7 de agosto de 2021 13:41 PM
Imprimir

La UE no debe arriesgarse a convertirse en un “museo agrícola”, advierten agentes del sector

La UE debe subir la apuesta en lo que se refiere a la innovación si quiere alinear los altos niveles de producción agrícola con la visión de un futuro más sostenible, como se establece en el Pacto Verde, según los legisladores de la UE, que advierten que el bloque “se está quedando atrás”.

En un reciente debate de la Comisión AGRI del Parlamento Europeo sobre la habilitación de la innovación y las nuevas tecnologías para la agricultura sostenible, el jefe de investigación e innovación de la DG AGRI, Kerstin Rosenow, destacó la importancia del conocimiento y la innovación como “impulsores y facilitadores clave para acelerar la transición a sistemas agroalimentarios sostenibles, saludables e inclusivos”.

Pueden ayudar a desarrollar y probar nuevas soluciones que realmente necesitamos para abordar los desafíos de sostenibilidad actuales también en relación con el Paco Verde o mucho más acentuados por él, y superar barreras y descubrir nuevas oportunidades de mercado“, enfatizó.

Del mismo modo, Stefano Patuanelli, en declaraciones a la prensa en su primer Consejo de ministros de la UE-27 de AGRIFISH como ministro de agricultura de Italia, también destacó la importancia de la innovación en la transición verde. “Creo que hay razones para pensar que la agricultura puede dar ese salto hacia una mayor productividad e ingresos que luego podrían distribuirse mejor en la cadena de suministro a través de la innovación”.

Esta necesidad de innovar se aborda en la política alimentaria emblemática de la UE, la estrategia De la granja a la mesa, que destaca que la investigación y la innovación (I + I) son impulsores clave para acelerar la transición hacia sistemas alimentarios sostenibles, saludables e inclusivos desde la producción primaria hasta el consumo.

Como parte de este impulso, la estrategia propone gastar 10.000  millones de euros en I + I en el sector, así como en el uso de tecnologías digitales y soluciones basadas en la naturaleza para la agroalimentación.

Un técnico trabaja en un laboratorio de investigación. Efeagro/ Aleksandar Plavevski

El fomento de la innovación es también una prioridad clave de la reforma del programa de subvenciones agrícolas de la UE, la Política Agrícola Común (PAC).

“La PAC del futuro fomentará una mayor inversión en investigación e innovación y permitirá que los agricultores y las comunidades rurales se beneficien de ella”, según la Comisión.

La Comisión también se ha comprometido a trabajar con los Estados miembros para fortalecer el papel de la innovación en sus planes estratégicos nacionales de la PAC, con el objetivo de “incentivar la estructuración y organización del ecosistema nacional de innovación”.

Sin embargo, si bien la necesidad de innovar para lograr estos ambiciosos objetivos es clara, los eurodiputados han señalado su preocupación de que la UE esté “rezagada” en ciertas áreas.

Un “cuello de botella” para la innovación

Durante el debate de la Comisión AGRI, la eurodiputada de derecha Mazaly Aguilar expresó su preocupación de que, al imponer nuevas restricciones al sector agrícola sin ofrecer nuevas oportunidades, la UE corre el riesgo de convertirse en un “museo agrícola”.

Debido a enfoques obsoletos y restrictivos, agregó, existe un “cuello de botella” para ciertos tipos de innovación, como los enfoques innovadores de la ingeniería genética.

Asimismo, el eurodiputado socialista Juozas Olekas destacó que Europa está “realmente rezagada con respecto al resto del mundo” en lo que se refiere a las innovaciones en fitomejoramiento.

Los agentes del sector también plantearon la necesidad de la innovación en una variedad de otras áreas, incluida la cría de animales y soluciones innovadoras para ahorrar recursos naturales como el agua y los nutrientes del suelo.

Adrián Váquez Lazara, del partido Renew Europe, destacó que existe una brecha entre las ambiciones de la estrategia De la granja a la mesa y la realidad sobre el terreno, y cuestionó si la estrategia incluye herramientas suficientes para garantizar que el sector primario pueda lograr la transición tecnológica necesaria.

La UE “no puede perder el tren”

En respuesta, Yvonne Colomer, directora ejecutiva de la Fundación Triptolemos en España, que trabaja por la creación de un sistema alimentario global sostenible, destacó que la UE “no puede perder el tren”.

“No podemos permitirnos quedarnos atrás. Lo lamentaremos si lo hacemos. Y veremos que tendrá enormes consecuencias económicas“, advirtió.

“Para garantizar la sostenibilidad de nuestra agricultura, los agricultores deben tener la libertad de elegir las herramientas y prácticas que mejor se adapten a sus necesidades específicas y entornos agrícolas”, agregó.

Según Colomer, excluir las herramientas que pueden ayudarles a hacer su trabajo correctamente o contribuir a ello dentro de un enfoque basado en sistemas podría resultar “peligroso”.

Fuente:

Publicidad