30 de julio de 2021 10:53 AM
Imprimir

Ganaderos de Santa Cruz aprendieron cómo encerrar, esquilar y faenar guanacos

La semana pasada se realizó una actividad en esta ciudad sobre manejo de la especie. Con el impulso de las asociaciones ganaderas y otros organismos, los trabajadores del campo y ganaderos de la zona norte de Santa Cruz aprendieron las técnicas de encierro, esquila y aprovechamiento de lana y carne.  En la jornada de práctica […]

La semana pasada se realizó una actividad en esta ciudad sobre manejo de la especie. Con el impulso de las asociaciones ganaderas y otros organismos, los trabajadores del campo y ganaderos de la zona norte de Santa Cruz aprendieron las técnicas de encierro, esquila y aprovechamiento de lana y carne. 

En la jornada de práctica lograron encerrar 108 animales y fueron a faena entre 90 a 100 al frigorífico Montecarlo.
Los días 22 y 23 de julio se llevaron adelante las “Jornadas sobre manejo de guanaco: prácticas de rodeo, encierre, marcos regulatorios y aprovechamiento sustentable de la especie” en Puerto Deseado. 

Una propuesta que partió de la Sociedad Rural de la localidad, junto a la Federación de Instituciones Agropecuarias de Santa Cruz (FIAS), INTA, Consejo Agrario Provincial -a través de su titular Javier de Urquiza-, la directora de Fauna, Amanda Manero y la delegación local de CAP a través de su referente Carlos Bolque, Prolana, Instituto de Promoción de la Ganadería de Santa Cruz, Ateneo Rural, frigorífico Montecarlo, instructores de Chubut y Santa Cruz, y establecimientos ganaderos de la zona.

Durante la jornada se profundizaron conocimientos sobre el encierre y esquila de guanacos en estancia la estancia El Mojón de Nestor Jolly.

Jolly, presidente de la Sociedad Rural de Puerto Deseado explicó que el requerimiento de conteo de guanacos partió de 18 establecimientos ganaderos de la zona norte, ante la superpoblación y al ver cómo afectaba los pastizales y la producción ovina. “La carga de estos hervíboros sobre el pastizal es cada vez mayor”, advirtió.

Jornada productiva  

Durante la capacitación fue convocado el productor Eric Mario Augustín, quien ha encerrado en la zona de Gobernador Gregores casi 7 mil guanacos y su experiencia sirvió para mostrar su labor sobre el armado de las mangas y la corrida, como también sobre el aprovechamiento de la fibra y carne de la especie.

“Fue muy productivo porque hubo muchos productores y empleados rurales participando y muchos jóvenes aprendiendo la esquila del guanaco” señaló Jolly, dando cuenta que el jueves 22 se llevó adelante el encierre en la Estancia Cerro Mojón y el viernes 23 la práctica de esquila, mientras que en la sede de la Sociedad Rural se brindaron charlas teóricas. 

En la jornada de práctica lograron encerrar 108 animales y fueron a faena entre 90 a 100 al frigorífico Montecarlo. En la prueba se esquilaron 25 animales con 300 gramos de lana por animal.  

“El balance fue muy positivo por la alta participación y se demostró que el guanaco se puede encerrar, se rompió el mito que no se puede encerrar y faenar”, sostuvo Jolly, quien agradeció el acompañamiento económico del Instituto de la Promoción de la Ganadería y la Federación de Instituciones Agropecuarias de Santa Cruz por el aporte económico para llevar adelante estas jornadas.

Alternativa y expectativas

Jolly indicó que “el Plan de Manejo del Guanaco está aprobado hace varios años a partir del impulso de la Federación” y que “hace tiempo que se viene trabajando con la problemática, con pruebas de abatimientos a campo con la caza y aprovechamiento de la carne en los frigoríficos”.

Sin embargo, advirtió que “hace unos años se implementó el encierre, en un corral, esquilar y cargar en un camión a un frigorífico”. “Esto cambió el paradigma del aprovechamiento del guanaco” dijo Jolly, señalando que productores rurales en la zona sur de la provincia han esquilado y han vendido en 100 dólares el kilo e, incluso, han exportado carne de guanaco. 

 “El abatimiento es un trabajo bastante engorroso, por eso el encierro nos cambió la cabeza, es viable y saludable para el animal, ya que no hay que corretearlo a tiros en el campo”, explicó el presidente de la Sociedad Rural en Puerto Deseado.  

Y puso en relieve que “la expectativa es mucha y hay mucho entusiasmo al verlo como una salida viable y una posibilidad más de facturación”.

Y concluyó con entusiasmo en que se presenta como “una alternativa más de producción de los campos santacruceños, es aprovechable, es renovable y se puede manejar con protocolo y de buena manera”. 

 Fue muy productivo porque hubo muchos productores y empleados rurales participando y muchos jóvenes aprendiendo la esquila del guanaco”.

Publicidad