25 de julio de 2021 12:42 PM
Imprimir

Uruguay : Prohibir Estradiol “es arbitrario y va contra el comercio”

Productores ganaderos están preocupados porque la UE presiona a Uruguay impulsando “una medida para arancelaria”

Pablo Antúnez
Las autoridades de la Unión Europea están aferradas a que Uruguay prohiba definitivamente el uso de sales de Estradiol en sus programas reproductivos, ya que los vientres que alguna vez hayan sido tratados con ese estrógeno, no podrán ser destinados a faenas cuya carne se exporte al viejo continente. Esa decisión genera cada vez más incertidumbre entre los productores y los operadores del negocio ganadero.

El uso, consumo, venta, e importación de sales de Estradiol quedó suspendido, por decisión del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) desde el 1° de enero hasta septiembre (Resolución 269/020). La Unión Europea, según directivas internas del 29 de abril de 1996 y posteriores resoluciones, exige a terceros países exportadores de carne ovina y bovina la prohibición de suministro de 17B Estradiol (nombre de una de las sales de Estradiol) y sus derivados.

Integrantes de la cadena cárnica uruguaya están preocupados por la imposición que impulsan las autoridades de la Unión Europea, porque puede afectar la mejora genética, pero también la operativa comercial.

En ese sentido, el presidente de la Asociación Rural del Uruguay (ARU), Dr. Gonzalo Valdés Requena consideró que “se trata de una medida no arancelaria” y entendió que “es una imposición retroactiva, que desde nuestro punto de vista, va en contra del comercio exterior, así como contra el mercado ganadero local”, afirmó.

Los productores están preocupados porque de quedar prohibido el Estradiol y si se aplica que todos los vientres que alguna vez en su vida fueron tratados con el estrógeno queden fuera de las faenas con destino a la UE, se “podrían generar precios diferentes para los que alguna vez recibieron Estradiol”, explicó Valdés. Es posible suponer que ese vientre tratado sea castigado por el mercado con un precio inferior, porque la industria frigorífica estará limitada al momento de exportar su carne.

La mayor contradicción es que el estrógeno está presente naturalmente en el tracto reproductivo de vaquillonas y vacas, no es nocivo para su salud, ni tampoco afecta la salud de los consumidores de la carne de esos animales. No hay una base científica que pruebe lo contrario.

“Los vientres que fueron aplicados resultan de difícil segmentación y la imposición de la UE, a futuro, provocará un impedimento para la mejora genética que afecta los mercados que nos piden calidad de carne”, afirmó el titular de la ARU.

No todas las vacas y vaquillonas del stock bovino uruguayo pasan por un programa de Inseminación Artificial a Tiempo Fijo (IATF), que es donde se usan las sales de Estradiol con fines reproductivos.

Por otro lado, en las IATF se utiliza 1 miligramo en vaquillonas y entre 1,5 y 2 milígramos por vaca para garantizar niveles buenos de preñez.

“Los animales que alguna vez recibieron sales de Estradiol serán difíciles de detectar, porque el uso de la IATF abarca un porcentaje pequeño de vientres y no a todo el rodeo de vacas y vaquillonas. Es una imposición de la Unión Europea arbitraria y retroactiva que afecta el negocio ganadero y que por supuesto, afecta el comercio exterior y hace muy compleja la operativa dentro de la industria”, afirmó Valdés Requena.

Gestiones. Si bien Uruguay aún no tomó una decisión definitiva respecto al pedido de las autoridades de la Unión Europea, el presidente de la ARU pidió a las autoridades sanitarias del MGAP “hacer gestiones hasta último momento para evitar aplicar una imposición retroactiva que es la que genera una distorsión enorme en todo el negocio ganadero”.

La otra preocupación es que este antecedente deja la puerta abierta para otras restricciones a futuro. “Abre un camino preocupante”, porque “cualquier tecnología que se esté usando hoy, aunque no esté prohibida, en el futuro con decisiones como la vinculada con las sales de Estradiol, nos pueden afectar comercialmente en un futuro”, remarcó Valdés.

El miedo de los europeos es que se usen las sales de Estradiol como promotor de crecimiento en la producción de carne. Eso no sucede en Uruguay, país que además, ofrece la garantía de que tiene prohibido desde el 31 de diciembre de 1988, la importación, fabricación, venta y uso de medicamentos veterinarios utilizados para la promoción del crecimiento o engorde en las especies, bovinas, ovinas, suina, equina y aves. Sí están autorizadas las hormonas con destino a reproducción.

Contradicción. A nivel de la Unión Europea hay contradicciones. La presión de la Comisión Europea se contradice con lo que hoy tiene aprobado. En el European Medicines Agency Veterinary Medicines and Inspections EMEA/CVMP/885/99, considera que después del tratamiento terapéutico y zootécnico con esteres de 17b-Estradiol, los niveles de leche y plasma están dentro de los límites fisiológicos. Considera que “aunque los niveles de tejidos pueden ser más altos que los límites fisiológicos inmediatamente después del tratamiento, se concluyó que en comparación con las tasas de producción diaria de 17B-Estradiol en niños prepúberes y en comparación con la cantidad del estrógeno en otros alimentos que forman parte de la dieta humana, el 17B-Estradiol al que los humanos estarán expuestos a través de la ingestión de tejido de animales tratados, es biológicamente insignificante y será incapaz de ejercer un efecto hormonal en los seres humanos”.

El estudio publicado por la Comisión Europea establece que, por lo tanto, “se concluyó que para el uso terapéutico y zooténico del 17B-Estradiol, no es necesario establecer un nivel de ingestión diaria admisible, ni límite máximo de residuos”, concluye el estudio. Uruguay tiene bases sólidas para agarrarse y discutir.

Suspender en Uruguay definitivamente el uso de sales de Estradiol en los programas reproductivos provocaría que se produjeran menos terneros, porque las otras opciones de estrógenos que se pueden usar en la IATF, generan menores porcentajes de preñez. En esos protocolos Uruguay logra alrededor del 62% de preñez, son resultados muy similares al de otros países. Un protocolo modificado que prescinda del uso de estrógenos al sustituir el Estradiol por otra hormona llamada GnRH, sería más caro.

Fuente: El Pais

Publicidad