16 de agosto de 2021 10:55 AM
Imprimir

¿Por qué las abejas son unos de los insectos voladores más importantes?

El Día Mundial de las Abejas suele celebrarse en el mes de mayo, sin embargo, en México existe un Día Nacional durante agosto para recordar la importancia de estos insectos que constituyen el principal grupo de polinizadores. Las abejas se enfrentan al uso de insecticidas, destrucción del hábitat, monocultivos y condiciones climáticas adversas. Algunas de las acciones para cuidarlas desde casa son colocando plantas melíferas y contactando a un apicultor si se ve un enjambre.

Las abejas son insectos pequeños, sociables que viven en colmenas con una estricta jerarquía social y con un papel importante en la polinización. En el 2017, el Senado declaró el 17 de agosto como el Día Nacional de las Abejas con el fin de reconocer su importancia ambiental, social y económica, además de crear conciencia para su cuidado y protección.

Las abejas son muy importantes ya que el 84 por ciento de los cultivos para el consumo humano necesitan a estos polinizadores para aumentar su rendimiento y calidad, por lo que son muy relevantes en la producción sostenible de alimentos y la nutrición, esto de acuerdo con la delegación SADER Puebla.

“En general es muy importante cuidar no sólo a las abejas, yo hablo siempre de todos los insectos, todos los insectos son muy importantes justo por la polinización y por todo lo que hacen en el ecosistema, sobre todo las abejas ahorita han tenido mucho impacto porque obviamente se ha visto que sin las abejas no podríamos vivir”, explicó a SinEmbargo Adrián Sánchez, médico veterinario, coordinador y apicultor de rescates de Efecto Colmena, una Asociación Civil dedicada a sanar la relación de humanos con las abejas.

Aproximadamente a nivel mundial existen 20 mil especies de abejas silvestres, de estas el 10 por ciento está presente en nuestro país, según el Informe final del Proyecto BK063 Diversidad de abejas (Hymenoptera: Apoidea) de la Reserva de la Biosfera El Triunfo, Chiapas. Adrián compartió que en la Ciudad de México se tiene más contacto con la abeja melífera, pero en otros estados como Veracruz o Campeche hay otras que no tienen aguijón.

Existen abejas solitarias y otras que viven en colmenas, éstas puede llegar a tener hasta 80 mil individuos que se dividen en tres estratos sociales: obreras, zánganos y abeja reina. Adrián lleva tres años y medio en Efecto Colmena, en ese tiempo lo que más le ha sorprendido es el contacto que se tiene con las abejas en la ciudad porque los apicultores no tienen esa posibilidad. “Lo que más me sorprende de Efecto Colmena es que [los apicultores y las abejas] puedan tener un impacto en la sociedad, en las escuelas, en una ciudad donde normalmente pensamos que las abejas son malas y realmente no”.

Las abejas tienen un papel muy importante en la polinización. (Imagen ilustrativa) Foto: Shutterstock

APICULTURA MEXICANA

La Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad señala en su página que México produce aproximadamente 57 mil toneladas de miel al año, sin embargo, la mayoría de esta miel se exporta, el consumo per cápita anual en México es de 200 gramos. México tiene el quinto lugar como proveedor mundial de miel, entre los principales compradores están Alemania, Estados Unidos y Reino Unido.

La apicultura es una actividad importante ya que genera empleo y se ubica como una de las tres fuentes captadoras de divisas en el sector ganadero. “El impacto de la apicultura en general es igual como la polinización porque hay productores que se dedican únicamente a polinizar, en este caso llevan a sus abejas en los plantíos de aguacate y empiezan a polinizar puro aguacate a polinizar puros cítricos, también mucho se da esto en Veracruz, también hay productores que se dedican a producir reinas, los insectos importantes de la colmena, hay productores que se dedican justo al polen al propóleo, a la cera; la apicultura es muy importante […]tenemos muchos beneficios de ella, no solamente es la miel”, aseveró el apicultor.

HILDA ELBA CORTES, 30 AÑOS DEDICADOS A LAS ABEJAS

La señora Hilda Elba Cortes Pérez cuenta con más de 30 años de trayectoria trabajando con las abejas y la miel. “Soy mujer que cuida abejas, esto conlleva 33 años de cuidarlas y comencé por unas vacaciones, no era mi esquema de vida”, señaló la señora Hilda en entrevista a SinEmbargo. Ella nació en Guadalajara y su familia se dedicaba a productos procesados, pero no tenía algo que la relacionara a la apicultura; cuando fue de vacaciones a Michoacán conoció a un joven que en busca del sueño americano se iba a Estados Unidos y estaba vendiendo 150 colmenas.

“Yo tenía muy poca información de la abeja, lo único que yo recuerdo era que mi mamá nos llevaba de día de campo y nos decía ‘cuídense del piquete de la abeja que duele mucho, es la que da milecita, pero si es posible hasta matarla’, me avergüenza decir eso y ahorita que doy conferencia lo hago con el propósito de que nos enteremos lo interesante y maravilloso de este animal que conlleva para la situación del planeta la sobrevivencia de lo humanos y de todo lo vivo, porque donde la abejas deje de polinizar, va a faltar el grano y todo lo verde”, contó.

La señora Cortes le pidió al joven conocer más acerca de las abejas y que le explicará a qué se refería con la polinización, tras visitar el lugar en el que se encontraban las colmenas quedó cautivada por el trabajo de la abeja así que decidió comprarlas. “Regreso a donde estaba mi familia y entro muy contenta y les digo: ‘voy a ser apicultora, acabo de dar un sí y voy a comprar columnas’, volteo la gente y me dice ‘¿Estas loca?’, lo único que les dije es que nadie nace enseñado”.

La señora Hilda Elba Cortes Pérez, cuenta con más de 30 años de trayectoria trabajando con las abejas y la miel. Foto: Cortesía

Doña Hilda hablaba con la gente y les era sincera al expresar que no tenía conocimientos pero ella estaba dispuesta a aprender y empezó haciendo cooperativismo, principalmente con personas adultas mujeres, ya que eran las dueñas de los campos, a través del financiamiento de las primeras 5, 10, 15 o 20 colmenas, que les ponía; bajo el acuerdo de que posteriormente la apoyaran para poner más colmenas.

Hace años, ella veía las tiendas orgánicas y sus productos y tuvo el sueño de crear productos como cremas con miel de abeja y jalea real. Sus sueños la llevaron a viajar al extranjero apoyada de sus hijas y su hijo, para estudiar cosmetología e innovar en el negocio e integrar a su marca una línea de cosmetología, nutrición y salud.

Cuando sus hijos concluyeron su carrera se unieron a ella para participar en el primer concurso “Reto Zapopan”, una iniciativa del Gobierno del estado que busca impulsar de forma gratuita a los emprendedores, ellos presentaron sus productos, durante otra participación presentaron “Santa Colmena” (miel en polvo). Ahora su hijo, forma parte de Abeja Reyna, la empresa que la señora construyó desde cero y que representó todo un reto.

¿CÓMO RECONOCER LA MIEL PURA?

Desafortunadamente no todos los productos que dicen ser miel lo son o son productos adulterados. Adrián compartió que un punto a prestar atención es el precio, hay que desconfiar de los productos que resultan muy baratos, agregó que la mayoría de los apicultores tratan de envasar la miel en frascos de vidrio ya que es hermético y cuida la miel de la humedad.

Un punto muy importante es la cristalización, si después de un tiempo la miel se cristalizó este es un indicador de que la miel es pura. “También nosotros estamos muy acostumbrados en México a consumir esa miel liquida que es como para hot cakes y realmente cuando son muy líquidas no sabemos su procedencia, si están en un grado de cristalización que es cuando se empieza a hacer dura, así nos podemos asegurar que es miel”, contó.

La miel pura se cristaliza. Foto: Shutterstock

BENEFICIOS DE LA MIEL

De acuerdo con Abejas en la agricultura, la miel cuenta con beneficios que son conocidos desde hace mucho tiempo y que culturas antiguas usaban. Algunas de las virtudes de este alimento son que tiene gran cantidad de nutrientes saludables, como antioxidantes, vitaminas y minerales; además ayuda a reducir los triglicéridos.

“De los beneficios de la miel son principalmente que es antigripal, es antifungal justamente tiene mucha concentración de azucares que son no azucares como la sacarosa y estos sirven como antibacteriano, realmente la miel funciona mucho para esto, en el caso del polen es pura proteína, realmente el polen nos sirve mucho cuando estamos inmunodeprimidos, como cuando tenemos estrés, esto nos ayuda a desarrollar nuestro sistema inmune. El propóleo es igual resinas de árboles que ellas [las abejas] van recolectando, es antifungal, es un antibiótico natural es de los mas poderos a nivel natural, todo esto nos ayuda para enfermedades para mantener nuestro cuerpo sano”, afirmó Adrián Sánchez.

¿QUÉ HACER PARA CUIDAR A LAS ABEJAS?

De acuerdo con Adrián hay varias acciones que se pueden realizar desde casa para ayudar a las abejas, una de ellas es no usar insecticidas ya que afectan no solo a las abejas sino a los insectos en general, Adrián compartió el ejemplo de cómo hace unas décadas se viajaba en carretera y los vidrios de los autos solían quedar con algunos insectos, esto es algo que ya no sucede porque la población de insectos se ha reducido.

Otro aspecto que afecta a las abejas son los monocultivos, por ejemplo, que sólo se plante maíz en unas hectáreas afecta a la polinización y a los insectos que vivían de otras flores o de otras plantas.

Ante todo esto ¿Qué se puede hacer en casa? “Yo no recomiendo poner jarabes de azúcar porque le quitaríamos su función a la abeja, yo recomiendo que pongamos flores, que busquemos flores melíferas en Google y van a aparecer lavanda, girasol o limones, realmente todas estas pequeñas acciones, por ejemplo si podemos poner una lavanda fuera de nuestra casa a lo mejor va a venir una abeja, unas cinco abejas a visitar y se van”.

Las abejas viven en colmenas. (Imagen ilustrativa) Foto: Shutterstock

Otra cosa que se puede hacer es poner bebederos, es decir una tina con piedritas para que las abejas puedan pasar por ahí, sin embargo, hay que prestar atención y cambiar diario el agua para evitar que en esta agua se desarrollen mosquitos.

“Si llegan algún día a ver un enjambre no hay que llamar a los bomberos, estamos nosotros trabajando con bomberos y todavía no están capacitados para retirarlos, los enjambres, sería llamar a un apicultor”.

Nancy Chávez

Periodista egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), editora del suplemento Magazine enfocado en cultura, entretenimiento, gastronomía, viajes y temas de actualidad.

Fuente:

Publicidad