14 de agosto de 2021 13:26 PM
Imprimir

Paraguay : “Vamos a cerrar un año con más faena, mayor volumen exportado y mejores precios”

El gerente de la Cámara Paraguaya de la Carne (CPC), Daniel Burt, conversó con Valor Agro sobre las perspectivas del negocio de la carne para la segunda mitad del 2021. Si bien prevé una merma en la demanda para el corto plazo, proyectó un año con más carne exportada y mejores precios. Además, indicó que […]

El gerente de la Cámara Paraguaya de la Carne (CPC), Daniel Burt, conversó con Valor Agro sobre las perspectivas del negocio de la carne para la segunda mitad del 2021. Si bien prevé una merma en la demanda para el corto plazo, proyectó un año con más carne exportada y mejores precios. Además, indicó que es una desventaja no ingresar a China y remarcó el sobrecosto logístico que implica la bajante de los ríos, y la falta de contenedores y buques. 

¿Cómo proyectan la segunda mitad del año para las exportaciones de carne bovina?

Empezando el segundo semestre del 2021 vamos a ver una pequeña baja en la demanda de carne, ya que finalizan las compras grandes de Chile para las fiestas y se retiran los rabinos. No hay que olvidar que en la primera mitad del año se faenó muchísima hacienda y se colocó un volumen muy importante a los diferentes destinos mundiales. Ahora vamos a entrar en una etapa de menor demanda, pero anticipamos que para fin de año deberíamos lograr una recuperación en las ventas por el retorno de las cuadrillas kosher y las fiestas tradicionales.

¿Cómo puede incidir en el precio del ganado?

El precio del ganado se ha incrementado constantemente en lo que va del año y por más que haya un pequeño descenso en las exportaciones en septiembre y octubre, hay varios factores, entre los cuales se encuentran el alto volumen de faena del primer semestre y la sequía; que pueden alterar la oferta de ganado. Por tanto, el panorama es incierto para el precio de la hacienda.

¿Cómo analizan el mercado chileno?

Es un mercado fundamental para el país. Hasta julio la demanda aumentó más del 40%, y Paraguay representa más del 40% de las importaciones de Chile, somos el principal proveedor. Para alcanzar esto se unieron dos factores: las dificultades de Argentina y Brasil para colocar más carne, lo que nos generó más protagonismo; y la capacidad de los frigoríficos paraguayos de poder cumplir con regularidad y eficiencia la demanda de Chile. También la mejora de la pandemia versus el año pasado hizo que aumente la demanda de carne. Hoy estamos muy bien parados en Chile, el único problema es el constante asalto a los camiones. Se está trabajando con Cancillería para poder solucionar, ya que es un dolor de cabeza que pone en peligro a los camioneros paraguayos e incrementa los costos de exportación. Son asaltos que suceden hace muchos años, pero ahora empezó con más regularidad y preocupa. Sin embargo, en términos económicos Chile es fundamental y significa una salida importantísima para Paraguay, sobre todo porque no dependemos de la navegabilidad de los ríos.

Siguiendo con más mercados, ¿qué visión tienen de Rusia?

Hace unos cuantos años Rusia era el principal mercado, pero en los últimos años empezaron con la suspensión de plantas sin intención de avanzar en las gestiones de rehabilitación, donde la mayoría de las plantas están suspendidas. Rusia es un destino interesante por el volumen, aunque es carne más industrial, pero siempre es importante tener compradores para colocar todo el animal. De todos modos, recientemente aplicaron un aumento de los aranceles y han aumentado los costos de exportación por las dificultades en el transporte fluvial.

¿Cómo juegan esas dificultades logísticas en la competitividad de las industrias?

Es un problema para todo el mundo. Hablamos con empresas de transporte marítimo y dicen que hay una crisis de disponibilidad de contenedores y buques a nivel global, con embotellamientos en los puertos; lo que multiplican por dos o tres veces los costos logísticos.

También preocupa la baja de los ríos Paraguay y Paraná…

La navegabilidad de los ríos a todo tiempo es un pedido de las industrias que tiene décadas. Es un dolor de cabeza porque las barcazas cargan menos y no hay espacios en los puertos. Pese a eso, hemos podido tener buen desempeño exportador por la demanda global de carne y problemáticas de los competidores.

¿Qué proyectan con Taiwán? Recientemente habilitó las menudencias y amplió el cupo de carne…

Con Taiwán nos podemos sentir orgullosos porque es una mejora del sector a través de una gestión público y privada, un trabajo que hizo en conjunto el Senacsa, la Cancillería y toda la cadena de la carne. Al estar fuera de China necesitamos que Taiwán tenga mayor protagonismo para la exportación de carne nacional. Con las negociaciones se logró eliminar aranceles, ampliar cupos de carne, habilitar menudencias y más. Seguimos insistiendo para la habilitación de la carne de cerdo y pollo, pero sabemos que es un proceso en donde se ha logrado mucho. En épocas de pandemia, cuando Paraguay necesitaba salidas, en Taiwán tuvimos varias conquistas.

Desde la CPC, ¿ven con buenos ojos profundizar en el mercado de Taiwán, o es fundamental lograr un lazo comercial con China?

Taiwán es importante, y cada vez lo será más para la carne bovina. Pero desde la Cámara entendemos que es un desafío no participar del principal mercado mundial para la carne, que es China. Sin embargo, ya que este Gobierno y los anteriores han dicho que la política paraguaya es de una amistad con Taiwán, no queremos frustrarnos con algo que no va a suceder, sino mejorar las condiciones con el país socio político y comercial. De todos modos, repito, claramente es una desventaja para Paraguay estar afuera de China.

Mirando los proveedores del Mercosur, en los últimos años hay un diferencial en el precio del ganado de US$ 0,5 y US$ 1 por kilo carcasa entre los demás países y Paraguay. ¿Ese diferencial está marcado por no ingresar a China?

Sí, tiene que ver. La oferta y la demanda es ley, pero también hay que tener en cuenta que existen otros factores externos como la disponibilidad del ganado, el clima, la oferta de alimentos y demás. No es sólo China, pero no se puede dejar de reconocer que es una aspiradora mundial de carne y hace que suba todo, como el precio del ganado.

Entre enero y julio las industrias exportadoras faenaron un total de 1,17 millones de cabezas bovinas, ¿es probable que continúe ese ritmo de sacrificio hasta diciembre?

En la primera etapa del año se faenó mucho por la demanda internacional de carne, que generó otra dinámica desde que mermó la pandemia. En términos generales prevemos un año con una faena superior al 2020, con más volumen exportado y mejores precios.

Fuente: Valor Agro.

Fuente:

Publicidad