1 de agosto de 2021 10:12 AM
Imprimir

Sin especulaciones, el agro ya definió sus candidatos para este año

En un año electoral, la siembra de trigo de y de maíz tendrá inversión récord. Un compromiso asumido que va más allá de la rentabilidad del negocio.

En tiempos en que las listas de candidatos a legisladores para las elecciones primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (Paso) tienen mucho de testimonial, el agro adopta un comportamiento sin especulaciones.

A pesar de que su relación con el Gobierno nacional no es la mejor, los productores decidieron invertir más dinero en los próximos meses para aumentar la producción. Aun con el riesgo de que las reglas de juego que fija el Estado, sobre todo las impositivas y las comerciales, puedan cambiar a mitad de campaña, como ya sucedió en años anteriores.

Por lo pronto, la primera candidatura ya comprometida que exhibe la agricultura es la mayor intención de siembra para la actual campaña. A partir de la determinación de implantar más trigo, cebada y maíz, la superficie agrícola nacional crecerá en 500 mil hectáreas y llegará a 38,7 millones de hectáreas.

El primer paso para su realización ya fue dado con el trigo, y hasta el Ministerio de Agricultura de la Nación “reconoció” el aporte realizado por los productores al cultivo.

Con casi toda la superficie ya sembrada a nivel país –un total de 6,95 millones de hectáreas–, el área triguera 2021/2022 será la mayor en 20 años.

Hay que retrotraerse hasta la campaña 2001/2002, cuando se implantaron 7,1 millones de hectáreas, para encontrar una cifra superior.

En ese momento, a comienzos de siglo, el trigo tenía un valor de 135 dólares la tonelada y, a diferencia de la actualidad, no tenía retenciones y un horizonte comercial más despejado. Además, el avance tecnológico en materia de nuevas variedades le aportaba un diferencial de rendimiento que lo hacía más competitivo.

En la presente campaña, el precio se ha vuelvo seductor: los 195 a 200 dólares por tonelada que cotiza el grano de la nueva cosecha lo hacen rentable. De allí la decisión de invertir más en el cultivo.

HISTÓRICO

El que va a superar su propio récord nacional es el maíz, cuya mayor ritmo de siembra –al menos en Córdoba– se dará luego de noviembre, una vez conocido el resultado de las elecciones legislativas.

Luego de alcanzar en la actual campaña la siembra histórica de 7,4 millones de hectáreas, para la nueva siembra el objetivo inicial de los productores es llevar la marca a 7,7 millones de hectáreas.

Según el análisis de la Guía Estratégica para el Agro (GEA), de la Bolsa de Comercio de Rosario, el incremento en el área maicera varía según la provincia, aunque se observa una tendencia creciente en toda el área productiva y con mayor incorporación de tecnología.

La conducta de los productores sorprende a las propias empresas proveedoras de semilla, que exhiben en el inicio de la campaña comercial un adelanto en las compras de la genética y un incremento en los volúmenes demandados. En algunos lugares, la comercialización del paquete tecnológico del maíz (semillas y fertilización) ha crecido hasta 30 por ciento.

Si bien la relación “insumo-producto” es favorable para el trigo y el maíz, los productores advierten que cualquier reajuste en el precio (ya sea por una baja en el mercado, un aumento en las retenciones o una intervención comercial) complicaría la ecuación, en especial en los campos alquilados, donde se hace más del 60 por ciento de la agricultura nacional.

Por ahora, la decisión está tomada. En un año electoral, el agro volverá a redoblar la apuesta, sin especulaciones políticas.

Fuente: AgroVoz

Publicidad