16 de agosto de 2021 11:10 AM
Imprimir

Una medida equivocada por donde se la mire

Días atrás tuvo lugar una interesante charla debate, en la que se analizó el cierre de las exportaciones de carne que dispuso el gobierno nacional, en principio por 30 días.

Organizada por la Centro de Gestión Agropecuario de la Fundación Libertad y ON24Agro, contó con la presencia del productor ganadero Adrián Barrau, el empresario frigorífco Luis Medina, y el reconocido economista Gustavo Segré.

El primero en hacer uso de la palabra fue Adrián Barrau, reconocido productor y dirigente del sector, hombre de la Sociedad Rural de Rosario, entre otras instituciones. De arranque, Barrau dijo que pensó en titular su segmento con la clásica frase “Vuelta la burra al trigo”; pero como no le pareció muy “decoroso”, tiró un simple “Volver al pasado”. Ilustró la charla con una vaca, la categoría bovina mas afectada por las medidas del gobierno nacional, “que volvemos a sufrir los productores agropecuarios; algo que ya ocurrió en 2006, que también iba a ser transitorio y duro años”.

“Imaginen que ustedes tienen un bar; y de golpe el gobierno nacional les dice que no pueden vender bebidas alcohólicas después de las 19hs; o tienen una ferretería y les dicen que desde pasado mañana no pueden vender mas herramientas por 30 dias”, resumió las medidas, que hoy afectan a la producción, dado que la categoría que hoy compra China bajo un 20% su precio al productor.

“Estamos en plena “cosecha” de vacas; se hacen los tactos y se venden las vacas que no quedaron preñadas, las gordas van a faena y las flacas, van a China, porque los asiáticos no comen la carne como nosotros, en grandes trozos”, explicó Barrau. En buen romance, los chinos filetean la carne y la incluyen en un bowl con porotos, fideos y sopas. Por cierto, anualmente 40 millones de chinos pasan a formar parte de la clase media, y buscan incorporar carne a su dieta.

En síntesis, Adrián Barrau mostró datos que dejan en evidencia como sufrió las erráticas políticas gubernamentales.

La industria

Por la industria, el encargado de disertar fue Luis Medina, Director de Desarrollo de Negocios en Black Bamboo, del grupo Enterprises SA, uno de los frigoríficos exportadores asentados en el sur de Santa Fe, y perteneciente a un grupo inversionista chino.
“Venimos teniendo problemas”, arrancó Medina. Con mas de 30 años en la industria, admitió haber vivido varias crisis y haber tenido “la desagradable tarea de cerrar una planta, durante la anterior gestión”. En esa oportunidad, era gerente de una planta en Córdoba, que pertenecía al grupo Marfrig, con 9 plantas en funcionamiento. Por cierto, Marfrig llego a tener una sola planta, en lo que significó un proceso de desinversión y salida del país muy fuerte.

“Esto se vuelve a repetir”, lamentó Medina. “Las consecuencias son sabidas, fundamentalmente en las expectativas de los productores, que empiezan a evaluar otro tipo de actividad; para no arriesgar tanto”, indicó. “La cria de animales es una apuesta”, buscó comunicar de manera sencilla.

Medina advirtió también que China compra un animal que es rechazo de cria y de tambo. “Tienen varias cuestiones por las que prefieren esas vacas; la mas importante es que no les gusta la grasa”. Buscan un animal con buen musculo, color oscuro, y muy poca cantidad de grasa.

Política económica

A su turno, el reconocido economista y consultor Gustavo Segré fue muy didáctico. “Dentro de una organización hay 4 tipos de personas, el inteligente proactivo, el inteligente vagoneta, el burro proactivo y el burro vagoneta”. Enseguida buscó cambiar burro por ignorante, “no de manera agresiva, sino para hablar de aquel que ignora sobre determinado tema”.

En ese sentido, evaluó que “el gobierno de Fernández tiene muchos ignorantes proactivos, que son los que no saben pero hacen”. “Y el daño que causa una persona que no conoce el tema y resuelve como si conociera, puede ser de una gravedad tan importante que puede no haber retorno en el corto plazo”, consideró el experto.

Segré dijo que prohibir cualquier actividad, cuando uno no tiene el conocimiento para realizar determinada acción; puede generar un daño muy complicado. “Y en el tema de la carne, la decisión que tomaron para generar una mayor oferta y bajar el precio interno, es lo mas dañino que puede ocurrir; porque no solamente no ocurre eso; sino que genera un problema para nuestros vecinos, para el comercio internacional”.

Fuente: on24

Publicidad