22 de julio de 2021 10:00 AM
Imprimir

Los números de la carne motivan nuevas medidas oficiales

Hoy se cumplen los 30 días de plazo que el Gobierno se fijó para presentar el Plan Ganadero que permita duplicar la producción de carne en el país y a la vez bajar los precios al consumidor sin afectar la cadena de valor, se conocen los datos de dos meses de intervención oficial.

Desde que el Gobierno comenzó a intervenir el mercado de la carne bovina el pasado 20 de mayo, tomando diversas medidas para impactar en el precio final del mostrador, como por ejemplo, la prohibición de exportaciones, los cupos y cortes populares, las requisas pre embarques y las nuevas habilitaciones de comercio exterior para frigoríficos, los números de la cadena empezaron a colapsar, mientras los precios de la carne al consumidor no sólo que no bajaron, sino que continuaron subiendo.

LA CARNE AL MOSTRADOR
El aumento que registró en junio el precio promedio de los cortes vacunos para el consumidor, promedió un 7,7% respecto del mes de mayo, conforme al relevamiento de precios minoristas realizado por el IPCVA (Instituto de Promoción de Carne Vacuna Argentina) en los principales centros de consumo del país.
Además, en los últimos doce meses el precio promedio de los cortes vacunos aumentó un 90,3%, encareciéndose significativamente respecto del pollo y del cerdo (principales carnes alternativas) que registraron aumentos del 64,8%, y del 63,7%, respectivamente según la misma fuente.
Cabe destacar que en los últimos dos meses, el precio promedio de los 24 cortes vacunos relevados por el IPCVA pasó de valer $630,03 a $719,49, es decir sufrió un aumento del 14,2% mientras que el pechito de cerdo y el pollo, sin ningún tipo de intervención en sus mercados, aumentaron un 2% y un 5%, respectivamente.

EL ABASTECEDOR DEL CONSUMO
El nivel de encierre de los feedlots al 1° de julio se ubica en 63,5% de su capacidad. De acuerdo a los datos publicados por la Cámara Argentina de Feedlots (CAF), el nivel de ocupación actual de los corrales resulta 3,5 % inferior al registrado un año atrás, cuando ya venía cayendo el nivel de encierre. ¿Qué significa esto? Que habrá escasez de hacienda hasta que no se recompongan los corrales que abastecen en su mayoría el consumo de los grandes centros urbanos del país, lo cual se traduce en menos producción de carne y mayores precios finales.
Según el mercado ganadero ROSGAN “en el caso de novillitos y vaquillonas -haciendas básicamente destinadas a consumo-, la faena tampoco aumentó; por el contrario, la de novillitos se contrajo en un 3% y la de vaquillonas en un 15%, respecto de igual bimestre de 2020. Sucede que en este segmento sigue percibiéndose un déficit estructural de oferta, por el bajo nivel de encierre que han estado registrando los feedlots a causa de la suba del maíz y la consecuente prolongación de las recrías”.
En lo que respecta a la hacienda en pie, en junio, el precio promedio de todas las categorías comercializadas en el Mercado de Liniers se ubicó en $146,15 por kilo vivo, prácticamente sin cambios respecto de mayo -aun con lo atípico de aquel mes- y un 0,5% inferior al promedio de abril ($146,87). Es decir, el valor de la hacienda no solo no ha crecido, sino que, en términos constantes contra una inflación que en los últimos dos meses sumó un 6,5% de suba, ha registrado una significativa pérdida de valor real.

EL CONSUMO DEL ARGENTINO
El consumo (aparente) de carne vacuna por habitante, en su promedio móvil de los últimos doce meses, indica con datos de junio, 47,5 kg/año, lo que marca una caída interanual del 6,4%% (-3,27 kg/hab/año), según números de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y derivados de la República Argentina (CICCRA) que parten de una producción mensual de 240.000 toneladas equivalentes res con hueso y una exportación estimada en 50.000 toneladas equivalentes, durante el sexto mes del año.
En este sentido, las exportaciones de carne vacuna argentina en 2021 caerían 17% respecto a 2020, según el Departamento de Agricultura de los EE.UU. (USDA) que dio a conocer su segundo informe trimestral de Oferta y Demanda del mercado mundial de carnes, proyectando el saldo exportable en unas 680.000 toneladas equivalente carcasa para 2021.

RECALCULANDO
Según trascendió desde la cadena productiva, el Gobierno les habría prometido a entidades y frigoríficos, rever algunas de las medidas restrictivas luego de analizar los contradictorios resultados obtenidos en los últimos dos meses. Se habla de terminar con la veda de los “cortes prohibidos” para categorías de vacas, o exceptuar del cupo del 50% de exportación, algunos mercados específicos como el de Israel y Chile.

Publicidad