14 de agosto de 2021 23:01 PM
Imprimir

LEGISLATURA SANTAFESINA: EL KIRCHNERISMO SE NEGÓ A DEBATIR EL CEPO CÁRNICO

Ni legisladores provinciales ni nacionales asistieron a la reunión donde se alertó por el daño que provoca la medida en la producción provincial. Sumaron al debate biocombustibles, hidrovía y la problemática del agua por la bajante del Paraná.

No fueron pocos los participantes que hicieron notar la falta del oficialismo nacional y provincial en la reunión. La cita fue aprobada en una resolución votada por el pleno de Diputados el pasado 27 de mayo a instancias del bloque de la Unión Cívica Radical. El presidente de la Cámara, Pablo Farías, hizo notar que dilató algunas semanas la convocatoria debido a versiones de que se iba a revertir la medida.

Abrió el encuentro el presidente de la Comisión de Agricultura y Ganadería, Marcelo González (UCR) quien no dudó en advertir los efectos nefastos que tiene la medida en el sector ganadero. Oriundo de San Cristóbal, no dejó de remarcar que es el departamento con mayor cantidad de cabezas de ganado en la provincia y el segundo del país. Estimó que son 100 mil los puestos de trabajo afectados por el cierre de ventas externas. Informó que entre mayo y junio el precio del ganado al productor bajó entre 3 y 12% mientras que al consumidor le subió entre 10 y 12% el precio. Estimó que dejarán de ingresar al país 250 millones de dólares y puso el ejemplo de una cabaña del sur santafesino que invirtió en genética a pedido de China que exige un engrasamiento especial y que tuvo que malvender cinco mil animales por el cierre del mercado. “Con estas medidas corremos al que invierte en el país y nos deja en mercado externos como país poco confiable”, acotó el radical.

Se sumaron voces muy críticas tanto de legisladores provinciales como Clara García (PS), Nicolás Mayoraz (Somos Vida y Familia), Gabriel Real (PDP) Juan Argañaraz (Somos Vida y Familia) y de nacionales como la senadora Alejandra Vucasovich y los diputados Luciano Laspina (Pro), Enrique Estévez (PS), Albor Cantard (UCR) y Gonzalo del Cerro (UCR). Terminaron siendo discursos monocordes y de advertencia sobre los efectos de las políticas económicas nacionales sobre Santa Fe. La disidencia solo fue de Del Frade y luego le sumó el apoyo Mónica Peralta (Gen).

“Son decisiones adoptadas en despachos porteños que desconocen el campo, el interior del país; no entienden que Santa Fe es la cuna de la bioeconomía y el federalismo” afirmó García. Mayoraz habló del impacto futuro ya que los industriales frigoríficos dicen que las medidas no son gratuitas. “La decisión argentina significó aumento del 10% del precio de la carne para China y es de esperar alguna represalia”. Argañaraz las llamó medidas de escritorio.

“Santa Fe está azotada” disparó Real quien aclaró que viene ocurriendo hace muchos años. “Estamos descartados en el presupuesto nacional, fíjense que estamos en los últimos lugares de asignación de obras, viviendas, subsidios. Se está acentuando la decisión del gobierno nacional de perjudicar a la provincia. El gobierno nacional enfrenta a los que menos tienen con los que producen. Hay que salir por arriba, no por la grieta. Vienen por todo y Santa Fe es un coto de caza”, señaló.

Vucavosich les reconoció que no hay una sola razón económica para justificar las medidas. “Son decisiones netamente políticas. Ya lo hicieron otras y saben que no bajarán los precios ni aumentará el consumo. En el libro Upa te lo explican. La medida era para chocar, meter un puñal más para las economías regionales. Pasó igual con la ley de biocombustibles. Son medidas que las sacan del cajón, para distraer opinión pública”. La senadora advirtió que “hay un embate especial contra Santa Fe. Pongámonos los pantalones largos. El tema de la hidrovía lejos está de haberse acomodado. Tendremos golpe duro si no hacemos algo rápido”, aconsejó.

Laspina habló del combate del gobierno nacional al corazón productivo de la Argentina. “Es el modelo Formosa vs. el modelo Santa Fe. Son dos países diferentes, dos modelos contrapuestos y Santa Fe sufre severamente esto” pidiendo un acuerdo transversal para generar una serie de iniciativas políticas unidos ante el embate contra la provincia. “El acuerdo político debe ser por la producción y el trabajo que es el principio que defendemos la mayoría de quienes estamos acá”.

Estévez cuestionó la tardanza en tomarse las medidas y en la aplicación continua de parches ante fechas que sabemos de antemano que llegan como vencimiento del contrato de hidrovía y biocombustibles. “No hay solución integral sin una mirada del país federal”, acotó el socialista. Cantard habló de la hipocresías de los diputados oficialistas e instó a abrir el paraguas por hidrovía. Su correligionario Del Cerro aseguró que el autoritarismo es la matriz dominante de las medidas.

La voz contraria fue la de Del Frade quien aseguró que la historia de la carne es casi la historia política del Estado argentino; defendió que el Estado cuide el mercado interno “pero de manera inteligente y transparente”. Aprovechó para valorizar la decisión que la Administración General de Puertos pase a controlar la hidrovía. “Quiero que haya más Estado, pero transparente no bobo e ineficiente como el actual”, sostuvo.

MEDIO AMBIENTE

Vucasovich pidió a los participantes tener cuidado con el tema medio ambiente, uno de los esgrimidos por el tema exportaciones de carnes. “Meten medio ambiente en la carne, en hidrovía y no lo meten en biocombustibles que es el combustible verde, del futuro. Podemos quintuplicar la producción y nos la reducen con un proyecto de un diputado santafesino. De qué defensa del medio ambiente me hablan”, aclaró.

AGENDA

Si bien la reunión se convocó por el tema carnes, enseguida se sumaron los efectos que tendrá en las empresas radicadas en Santa Fe de biocombustible con la nueva ley, la incertidumbre sobre el futuro de la hidrovía y Vucasovich pidió agregar el tema de la bajante del Paraná que tendrá efectos muy negativos para Santa Fe. Farías tomó nota y prometió que habrá reuniones puntuales por esos temas.

Fuente: El Litoral

Publicidad