área va adquiriendo un olor semejante al de tierra mojada. En un trabajo realizado por la Universidad Nacional Autónoma de México, se evaluó la aplicación de la lombricultura en la transformación de lodos de depuradoras urbanas, estimándose la capacidad de adaptación de la lombriz roja de California a distintas mezclas de lodos con otros residuos orgánicos, así como la calidad agronómica de los productos resultantes.


Desde 1936 la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, lleva a cabo el proyecto de Lombricultura, a partir de residuos orgánicos que quedan en las cocinas de las cafeterías, ubicadas dentro de la PUB; que procesados, se transforman en abonos líquidos y sólidos de alta calidad, que se usan para el mantenimiento de los jardines y plantas que existen en las 13 hectáreas que abarca el campus. Así se ahorra la compra de abonos y fertilizantes, y disminuye el peso de las canecas de basura. La Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), otorgó patente de invención a la harina de lombriz como sustrato de fermentación, una alternativa para empresas de alimentos o fabricantes de bebidas alcohólicas, proyecto dirigido por Liliana Serna Cock, docente de la U.N. de Colombia, Sede Palmira.


Las lombrices, las preparan rostizadas, empanizadas, con huevos revueltos o en salsa de tomate. “Son fuente de proteína y la literatura las refiere como alimento indicado en niños desnutridos o con anemia. Para ingerirlas se deben lavar con agua limpia y remojarlas durante una noche o un día. Después, se preparan al gusto”, dijo Laureano García, técnico de un proyecto de lombricultura en Guatemala, donde ha aumentado el abono orgánico de pulpa de café producido por lombrices. La lombricultura se hace cada vez más importante, si se tiene en cuenta el aumento del tamaño de las ciudades, con la consiguiente generación de más residuos orgánicos, con los efectos negativos que producen y desangre económico de los presupuestos municipales en su gestión, que la mayor de las veces es calificada de indebida.

Por: Luis Eduardo Forero Medina

Publicidad