18 de agosto de 2021 11:08 AM
Imprimir

El trigo se encamina a generar divisas hasta por u$s4.500 millones

Se sembraron 6,9 M de hectáreas y la producción sería de 20 M de toneladas. El gran interrogante es el clima, porque podrían faltar precipitaciones.

El trigo puede convertirse en el espaldarazo que necesita la economía argentina de cara al último mes del año y los primeros de 2022. Es que las proyecciones indican que la producción alcanzaría esta campaña el récord de 20 millones de toneladas que se traducirían en ingreso de dólares de entre u$s3.360 y u$s4.480 millones. La caída de los stocks globales continúan dándole fundamente alcista a los precios internacionales lo que se transforma en una excelente noticia para la valoración de la campaña local. Eso sí, el único escollo a sortear será el clima que presenta algunos interrogantes de cara al futuro.

Al respecto, un informe de la Bolsa de Cereales de Rosario indica: “Con la siembra 2021/22 ya finalizada, se sembraron en torno a 6,9 millones de hectáreas con trigo en Argentina. No se observaba una superficie tan alta desde la campaña 2001/02, lo que daría a la campaña 2021/22 la mayor superficie con trigo en un quinto de siglo. Las previsiones de la Guía Estratégica del Agro (GEA) a tal efecto son optimistas, con un alza en torno al 5% para el rendimiento del cereal. Con las subas en superficie y en rendimiento, la producción de trigo se proyecta para la 21/22 en 20,1 millones de toneladas, lo que representa un incremento del 18% respecto de la campaña actual y un récord histórico para nuestro país. No obstante, como destaca GEA, se debe seguir con atención la probabilidad de que nuevamente nos encontremos ante un año Niña, lo que debilitaría las precipitaciones y limitaría los repuntes productivos. La mayoría de los lotes en la zona núcleo se encontraban con humedad entre abundante y óptima hace apenas tres semanas, pero su humedad viene cayendo a niveles adecuados y regulares en las últimas semanas. Si bien aún quedan reservas de agua de relevancia en los suelos, no se deben perder de vista las condiciones climáticas y de humedad en los meses venideros”.

Lo cierto es que todo está por verse y según algunas proyecciones de faltar el agua necesaria en los cultivos de la zona núcleo, la cosecha podría caer en torno a las 700.000 toneladas. De todas formas, aquí prevalece el factor precio ya que las cotizaciones internacionales continúan estando del lado del cereal.

Luego de varias jornada al alza, el viernes el cereal terminó en Chicago cotizando a u$s280 por tonelada, su mejor valor de los últimos ocho años. Mientras tanto en el inicio de la semana la historia dio un vuelco porque los fondos especulativos salieron a captar ganancias y el lunes cerró el día cotizando a u$s279,44 y ayer martes a u$s269,88. Lo cierto es que todavía hay claros fundamentos en el mercado para esperar otra escalada del cereal mientras los precios actuales continúan muy por arriba del promedio de los últimos cinco años.

Como reflejo de los actuales valores, los productores locales se están apurando a vender de manera anticipada el trigo que recién terminaron de sembrar y cosecharán a fines de este año. Según las estadísticas del ministerio de Agricultura, a la fecha comercializaron un total de 5,2 millones de toneladas, cuando a la misma altura del año anterior se llevaban vendidas unas 3,8 millones de toneladas.

En este contexto, como dato a tener en cuenta para el ingreso de divisas del campo, en la última semana los productores vendieron poco más 600.000 toneladas de soja, volumen poco habitual para esta época del año y el total acumulado asciende a poco más de 27,3 millones de toneladas. De esta manera se puede esperar un ingreso sostenido de agrodólares en las próximas semanas, incluso en lo que va de agosto el sector ya liquidó poco más de u$s1.700 millones, prácticamente lo mismo que se liquidó durante todo agosto del año pasado.

Publicidad