22 de agosto de 2021 16:24 PM
Imprimir

Enrique Bonino: “Crecimiento de Angus se explica por cómo quieren a sus vacas…”

Conocedor de la ganadería uruguaya como pocos, con gran experiencia como clasificador de ganados, asesor de cabañas (que este año por razones lógicas no estarán en la pista), para Enrique “Bicho” Bonino Lamaisson será la sexta vez como jurado en Expo Prado. Lo ha hecho en distintas razas: fueron 3 veces en Hereford, una vez Shorthorn y una vez Braford. A eso se debe agregar varias Expo Durazno, la primera Nacional Hereford en Paysandú y varias del interior. Y ahora ordenará las filas de la raza Angus.

Pablo D. Mestre

-¿Qué significa ser jurado de Angus en Expo Prado?
-Además del honor y orgullo, que no es poca cosa, es esa sensación única que un grupo de criadores confíe en la experiencia, o en el trabajo de uno, lo que es muy gratificante y lo más importante. Gente que pensó que este jurado le sirve para saber hacia dónde va la raza, o interpreta hacia dónde queremos llevar la raza. Eso es lo más importante. Y por eso, el honor de la designación para que interprete en la pista lo que se está buscando y marcar el rumbo. Además, sé todo el trabajo que da poner un animal ahí, hay muchas cosas en juego, entonces la seriedad, el respeto y la concentración las tengo bien claro. Es difícil para un jurado uruguayo hacerlo en Uruguay, y debo tener la abstracción que requiere el tema. Por eso, desde diciembre no he tenido contacto con nada que tenga que ver con Angus.

-¿Qué marca la pista del Prado como mensaje?
-Cada vez que he estado en el Prado, extrapolo todos esos animales, los llevo para el campo. Me olvido de su mansedumbre, preparación y paseo y los veo produciendo los ganados que tenemos en el campo con las vacas que tenemos allí. No debe haber ningún tipo de “grieta” en eso. Al contrario, en el campo se concretan, se ven las verdades de lo que puedas jurar en la pista. Es el campo el que da la razón y es lo que trato de llevar a la práctica. Con los años, uno conoce los campos del Uruguay, los mercados a los que accede el país y todo eso se junta y lo llevas para el campo que es donde producimos. Trabajo en establecimientos de cría, de invernada y sabemos todas las necesidades, dónde somos fuertes, dónde nos falta un poco más. Mando ganado para los corrales y recibo los comentarios. Eso se llama experiencia. Y todo eso va en la “coctelera” cuando juras.

-¿Cómo es el método de jura? ¿El “golpe de ojo” es importante?
-Primero una gran concentración. Sin dudas un animal destacado en una serie salta de primera, queda registrado y lo sigues observando en la comparación. La clave es el mejor balance. Pero a veces, después en el análisis más profundo se define el lugar en la fila.

-¿Dónde pone hincapié para diferenciar el orden de las filas?
-Un animal con buen desplazamiento es importante. Una buena caminata, suelta, firme, por el contrario, lo mismo, uno que camina muy mal queda para atrás.

-O sea, patas, musculatura ¿y el tamaño?
-Con el tamaño no hay “cucos” en el Uruguay, la línea del medio, o del medio para arriba, acompañada de carne, de estructura, de hueso, buenas patas, por ahí está el camino. Después ingredientes, tipo calidad, desplazamientos.

-Con frame moderado y sin excesos.
-Eso por supuesto. Es lo que anda. Los animales largos, sobre todo, porque te da peso, seguramente, y un largo acompañado de una buena costilla, son dos cosas que tienen muchos puntos a favor. Porque el largo sin costillas resta. Un buen balance es: buenas patas, buen largo, buenas costillas y buena anchura.

-¿Los datos objetivos pueden ser determinantes?
-Lo pueden ser en un “cabeza a cabeza” de los buenos. Porque básicamente es una jura fenotípica. Voy al animal, después me respaldo en los papeles y creo que con EPD o números objetivos promedio ya está para mí. Es suficiente.

-¿Qué significa jurar animales sin pelo?
-Son muchos años y uno se ha acostumbrado a verlos así en el Prado. La raza ha evolucionado para bien de esta manera y me gusta mucho jurar así con animales pelados. Es el verdadero animal realmente, está muy bien así y no podría volver para atrás. Creo que le ha hecho muy bien al Angus incluso.

-¿En qué cree se basa el crecimiento de Angus en la Expo Prado?
-Tiene varios motivos. El componente de la jura de hembras en Angus es determinante. Son casi la mitad del total. Esa es una de las características de una raza en movimiento por la fuerza que tiene la hembra y la importancia que se le da como negocio, con el convencimiento que es la base de caminar. Eso, llevado al tema de embriones que está impuesto, ha hecho que el papel de la hembra sea preponderante en Angus. Es por cómo quiere el Angus a sus vacas. Además, como toda raza en expansión se nutre de gente que está incursionando y muchos quieren compararse. También, el uso de embriones ha hecho más fácil que cualquier pueda acceder a la genética de cabañas centenarias y se peleen un campeonato con ellos uno que compró un embrión la semana pasada. Y es legal. Y la gente está contenta con el desempeño de la raza en la ganadería, se venden los toros, hay demanda y va de la mano para que se llene el galpón del Prado.

“Es impresionante la mejora

de la ganadería con genética”.

-¿Cree que ha habido una evolución en la cría del ganado bovino general con la incorporación de genética?
-Miro mucho los remates por pantalla, por un tema de mercado que tengo que estar actualizado y porque me gusta y es tal cual. La mejora genética es impresionante. Se nota cuando la zafra de terneros y eso nace todo de abajo, son los cabañeros que aportaron la genética. Si se mira un remate de 10 años atrás y se compara, es imponente el avance de la genética.

-¿Cómo proyecta la zafra de toros?
-Creo será ágil y demandada. El precio de las haciendas, sobre todo el ternero, incentiva. Los toros van a venderse fluidamente. Los precios acompañarán o no, es un tema de mercado, creo que sí, que no habrá problemas. Si bien tengo “mil zafras”, tengo mil sorpresas también. Pero la mesa está servida como para que sea una buena zafra.

-¿Cómo ve a la ganadería en general en el país?
-La veo bien. Apoyada en la genética para atender los mercados, hay demanda de colocación de carnes que está muy bien. Se está haciendo mucho hincapié en analizar las alianzas entre ganadería, agricultura, forestación. Eso es fantástico. Se está diversificando bien la cosa. Vamos a entrar en un muy buen período para la ganadería.

Fuente: El Pais

Publicidad