11 de agosto de 2021 21:24 PM
Imprimir

Los casos de COVID-19 en granjas de visones de Galicia llegan al Parlamento Europeo

Los eurodiputados han trasladado cuestiones sobre las medidas adicionales a tomar, así como la posibilidad del cierre de las explotaciones

En Galicia actualmente hay un total de 25 granjas de visón americano activas con un censo total de cría de 71.479. Desde la primera información recibida de Holanda en abril de 2020 en relación a las granjas de visones infectadas por SARS-CoV-2, la Xunta de Galicia ha mantenido contacto permanente con el sector peletero gallego y ha trasladado a todas las granjas activas información actualizada sobre la situación, tanto en Europa y en España, a través de diversas comunicaciones.

Estas comunicaciones se enfocaron en incrementar las medidas de bioseguridad en las granjas y en prevenir la transmisión del virus a través de personas infectadas, ya que esta es la principal vía de contagio documentada para estas granjas.

En el marco de los controles de vigilancia que se vienen realizando al amparo del “Programa de prevención, vigilancia y control de SARS-CoV-2 en granjas de visón americanos en España”, elaborado por los ministerios de Agricultura y de Sanidad, y en el que colaboró activamente Galicia, se detectóa principios del presente año, el primero foco positivo del SARS-CoV-2 en una granja de visones americanos situada en el ayuntamiento coruñés de A Baña.

En aplicación de este programa, los Servicios Veterinarios Oficiales de la Xunta vinieron realizando, además de controles sanitarios, diferentes visitas a todas las explotaciones de visones de nuestra comunidad, con el fin de comprobar las condiciones de bioseguridad de las granjas. Gracias a esta labor, se han detectado ya un total de 10 focos en la región gallega.

A raíz de esta situación, varios eurodiputados españoles del Grupo de la Izquierda y del Grupo de Los Verdes/Alianza Libre Europea han registrado una pregunta en el Parlamento Europeo para cuestionar la problemática que existe en Galicia.

Según cita el texto, en base al riesgo epidemiológico de estas explotaciones, “diferentes países de la Unión ya han tomado medidas, como la aceleración del cierre o propuestas legislativas para la reconversión. En la reunión del Consejo de Agricultura y Pesca de los días 28 y 29 de junio, hasta doce Estados miembros apoyaron la propuesta de los Países Bajos y Austria de un veto de las granjas peleteras por los riesgos pandémicos que comportan”.

Por ello, los eurodiputados han preguntado por medidas adicionales dada la alta incidencia en la región gallega, así como si se “va a presentar alguna propuesta formal para acabar con las granjas peleteras en la línea de la iniciativa «End the Cage Age»”.

RIESGO DE TRANSMISIÓN DE VISÓN A HUMANO

Los coronavirus son una gran familia de virus que pueden infectar tanto a humanos como a animales. De hecho, una de sus características principales es la gran capacidad para saltar de especie adaptándose con facilidad a nuevos hospedadores. El SARS-CoV-2 no es una excepción y “desde su aparición a finales de 2019 se han producido numerosos eventos de transmisión entre especies, principalmente de humanos a animales”, explican desde la Red de Investigación en Sanidad Animal (RISA).

En este sentido, el virus se ha adaptado muy exitosamente a la transmisión entre personas, de forma que actualmente la COVID-19 es una enfermedad humana en la que los animales parecen tener un papel epidemiológico limitado. Aun así, los expertos indican que esto no debe ser ignorado, “puesto que cada vez hay más especies animales que se han visto afectadas ylo más preocupantese han confirmado varios casos de transmisión de visones de granja a personas”.

En general, la infección por SARS-CoV-2 causa enfermedad leve en casi todas las especies animales en las que se ha descrito. En gatos, y sobre todo en perros, muchos de los casos han sido asintomáticos. “Hasta el momento no se ha confirmado ningún caso en el que la COVID-19 haya sido la causa (única) de muerte de un animal, excepto en los visones de granjadonde probablemente las condiciones de estrés y hacinamiento han favorecido el agravamiento del cuadro clínico”, explican.

En consecuencia, los investigadores señalan que “el caso de los visones en granjas peleteras merece una atención especialtanto por el número de animales y países afectados, como por las graves repercusiones que han tenido los brotes no sólo en sanidad animal sino tambiény especialmente, en salud pública”.

En el caso concreto de España, se han declarado 12 brotes en granjas de visones (siete de ellos muy recientes, en junio y julio de 2021). Teniendo en cuenta que actualmente quedan 26 granjas en el país, la incidencia de la enfermedad es muy elevada.

En un escenario en el que se consiga controlar la transmisión del virus entre las personas, “no podemos correr el riesgo de que existan poblaciones de animales que mantenganamplifiquen y transmitan el SARS-CoV-2 entre ellas yeventualmente, generen nuevas transmisiones zoonóticas”, apuntan los expertos de la Red RISA

Publicidad