11 de agosto de 2021 22:05 PM
Imprimir

Veinte “gauchos” condicionan a la Mesa de Enlace

Tras una asamblea despoblada en Córdoba, los autoconvocados presionan a las entidades, que no quieren ir a otro paro.

A exactamente un mes de la protesta fuerte del campo en San Nicolás, el sector más radicalizado de los productores volvió a plantear la necesidad de ir a un lock out patronal y político contra el Gobierno Nacional. Pero esta vez, el intento tiene otros ribetes. Los productos más ultra están forzando, con muy poco poder de fuego actual, a la Mesa de Enlace a ir a una medida de fuerza que las cuatro entidades quieren evitar por diferentes razones. Así, quedó más expuesto el tironeo de poder puertas adentro de la ruralidad, donde se juega la verdadera representación, más allá de las etiquetas: si triunfarán los ultras, más políticos y alimentados por sectores de Cambiemos; o la vía institucional de la Comisión que integran Confederaciones Rurales (CRA), Sociedad Rural (SRA), Federación Agraria (FAA) y Coninagro.

La foto fue elocuente. El 9 de agosto último, una veintena de propietarios de campos hicieron una asamblea en Bell Ville, Córdoba, donde pidieron volver a las rutas y continuar con el cese de comercialización, bajo consignas tan amplias y difusas como las del 9 de julio. Allí acordaron llevarle a la Mesa de Enlace un petitorio para otro lock out, sustentados sobre todo en que el Gobierno tiene aún cerradas las exportaciones de carne y no cumplió con la promesa de abrir ventanas al cepo, como habilitar ventas externas a Israel y China, dos mercados centrales para las exportaciones argentinas.PUBLICIDAD

“Está la proclama, se habla mucho de la Constitución y de respetar la propiedad privada, porque hay funcionarios que aún la cuestionan, pero el tema central es la gran presión impositiva que hay en todos los sectores y que termina afectando a la Canasta Básica Alimentaria”, dijo Federico Proietti, presidente de la Sociedad Rural de Bell Ville, en diálogo con Cadena 3. La posición es compartida por buena parte del campo más opositor, y obligó a la Mesa de Enlace a reunirse de urgencia en estas horas para definir si avalarán la decisión de parar. La presión para las entidades no es menor: en el último lock out, el del 9 de julio, la Mesa de Enlace no adhirió institucionalmente, pero los cuatro presidentes de las entidades tuvieron que asistir al acto en San Nicolás, a riesgo de que un faltazo los enfrentara públicamente con el campo más radicalizado.

“Hoy no está el clima, no lo vemos”, dijo a Página I12 uno de los representantes de las cuatro entidades de la Mesa, ante la pregunta de qué decisión tomarán sobre el paro. Es que, aún en sus diferencias internas -con CRA como el más afín a parar y la SRA obligado por sus bases- la Mesa de Enlace tiene una vía de diálogo abierta con el Gobierno Nacional, que consideran fundamental para definir el conflicto de la carne y lo que venga hacia adelante.

Otro de los dirigentes, expresó que “tenemos que evitar que haya otra marcha político partidaria. Sobre todo cuando ya estamos en época de campañas políticas”. En la previa al 9 de julio en San Nicolás, Carlos Iannizzotto, hoy presidente de Coninagro con licencia (será candidato a diputado en Mendoza), cruzó duro al ex ministro de Agricultura de Mauricio Macri, Luis Miguel Etchevehere, por haber realizado una convocatoria política. Eso obligó a que los autoconvocados pidieran no asistir con banderas partidarias. Pero todo quedó en la nada cuando ingresó al predio una Patricia Bullrich, presidenta del PRO, a caballo y con poncho. 

En este escenario, la Mesa de Enlace se inclinó por trasladar la reunión de esta tarde a una cena con participación del sector cárnico y empresarios del consorcio exportador ABC. Lo que iba a ser en la sede de Coninagro, se trasladó a un restaurante de Capital Federal. Lo que pudo averiguar este diario es que en ese contexto se analizarían las alternativas y avances de las negociaciones con el Gobierno y la toma de posición frente al pedido de los ultras del agro de ir a una nueva medida de fuerza. “Si me preguntas hoy, ninguna de las entidades quiere sumarse”, contó un futuro comensal, antes de sentarse a la mesa. 

Fuente: Pagina 12

Publicidad