12 de agosto de 2021 11:04 AM
Imprimir

Los números de julio muestran caídas en la producción y el consumo

A más de dos meses de la intervención del mercado, CICCRA expuso indicadores que reflejan retracciones en la actividad.

Han transcurrido 70 días desde que aquel 20 de mayo en el cual el Gobierno nacional decidió cerrar las exportaciones de carne bovina, con la intención de contener la escalada de precios al mostrador. Sin embargo, nada de eso ocurrió. Desde la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA) remarcaron que la medida “no era la solución”, teniendo en cuenta que había “un problema de restricción de oferta producto de la muy abultada emisión monetaria”.
En ese sentido, el presidente de la entidad Miguel Schiariti, indicó: “frente a la pérdida de valor de nuestra moneda, los productores, a pesar del precio creciente de los terneros de destete, siguieron comprando y convalidando el aumento sostenido durante el año 2020, hasta que duplicó su valor (pasó de 105 $/kg a los 220 $7 kg actuales). Al mismo tiempo el valor del maíz también se duplicó y de los 8 $/kg en marzo 2020, hoy se ubica en los 18 $/kg”
Precisamente ese proceso obligó a los productores de terneros/as de 320/330 kg a hacer una recría a campo que inevitable es mucho más lenta y demora alrededor de ocho meses. “Esto es lo que genera la crisis de oferta de ganado de consumo, por lo que a pesar de haber explicado a los funcionarios este proceso cerraron las exportaciones sin ningún resultado en el precio de la carne al público”, advirtió el empresario.

FAENA Y PRODUCCIÓN
En julio, la industria frigorífica faenó 1,06 millones de cabezas de hacienda vacuna. En relación al mes anterior el nivel de actividad cayó 4,1%, corregido por el número de días laborables. En tanto, en la comparación interanual la retracción fue de 14,3%, también corregida por el número de días laborables, y se constituyó en la séptima caída en ocho meses.
Así como la liquidación de hembras permitió sostener el nivel de faena durante 2020, en lo que transcurrió de 2021 disminuyó la disponibilidad de hacienda de todas las categorías para faenar. “Esto último no sólo se debió a la menor cantidad de hembras en el rodeo, sino también al impacto de la sequía que afectó a las principales zonas productoras del país, y a la extensión del proceso de producción, debido a la recría de terneros a campo”, apuntaron desde CICCRA. En línea con todo esto, en los últimos dos meses la participación de las hembras en la faena total se ubicó en el nivel más bajo desde mediados de 2017 (42,2% en junio y 43,9% en julio).
“Tal como lo venimos planteando desde hace casi tres años, a partir de la primavera de 2018 la política monetaria fuertemente contractiva encarada por el Banco Central para recuperar la estabilidad macroeconómica, llevó la tasa de interés real a un nivel incompatible con el negocio pecuario”, rememoró Schiariti. Cabe destacar que, en aquel momento, el ciclo ganadero ingresó en una nueva fase contractiva.
La creciente participación de las hembras en la faena total fue un reflejo de esa situación, alcanzando un pico de 52,3% en el segundo trimestre de 2019 (similar al pico de la fase contractiva de 2007-2009). Luego, con la interrupción abrupta de esa política monetaria tras las PASO de 2019, el proceso de liquidación comenzó a perder intensidad, aunque la participación de las hembras en la faena total continuó siendo muy elevada hasta junio de 2020.
Desde la entidad indicaron que todo se reconfirmó con la publicación de los números de existencias bovinas del SENASA. “Entre 2018 y 2019 por la política contractiva del Gobierno de Macri se perdieron 547.050 cabezas y la pérdida producida por la sequía entre 2019 y 2020 fue de 943.300 cabezas”, recordaron.

CONSUMO INTERNO
En el séptimo mes del año la producción de carne vacuna equivalió a 244.000 tn r/c/h de carne vacuna. Asumiendo que el volumen exportado se mantuvo en torno a las 50.000 tn r/c/h, la absorción del mercado doméstico habría sido de 193.900 tn r/c/h. “De esta forma, el consumo aparente por habitante habría sido equivalente a 50,8 kg/año, es decir 2,9% menor al alcanzado en julio de 2020”, señaló el informe de la entidad.
Al considerar el período enero-julio de 2021, en el cual la producción de carne vacuna totalizó 1,68 millones de tn r/c/h (-6,5% anual) y las exportaciones sumaron unas 467.700 tn r/c/h (-3,7%), el mercado interno habría absorbido un total de 1,21 millones de tn r/c/h (-7,5%; -98,8 mil tn r/c/h).

EXPORTACIONES
Las exportaciones de carne vacuna correspondientes a mayo fueron revisadas hacia arriba de manera significativa en el último mes. En consecuencia, mayo de 2021 se consolidó como el mejor mes en materia de envíos al exterior de carne vacuna de los últimos seis meses. El volumen total pasó de 55.700 a 63.300 toneladas peso producto (tn pp) de carne vacuna (88.700 tn r/c/h equivalentes).
En tanto, en junio comenzaron a notarse los cupos de los embarques extracuotas. En total se exportaron 35.000 tn pp de carne vacuna en el sexto mes del año, es decir 29,3% menos que en junio de 2020 (-14.500 tn pp). Fue el menor volumen de los últimos dieciséis meses. China explicó casi 74% de la caída del volumen exportado (-10.700 tn pp).

Fuente:

Publicidad