10 de agosto de 2021 10:08 AM
Imprimir

Para las elecciones el salario mejorará y podrán comprar 129 kilos de asado

El Gobierno apuesta a que en los próximos meses se recuperará la economía y el poder adquisitivo de la población, mejorando en consecuencia las chances electorales del oficialismo. Tras la apertura de las paritarias, la mejora en el salario privado medio implicará una suba equivalente de 5 kilos de asado.

El Gobierno apuesta a que en los próximos meses se recuperará la economía y el poder adquisitivo de la población, mejorando en consecuencia las chances electorales del oficialismo.

En este sentido, tras la apertura de las paritarias, los salarios llegarán a las elecciones ganándole 3% a la inflación en el tercer trimestre y los ingresos reales de las familias con un crecimiento anual de 2,6% según proyecta un estudio realizado por la consultora Equilibra. Esta mejora en el salario privado medio implicará una suba equivalente de 5 kilos de asado, llegando a 129 kilos.

La mejora en los ingresos de la población viene de la mano de la suba en la ocupación. Las estimaciones de la consultora que dirige el economista Martín Rapetti proyectan que el empleo total llegará a 20,5 millones de puestos en el tercer trimestre del año, es decir casi 3,5 millones más que el piso del segundo trimestre del año pasado (17,1 millones).

También jugará a favor de la recomposición de los ingresos la desaceleración en el índice de precios. Esto es así porque la consultora estima que el anclaje de dólar y tarifas permitirá que la inflación descienda por debajo del 3% mensual durante los próximos meses. De esta manera, la suba anualizada del segundo semestre rozará el 39%, lo que implica una reducción importante respecto al 57% anualizado de la primera mitad del año.

Sin embargo, “el gobierno sabe que no bastará con bajar la inflación para estimular el gasto de las familias, y por eso, apuesta a la reapertura de paritarias, el otorgamiento de bonos extraordinarios a jubilados y pensionados, y refuerzos a beneficiarios de asignaciones y programas sociales”, argumenta Equilibra.

Las paritarias firmadas en los primeros meses del año acordaron subas anuales en un rango de 30 a 35%, en línea con la pauta de inflación de 29% prevista en la Ley Presupuesto. Pero la aceleración inflacionaria de fines de 2020 y principios de 2021 las dejó muy rezagadas –el aumento de los precios acumula al mes de julio casi 29%-.

La paritarias que se cerraron recientemente, como la de los empleados de sanidad, camioneros y de la construcción establecieron, en cambio, subas que buscan ganarle a la inflación con incrementos que van del 45 al 48% y la expectativa es que en las próximas semanas se produzcan nuevas reaperturas de paritarias que actualizarán sus pautas salariales en línea con estos números.

Como resultado de estos nuevos ajustes, se proyecta que el poder de compra de los salarios evidenciará “una mejora de 3 puntos porcentuales en el tercer trimestre y comenzarán a ganarle la carrera nominal a los precios”. Como antecedentes, el salario real cayó 22% desde mediados de 2018 a la fecha y 3% desde que asumió Alberto Fernández la presidencia.

El asado

Dicen que Néstor Kirchner solía afirmar que el asado no podía faltar en la mesa de los argentinos. Y por esta razón, el control sobre el precio de las carnes fue una herramienta que se aplicó durante su gobierno.

Si se mide el salario medio en función del asado registró un franco deterioro. En comparación con diciembre de 2019 hoy se compran 55 kilos menos de asado. En tanto en septiembre de 2007 el sueldo promedio del sector privado era equivalente a 244 kilos de asado y en noviembre de este año se ubicaría en 129 kilos.

En línea con la dinámica de los salarios y del empleo, la masa salarial real —es decir, el salario real multiplicado por el número de gente empleada— llegará a las elecciones habiendo crecido un 5,1% en el último año, pero 7,2% por debajo del tercer trimestre de 2019 y 14% por debajo de la previa de las elecciones 2017.

Si además de los salarios, se suman jubilaciones, asignaciones, y otros gastos sociales, la masa de ingresos reales de las familias llegará a las elecciones habiendo crecido un 2,6% en el último año, pero 4,4% por debajo del tercer trimestre de 2019 y 11,9% por debajo de la previa de las elecciones 2017.

Dada la evolución reciente de los salarios, las actualizaciones de jubilaciones y asignaciones familiares de septiembre y diciembre implicarían subas nominales apenas por encima de la inflación del trimestre, prevé el informe.

En este contexto, ya considerando el ajuste de septiembre, habrán acumulado hasta entonces una suba de 36,3% en el año, en línea con la inflación. Pero hasta diciembre, cuando tendrá lugar el último ajuste del año, la inflación mensual irá erosionando parte del poder adquisitivo de las jubilaciones. Por eso, el gobierno apela a otorgar bonos excepcionales. Contabilizando el bono de 5.000 pesos que se pagará en agosto y otros 5.000 pesos que Equilibra estima se pagarán en noviembre antes de las elecciones, “las jubilaciones pasarían a ganarle a la inflación durante esos meses y cerrarían el año ganándole la carrera nominal a los precios por una cabeza”.

En la comparación con la previa de las elecciones 2019, la jubilación mínima (excluyendo bonos extraordinarios) cayó 6,4% en términos reales. Pero tomando la jubilación de agosto en particular, que incluyó un bono de 5.000 pesos, y se la compara con la del mismo mes de 2019, el resultado arroja una suba de 14% en términos reales

Algo similar ocurriría con las asignaciones y otros planes sociales, una vez contabilizados los refuerzos y ampliaciones ya otorgados, junto con un nuevo ajuste que se estima para el tercer trimestre del año. Así, los ingresos reales vinculados a la seguridad social registrarán una caída en su comparación con 2020 (que incluyó el pago del IFE y ATP por 1,8 puntos del PBI), pero se ubicarán un 9% por encima de 2019.

Finalmente, el informe sostiene que “la política se pregunta por estas horas qué mirará el electorado a la hora de decidir su voto: ¿la suave recuperación de los próximos meses o la fuerte pérdida previa?”

Publicidad