5 de agosto de 2021 09:52 AM
Imprimir

Negocios del Campo: el ingeniero agrónomo del futuro ya se deja asomar

En el evento organizado por LA NACION, Iván Ordóñez, economista especializado en agronegocios, destacó que la innovación y el conocimiento avanzan con equipos interdisciplinarios En el sexto capítulo del evento “Negocios del Campo”, organizado por LA NACION y transmitido por YouTube, las redes sociales del diario y lanacion.com, Iván Ordóñez, economista especializado en agronegocios, describió “cuál es el ingeniero […]

En el evento organizado por LA NACION, Iván Ordóñez, economista especializado en agronegocios, destacó que la innovación y el conocimiento avanzan con equipos interdisciplinarios

En el sexto capítulo del evento “Negocios del Campo”, organizado por LA NACION y transmitido por YouTube, las redes sociales del diario y lanacion.com, Iván Ordóñez, economista especializado en agronegocios, describió “cuál es el ingeniero agrónomo del futuro”.

A través de una reseña de tres startups de capitales argentinos, explicó cómo será la agricultura que se viene y delineó la importancia de saber cómo hacer las cosas para que tenga impacto en el futuro.

“Los países que logran innovar en el sistema productivo son países que se transforman en exitosos, que no tienen que ver qué hacen sino cómo lo hacen. Una de ellas es Auravant, una plataforma de agricultura digital que analiza imágenes satelitales con un software y le permite a los productores tomar decisiones customizadas sobre los lotes y optimizar el uso de los insumos, dando origen a los campos multiformes. En el último tiempo, captó 2 millones de dólares para poder financiar su plan de crecimiento”, señaló.

Otro de los ejemplos que presentó Ordoñez fue la startup argentina Beeflow, que se dedica a la polinización de cultivos y que cerró una ronda de inversión por US$8,3 millones para financiar su plan de crecimiento.

“Desarrolló una fórmula que entrena a las abejas para que polinicen las plantas que le interesan al agricultor. Prometen no quedarse solo en el entrenamiento de las abejas sino que desarrollan un sistema complejo de tecnología que apoya el seguimiento y comportamiento de estos insectos para poder potenciarlos como socios, a través de un software que saca fotos en colmenas para contar exactamente cuantas abejas hay para poder modelar patrones de reproducción y crecimiento”, dijo.

Por último, habló de la empresa local Satellogic, cuyo emprendimiento es diseñar satélites privados a un precio económico para un uso comercial. “Con una valuación de 850 millones de dólares, Satellogic cotizará en la bolsa norteamericana para capturar 350 millones de dólares y poder desarrollar su plan de negocios: 300 nanosatélites orbitando alrededor de la Tierra”, dijo.

A modo de reflexión, señaló que el conocimiento agronómico es solo una parte del futuro profesional de los agronegocios. “El anterior ingeniero agrónomo trabajaba en soledad en el campo y el conocimiento agronómico era lo principal. Hoy, la innovación se hace con equipos interdisciplinarios, donde hay programadores, ingenieros y gente de finanzas. Lo que nos enseñan estos emprendimientos es que en un entorno tan volátil como el argentino, tu idea tiene que ser muy buena para ser exitosa y eso no es tan bueno”, indicó.

“Lo principal es el tiempo de los emprendedores que dejaron sus trabajos formales, su carrera corporativa para lanzarse a emprender y, si fallaban el tiempo que habían invertido, no podían recuperarlo. Finalmente, estos ejemplos nos enseñan que son los agronegocios las plataformas que capturan conocimientos del sistema y la aplican en la producción. Son los agronegocios argentinos los grandes demandantes de conocimiento”, finalizó.

Fuente:

Publicidad