21 de julio de 2021 20:47 PM
Imprimir

Posible reforma de la certificación kosher pone a los partidos religiosos en pie de guerra

Un proyecto de Matan Kahana, ministro de Asuntos Religiosos, busca que agencias privadas puedan expedir sellos de kashrut.

Los partidos religiosos ultraortodoxos y el Gran Rabinato entraron en estado de alerta. Matan Kahana, ministro de Asuntos Religiosos, dio a conocer un plan que cambiaría de raíz la forma en la que se certifica la comida kosher.

“El sistema de kashrut del Estado de Israel necesita ser optimizado significativamente”, dijo Kahana en un video. “La revolución que estoy liderando fortalecerá al Gran Rabinato y creará una competencia que mejorará el kashrut, así como también reducirá el precio de la certificación kosher para las empresas”.

El plan de Kahana establece una serie de agencias que pueden expedir el certificado kosher. Hasta ahora, solamente el Gran Rabinato tenía ese poder.

De todos modos, el Gran Rabinato mantendría la supervisión de esas agencias. Cada una de ellas, además, deberá estar dirigida por un rabino certificado y deberán mantener sus cuentas en orden.

Un punto polémico del nuevo plan es que si una agencia desea emitir un certificado con un nivel de kashrut más bajo, puede hacerlo. Para eso necesita el visto bueno de tres rabinos. El resultado sería una certificación diferente.

Kahana apuntó a “los problemas de calidad y estándares desiguales” del sistema actual. También hizo mención a las “malas condiciones” laborales. “Los ciudadanos de Israel merecen un mejor kashrut”, afirmó el ministro.

La oposición de los sectores ultraortodoxos no se hizo esperar. El Gran Rabinato emitió una declaración contra el plan, calificándolo de “una inciativa peligrosa”. “(La propuesta) significaría el fin del kashrut en el estado y la creación de un ‘bazar’ de grupos con motivos impuros que comenzarán a entregar certificaciones”, afirmaron.

Por el lado de los partidos haredi, tanto Shas como Judaísmo de la Torá (UTJ), salieron a oponerse al proyecto. Aryeh Deri, líder del primero, dijo que la iniciativa busca “aplastar la identidad judía del estado”.

Publicidad