29 de julio de 2021 15:09 PM
Imprimir

TRIGO: FINALIZÓ LA SIEMBRA CON UN AUMENTO DE CASI EL 8% EN SUPERFICIE

El cultivo alcanzó 376.000 hectáreas sembradas, pero no alcanzó el nivel de superficie sembrado en 2019.

La siembra de trigo con las variedades de ciclo corto, cerró su proceso y finalizó así la implantación, cubriendo una superficie de 376.000 ha, en el centro norte santafesino.

Si bien la siembra experimentó un incremento aproximado del orden del 7,9 % en comparación al ciclo anterior, que fue de 348.500 ha, no superaría la del 2019 que alcanzó las 378.000 ha, informó el Sistema de Estimaciones Agrícolas (SEA).

En los distintos departamentos del centro-norte santafesino, un 98 % de los cultivares presentó estado bueno a muy bueno, con lotes excelentes y un 2 % bueno a regular. No hubo inconvenientes de sanidad hasta el momento.

Hasta la fecha, la realidad climática fue favorable para la realización de las sementeras de las distintas variedades, ciclo largo, medio y corto, como también, para la concreción de las diversas planificaciones o estrategias particulares de fertilizaciones o de control de malezas.

“El período de emergencia se desarrolló sin inconvenientes, solo algunos lotes se resembraron por el planchado de los suelos, como consecuencia de la intensidad y los montos de las precipitaciones, particularmente en el departamento General Obligado”, señaló el informe.

Los trigales presentaron muy buen estado sanitario, con un adecuado stand de plantas, creciendo y desarrollándose de manera normal, con humedad suficiente, como así también con bajas temperaturas que favorecieron la tasa de macollaje. Las heladas registradas, solo marcaron las puntas de las hojas, en ciertas zonas de los distintos departamentos.

Maíz tardío

En los últimos quince días, las condiciones climáticas favorecieron lentamente el ritmo del proceso de cosecha del maíz tardío, que estuvo condicionado y rantelizado por los elevados porcentajes de humedad en ambiente y en grano. Hasta la fecha, la recolección se concretó en un 85 % del total sembrado, un adelanto de 5 puntos, comparado con similar lapso, de la campaña 2020. 

Los rendimientos promedios registraron estabilidad, pequeñas variaciones y oscilaron entre mínimos de 55 a 60 qq /ha y máximos de 85 a 95 qq/ha, con lotes puntuales de 100 -105 – 110 qq/ha. 

En lo avanzado de la trilla y en los resultados obtenidos, los maizales “mostraron y consolidaron todo su potencial genético como consecuencia de las óptimas condiciones meteorológicas, acontecidas desde el inicio del ciclo”, enfatizó el SEA.

No se encontraron inconvenientes sanitarios por enfermedades, pero continuó observándose la caída de plantas, por el quiebre de las cañas

Fuente: El Litoral

Publicidad