14 de agosto de 2021 12:44 PM
Imprimir

Brasil comenzó a comprar más carne ovina

Uruguay : Faltante de oferta ya comenzó a dificultar negocios y entregas

Brasil comenzó a demandar más corderos pesados de alta calidad, producto que es volcado al circuito gastronómico de San Pablo, pero la oferta disponible no alcanza, complicando a los exportadores.

A su vez, China continúa firme en su demanda por carne ovina y busca acaparar todo lo que puede. En este caso, no son sólo corderos, también van carcasas de animales adultos.

El broker Jorge Dimu, con una experiencia de más de 30 años en la exportación de carne ovina para el mercado brasileño, reiteró que la demanda es tan alta que resulta difícil poderla satisfacer.

“Uruguay precisa con urgencia incrementar la producción ovina y ahora, con una demanda mayor desde otros mercados, más que nunca esa necesidad cobra mayor vigencia”, destacó el empresario a El País.

Tras la pandemia de Covid-19, “Brasil comenzó a demandar más volumen y Uruguay, ya desde ahora, no está pudiendo cumplir”, explicó Dimu que hoy exporta para el grupo JBS, pero comenzó el negocio familiar junto a sus hijas, realizando embarques para Marfrig.

El faltante de corderos es tan grande que desde la fecha hasta octubre, en el caso de negocios ya concretados, se están debiendo unas 35 cargas.

Por un lado, el stock ovino no crece y en ese sentido Dimu remarca la necesidad de incentivar a los pequeños y medianos productores a que produzcan más. Según su visión, aceitando algunos engranajes en la producción, “es posible duplicar el stock ovino”, que según las proyecciones del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), caería en el ejercicio ya cerrado por debajo de 6,5 millones de cabezas. El grueso de la industria frigorífica uruguaya está habilitada para exportar a China, que hoy es el mercado con mayor demanda y el que paga mayores precios. Esa fuerte demanda de carne ovina -leáse de proteínas de origen animal-, complica las entregas de los frigoríficos para otros destinos, porque China es la prioridad absoluta.

Brasil se quedó un poco atrás en los valores, porque se le hace imposible competir con China, pero mantiene demanda firme, está al lado y también se puede entrar con cortes con hueso. El gran partido en el ovino se juega en los mercados a los que se puede acceder con cortes sin desosar. Los valores del cordero están por encima de US$ 4 por kilo y la falta de oferta está complicando la reposición en los predios y en los compartimentos ovinos de alta bioseguridad, cuya carne con hueso se exporta hacia Estados Unidos con mucho éxito.

Fuente:

Publicidad