28 de julio de 2021 10:36 AM
Imprimir

Créditos para el campo, ¿en pesos o en dólares?

A las empresas del agro y los productores de nuestro país les surge el interrogante de que conviene hoy, ¿sacar un crédito en pesos o dólares? Es un tema intentan dilucidar varios consultores. Se plantea la idea de tomar créditos… ¿en pesos o dólares? ¿Cómo conviene?, o si la rentabilidad de la empresa va a mano del asociativismo, […]

A las empresas del agro y los productores de nuestro país les surge el interrogante de que conviene hoy, ¿sacar un crédito en pesos o dólares? Es un tema intentan dilucidar varios consultores.

Se plantea la idea de tomar créditos… ¿en pesos o dólares? ¿Cómo conviene?, o si la rentabilidad de la empresa va a mano del asociativismo, con el caso de los granos. Por otra parte una combinación de ambas alternativas es una manera de disminuir el riesgo crediticio? 

En el caso de créditos e inversiones, financiarse sabiendo que hay alternativas bancarias y comerciales diferentes. Estas son preguntas habituales que se formulan las empresas del agro y los productores hoy en día.

Basándonos en el tipo de cambio actual del dólar, expertos opinan que el Gobierno tratará de mantener de alguna manera, su valor retrasando el tipo de cambio previo a las elecciones, reflexión que nos  estimula  a tomar créditos en dicha moneda.

Aún en este sentido la preocupación es si posterior al resultado electoral esto continuará. Se pronostica una inflación no inferior al 45% anual, lo que empuja a tomar créditos en pesos. Decisión compleja entre elegir las dos monedas.

Referido a la empresa agropecuaria que están financieramente equilibradas hay tranquilidad de corto plazo, pero también mucha incertidumbre futura.

Así sería conveniente postergar inversiones de largo plazo y priorizar las de corto. Consultores como Zorraquín y Meneses, enfatizan no notar  en las intenciones de los productores ahorrar en tecnología que permita maximizar producción. 

De esta manera los consultores citados, señalan: “Nos agrade o no, el escenario de hoy es donde debe desenvolverse nuestra empresa. Los socios, las familias y los empleados dependen de la capacidad de adaptación que se genere a las circunstancias actuales que, además, serán seguramente distintas a las futuras”.

Opinan de “sofisticar, actualizar” refiriéndose a los distintos puntos de la empresa que determinan la rentabilidad (producción, compras, ventas, impuestos, financiación, gastos comerciales). En este sentido habría que ver cómo utilizar la opción de las alianzas o asociaciones con otras personas, empresas o entidades que lo hagan mejor o que sean complementarias.

Dichas opiniones refieren al asociativismo. Que requiere de un esfuerzo o apertura, que quizás no hemos tenido antes o no nos es habitual. Si no lo puedo hacer solo hacerlo asociado, en asociaciones flexibles de fácil disolución. El camino parece ser por ahí, indican los especialistas en el tema.

Bajante del Paraná: puerto, logística y suba de costos

La reciente bajada del Rio Paraná hace que la mercadería agrícola ganadera que salía del puerto de Rosario se traslade a Bahía Blanca. Esto cambia el mapa de negocios del sector agroindustrial. De igual manera la intensidad de la sequía marcará la oferta, y por ende el rumbo de los precios por venir. 

La provincia que más produce soja y maíz en la Argentina es Córdoba, si no se puede embarcar en Rosario, el costo de flete para llegar a Bahía Blanca será muy elevado, lo que induce a precios mayores por el lugar de carga. ¿Y la producción del Norte de nuestro país? El trasporte a Rosario ya era de muchos kilómetros.  Al pasarlo a Bahía Blanca hay que repensar la modalidad del mismo.

En cuanto a la producción de carne en provincia de Buenos Aires, subirían los costos, que serán mucho más desde Rosario al norte y al oeste. El cambio va a ser enorme en los modelos de negocios, por la sequía y la bajante del Paraná. Esto nos obliga a repensar la logística de los granos en toda la Argentina con la posibilidad de que el puerto de salida se corra a Bahía Blanca. Esto cambia toda la dinámica de los negocios en la región.

Este análisis referido a la sequía, no debe paralizarnos sino remodelar, crear una nueva estrategia productiva, para que la misma se convierta en una oportunidad   de alto rendimiento económico

Fuente: El Litoral

Publicidad